22 de mayo de 2018 12:18 PM
Imprimir

Gneiting disparó contra el Senacsa y el frigorífico

El recientemente nombrado ministro del MAG, Luis Gneiting, dijo que su prioridad en estos momentos es aclarar lo que ocurrió con el ingreso irregular de carne desde Brasil hasta el Frigorífico Concepción.

Para el actual ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Gneiting, el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) es una institución que necesita una serie de cambios de tal manera a qué casos como el que involucra al Frigorífico Concepción no se vuelvan a repetir.

El nuevo secretario de Estado dijo que este caso es la prioridad para su administración y que por ello se está interiorizando del tema mientras espera asumir oficialmente el miércoles, cuando el presidente Horacio Cartes regrese de Israel.Explicó que solo la mitad de la carne que ingresó al país en lo que va del año fue registrada por Senacsa, conclusión a la que se llegó tras un cruzamiento con los datos de Aduanas.

“Nos preocupa el tema de Senacsa, tiene mucha autarquía, mucha autonomía. El MAG (Ministerio de Agricultura y Ganadería) no tiene acción directa. Se tiene que plantear un cambio estructural”, señaló.

Se mostró preocupado por lo relacionado a la importación de la carne, porque en esta ocasión, “no se hizo como se hace con los demás productos”, es decir, aplicar una especie de regulación en el caso que la producción local esté en riesgo. “Normalmente la importación debería estar aprobada por el equipo económico como todos los otros productos”, dijo.

En ese sentido, se sumó a las críticas hacia su predecesor Marcos Medina, porque aparentemente no consideró el impacto del aumento exponencial de la importación de carne brasileña, siendo que existe “una norma de proteccionismo, por decreto del MIC desde el 2006”, dijo.

Ratificó que en Paraguay hay libre mercado, pero que los datos deben ser tenidos en cuenta siempre para “evaluar la situación”, como se hace con otros productos como el tomate, el azúcar, etc.

Dentro del contexto de importación “a mansalva” de la carne brasileña, se dio el caso del ingreso irregular de 180 toneladas, detectado el pasado 2 de mayo en Concepción.

También disparó contra la empresa involucrada, porque “se hace la víctima” diciendo que otras firmas quieren apoderarse de su infraestructura.

“Este Gobierno está interesado en que se cumplan (las normas sanitarias), estamos orgullosos de que se invierta en nuestro país, pero la carne no es un patrimonio de Concepción, es una marca registrada que tiene un impacto muy grande”, dijo.

Fuente:

Publicidad