28 de junio de 2010 04:57 AM
Imprimir

La agricultura y un "subsidio oculto" de US$ 3.300 millones

Es lo que dejan de gastar en fertilizantes. La consecuencia: el deterioro del suelo

¿Quién dijo que los productores argentinos no reciben subsidios? Cierto es que no cobran dinero como sus pares de Europa o EE. UU. Y más cierto es que el Estado se apropia de U$S 7.000 millones por vía de retenciones. Pero es falso que no reciban ayuda alguna. Quien subsidia a los chacareros, por cifras nada despreciables de entre US$ 1.800 y 3.300 millones al año, es el suelo . El concepto de que son las tierras las que “subsidian” al productor fue acuñado por Roberto Casas, destacado investigador del INTA. Y se refiere a que con cada cosecha se extraen del suelo nutrientes claves para los cultivos, que no se reponen como corresponde, a través de fertilización química. Así, la fertilidad se va empobreciendo paulatinamente. Y la pradera pampeana ve disminuir año tras año sus ricas reservas de Nitrógeno (N), Fósforo (P), Azufre (S) y Potasio (K). En diciembre pasado, el Instituto de Suelos del INTA calculó el impacto de este proceso en base a los números finales del ciclo 2006/07. La cosecha de granos entonces llegó a 91 millones de toneladas. Y la extracción de nutrientes, sobre todo N y K, fue de 3,5 millones de toneladas. A su vez, la reposición artificial de esos minerales fue de solo 1,2 millones de toneladas, un escaso 34,5% en promedio.  El subsidio al negocio agrícola se calcula como el costo de devolver a la tierra los 2,3 millones de toneladas de nutrientes que se le sacaron de más. A los valores de ese momento, eran U$S 1.800 millones. Pero como los fertilizantes subieron, ahora habría que gastar 3.300 millones.  O más: la creciente sojización agrava esta tendencia. Carlos Capparelli, de la Cámara de la Industria de Fertilizantes (CIAFA), admitió que “la brecha es muy grande”. Y calculó que el año pasado la Argentina no repuso 3,7 millones de toneladas de fertilizantes. ”No se están reponiendo todos los nutrientes. En el caso del fósforo, la reposición es de sólo 50%”, confirmó el profesor de la UBA, Gerardo Rubio. En este caso, al precio que tiene hoy el fertilizante importado, las 54 millones de toneladas de soja estarían implicando U$S 544 millones. “Parte de los retornos económicos se logra a expensas de la fertilidad del suelo. Los márgenes brutos son falsos, porque nos estamos comiendo la herencia del abuelo” , enfatizó.  El director del Instituto de Suelos del INTA, Miguel Taboada, confirmó que ” hacemos minería al sacar tanto fósforo del suelo, y pocos productores tienen una visión empresarial. Es un tema estratégico que debiera tomar el Estado, ayudando a los productores de pocos recursos”, evaluó.  Para Fernando García, del Instituto Internacional de Nutrición de Plantas, el consumo argentino de fertilizantes debería estar en 5 millones de toneladas, “pero hoy se sitúa en la mitad”. Cierto es que si el sector hiciera las cosas como corresponde se quedarían prácticamente sin rentabilidad. Por eso, cualquier análisis debe tomar en cuenta los US$ 7.000 millones que el Estado cobra de retenciones.  A los expertos les preocupa especialmente el Potasio, pues se repone un magro 2%. “Lo que pasa es que los suelos argentinos son los más ricos del mundo en potasio y la herencia es muy grande. El deterioro puede demorar años, pero en algún momento se va a acabar”, señaló Rubio.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *