28 de junio de 2010 09:42 AM
Imprimir

Retrocedieron fuerte las exportaciones de derivados de soja

Aunque desde el Ministerio de Agricultura se enfatizó que el conflicto con China por las trabas al aceite de soja local estaba llegando a su fin, y que incluso se habían comenzado a liberar embarques con ese destino, las ventas externas de derivados de la oleaginosa registraron un importante descenso en los últimos dos meses.

Según operadores del mercado, en las exportadoras no se había confirmado la información dada desde el Gobierno, el viernes, en cuanto al fin del conflicto comercial con China, desatado en abril pasado.

En ese marco, los operadores comentaron que desde abril no se registran nuevas compras chinas de aceite de soja local, y muchos dudan que esa situación se revierta en breve, aun con el viaje programado de la presidenta Cristina Fernández a Beijing, y su entrevista con el presidente chino, Hu Jintao.

Desde que arrancó la restricción asiática al aceite de soja argentino, se registra una renovada demanda china por la soja sin procesar tanto en el en Brasil, Estados Unidos como en la Argentina.

La Bolsa de Comercio de Rosario, en su informe semanal, expuso que los márgenes para la compra de soja por parte de la industria procesadora son en las últimas semanas más bajos que los destinados a la compra del poroto sin procesar. La situación “atestiga el cambio que se ha ido dando en esta campaña: más despachos de soja, menos de derivados, en parte por la política seguida por China de privilegiar la importación de grano”, expuso la entidad rosarina.

De acuerdo con la información de compañías navieras, el total programado de carga en buques de soja sin procesar estaba en poco más de 1,3 millones de toneladas, entre mediados de junio y hasta el próximo 12 de julio, del cual el 63% se iba a embarcar desde Bahía Blanca.

Para ese mismo lapso, la carga de derivados prevista era de 55.500 toneladas de aceite de soja y 1,37 millón de harina o pellets.

Con esos últimos datos, indicó la BCR, en lo que va de la campaña sojera estaría comprometido al exterior el equivalente a 22,6 millones de toneladas de soja, de las cuales 9,6 millones de toneladas serían despachos exclusivos de poroto sin procesar.

Eso da una relación que no llega a 1,5 entre las exportaciones de aceite/harina de soja y las de grano sin procesamiento. Y demuestra el fuerte retroceso en la venta externa de los productos con más agregado de valor del complejo sojero local. Es que en el promedio histórico, la relación ha sido superior a 3 veces en despachos de procesados como aceite y harina contra los del grano sin procesar.

Algunos analistas creen que esa situación impulsa a los productores a esperar que la exportación mejore sus ofertas por la soja en los mercados granarios locales. En ese marco, a fines de la semana pasada, quedó en evidencia que los $ 900 por tonelada, dejaron de ser atractivos para activar órdenes de venta cercanas a las 100.000 toneladas, como sucedió el martes.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *