28 de junio de 2010 07:47 AM
Imprimir

Semillas peleteadas

Cuando se habla de semillas peleteadas es importante diferenciar que tipo de tratamiento o cobertura presenta. En líneas generales se llama semilla peleteada a cualquier semilla que presenta algún tipo de tratamiento; sin embargo, hay mucha diferencia en cuanto a la calidad y volumen del material adicionado a la semilla.

Conceptos básicos
En un trabajo sobre Semillas Revestidas del INTA Mercedes de Corrientes, basado en las reglas del INSTA, se realiza una interesante descripción sobre los tipos de revestidos o coberturas, donde el objetivo de ese trabajo es el de "obtener informaciones reproducibles sobre el valor agrícola de semillas recubiertas por algún tipo de material que no permite distinguir las semillas del material inerte", es decir, que es de suma importancia conocer correctamente el contenido y calidad de semillas dentro del compuesto semilla-cubierta. Aquí radica la idea central de todo este asunto, para así llegar al objetivo de una buena cobertura forrajera, utilizando los kg necesarios y exigiendo calidad sobre los productos adquiridos.

Semillas peleteadas
Unidades aproximadamente esféricas desarrolladas para siembras de precisión, normalmente conteniendo una sola semilla, cuyo tamaño y forma original no siempre son evidentes.
Semillas incrustadas
Unidades de aproximadamente el mismo formato que las semillas, con tamaño y peso modificado en mayor o menor grado. El material usado para incrustación puede contener pesticidas, fungicidas, colorantes u otros aditivos. También comúnmente llamadas peleteadas.
Semillas tratadas
Semillas a las cuales se les ha aplicado solamente pesticidas, colorantes u otros aditivos y, no presentan cambio significativo de tamaño, forma o peso respecto de la semilla original.

Antes que nada, cualquier tipo de adherente que se agrega significa un valor agregado, lo que conlleva un aumento del costo final. Este proceso consiste en revestir individualmente cada semilla con una camada de micro y macronutrientes, en algunos casos también con pesticidas, aunque estos pueden presentar algunos problemas en la germinación. Es mejor realizar los tratamientos con insecticidas momentos antes de la siembra.

En muchos casos para realizar el revestido las semillas se someten antes a una escarificación, para remover sus cubiertas naturales, a fin de romper la dormencia de algunas especies y permitir una mejor adherencia del material de cubierta.

Densidad de siembra
En el mercado nacional actualmente se comercializan semillas revestidas donde se expresan unos valores de Valor Cultural (VC), y en base a ellos se realizan recomendaciones de siembra. Cabe aclarar que dichos valores de VC corresponden a la semilla antes de realizar el revestido, siempre se utilizan semillas de alto VC para revestirlas.

La inquietud se presenta cuando las recomendaciones de siembra son las mismas que para una semilla normal del mismo VC sin revestido. Entonces se plantea el siguiente caso práctico para entender la problemática. Antes aclaramos algunos conceptos: en este ejemplo hablamos de 72% de VC, esto proviene del producto del% de Pureza (P) y el% de Germinación (G), determinados en el laboratorio y detallados en la etiqueta. Entonces sería de la siguiente manera:

90% P x 80% G = 72% VC
100

Esto significa que en 1 kg de Semilla Comercial, tenemos 720 g de Semillas Puras Viables (SPV).
El tamaño de la semilla es otro factor importante que varía según las especies. Por ejemplo en la semilla de Brachiaria Brizantha, 1 kg de SPV contiene 150.000 semillas aproximadamente.

Entonces utilizando una semilla normal, sin revestido, de 72% de VC, tendríamos en 1 kg de semilla comercial, 108.000 SPV; asumiendo una siembra recomendada de 5 kg/ha serian en total 540.000 SPV/ha, o sea 54 SPV/m2.

En el caso de una semilla con revestido, la situación sería distinta. Es fundamental conocer el volumen del material adicionado como cobertura, ya que eso influye directamente en el% de pureza. Es decir, en varios casos se analizaron semillas con más del 60% del peso correspondiente a revestido, y que en las etiquetas figuran como si fueran de 72% de VC, siendo que esto es antes de recubrir la semilla. Al adicionar material en esta proporción la pureza desciende en igual medida; es decir, el 90% de pureza original baja a 36%, arrojando así un VC de 28,8%.

Reemplazando estos valores en el cálculo más arriba, y utilizando la misma recomendación de kg/ha, nos da solo 15,5 SPV/m2.

Según varios autores se considera para esta especie un stand de alrededor de 20 plántulas/m2, para obtener una formación aceptable de la pastura. Sin embargo, entre la siembra y la instalación de las plántulas existe una merma debido a diferentes factores como ser el clima, plagas y enfermedades. Según diversos autores, en algunos casos llega a más del 50% la pérdida en semillas normales sin revestido. Con semillas peleteadas se estima que esta merma sea bastante menor, debido a los beneficios que proporciona la cubierta, con los pesticidas y fertilizantes que promueven un desarrollo más vigoroso. En contrapartida es una realidad el hecho de que al estar desprovistas, en la mayoría de los casos, de sus cubiertas naturales y el revestido artificial no tiene la capacidad de permanecer adherida por mucho tiempo, estas semillas sufren más bajo condiciones adversas del clima, ya que están disminuidas en su capacidad de volver a entrar en latencia cuando no tengan buenas condiciones ambientales de germinar.

En conclusión, no se pretende desvirtuar a una semilla peleteada en cuanto a su potencial, solo poner a conocimiento estos detalles a la hora de analizar su utilización, y así también saber exigir sobre la calidad de los mismos. Es una herramienta más dentro de todo lo que implica la implantación de una pastura y en muchos casos de gran ayuda.

Referencias Bibliográficas:
– AGUIAR, A. 2005. Estabelecimento e renovaçao de pastagem. Uberaba, BR: Facultades Asociadas de Uberaba-FAZU. 72 p.

– ALTUVE, S. 2005. Análisis de Pureza y otros en semillas peleteadas. INTA Mercedes, Corrientes, Argentina.

– CARRILLO, R. 2006. Estudio comparativo del establecimiento de cuatro especies de Brachiaria en el Departamento de San Pedro. Tesis presentada a la Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Asunción. San Lorenzo, Paraguay. 39 p.

– KICHEL, A. 2005. A recuperacao da pastagem degradada. Uberaba, BR: Facultades Asociadas de Uberaba-FAZU. 95 p. (Curso de pós-graduacao "lato sensu" em Manejo da Pastagem, Modulo 3).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *