28 de junio de 2010 14:36 PM
Imprimir

Ética, ciencia y rentabilidad componen la ecuación del bienestar en granjas

III Foro Internacional de Bienestar Animal de Boehringer Ingelheim

Los aspectos económicos y las nuevas vías de investigación fueron los dos aspectos clave tratados en este evento. El tercer Foro de Bienestar Animal celebrado el pasado 4 de junio en Barcelona congregó a casi un centenar de asistentes procedentes, fundamentalmente, de diversos países europeos.El Foro se dividió en cuatro módulos: "Mejora del bienestar de vacas lecheras", "Evaluación de indicadores de dolor y disconfort en vacas en el periparto", "Bienestar de los lechones bajo escrutinio" y "La rentabilidad de la mejora del bienestar animal".
La ponencia que inauguró este evento corrió a cargo de Marina von Keyserlingk, de la Universidad de British Columbia, quien habló sobre los retos y oportunidades del manejo de vacas lecheras en la próxima década.
En su presentación estacó los beneficios de la estabulación de terneros en pequeños grupos (por ejemplo, por parejas) frente a la estabulación individual; en cuanto al riesgo de transmisión de enfermedades de este tipo de manejo, señaló que la inmunidad de los terneros y el diseño, limpieza y ventilación de las instalaciones pueden aumentar la susceptibilidad de los animales a padecer enfermedades más que la estabulación en grupo per se.

Comportamiento de juego
La segunda ponente fue Margit Bak Jensen, de la Universidad de Aarhus (Dinamarca), quien expuso cómo el comportamiento de juego puede utilizarse como indicador de bienestar en terneros. Se ha comprobado que es menor en animales a los que se les de da una cantidad controlada de leche en contraste con los que son alimentados ad libitum. El destete también disminuye el comportamiento de juego y la castración en corderos incluso hace que desaparezca. En cuanto a la motivación para exhibir este comportamiento, se ha comprobado que los jóvenes juegan cuando sus necesidades primarias han sido cubiertas, mientras que los individuos que padecen estrés o enfermedad no lo hacen. La estabulación individual impide el contacto social y por tanto el desarrollo de este comportamiento.

Evaluación del dolor en el parto
El único ponente español, Xavier Manteca, de la UAB, presentó los resultados de un estudio que tenía un doble objetivo: evaluar el efecto de la paridad y el tiempo en el dolor y disconfort asociados al parto normal en vacas de leche (utilizando parámetros fisiológicos y de comportamiento), y comprobar los efectos de Metacam (meloxicam) en el dolor asociado al parto. El estudio se realizó con primíparas y multíparas, reduciéndose el dolor en todos los casos, aunque su efecto fue mayor en primíparas, quienes mostraron más actividad tras el parto.
La utilización de analgésicos como Metacam abre nuevas vías de estudio. Si el dolor produce estrés y este hecho reduce la producción de calostro y el comportamiento maternal, es lógico pensar que disminuye el paso de la inmunidad materna. Por tanto, eliminar el dolor del parto mejorará el estado inmunológico de los terneros.
Iris Kolkman, de la Universidad de Antwerp (Bélgica) presentó una investigación sobre los indicadores de dolor en las vacas Azul Belga tras una cesárea.

Distocia y dolor
Todd Duffield, de la Universidad de Guelph (Canadá) habló sobre la evaluación de indicadores de dolor y disconfort en el periparto de vacas lecheras con parto distócico. Presentó un estudio en el que se comparaba la ingestión de alimento, la producción de la leche y los niveles de haptoglobina en animales con dos niveles de distocia: "fácil" (cuando sólo una persona participaba) y "difícil" (cuando participaban dos personas o era necesaria la ayuda de instrumental). Se comprobó que el tipo de distocia no influía, pero que los animales que sufrían retención de la placenta comieron menos, produjeron menos leche y presentaron unos niveles de haptoglobina superiores 24 horas tras el parto.

Bienestar porcino
Boehringer dedicó un segmento de estas jornadas al ganado porcino con dos charlas a cargo de Marion Kluivers, de la Universidad de Utrecht (Holanda) y Eberhard von Borell, de la Universidad Karting-Luther en Halle (Alemania).
La charla de Marion Kluivers trató sobre la evaluación del dolor asociado a procedimientos de rutina en lechones y como conclusión destacó la necesidad de establecer protocolos de anestesia y analgesia para los procedimientos rutinarios que tengan en cuenta, no sólo el bienestar animal, sino la facilidad de administración, la seguridad y por supuesto los costes.
El profesor Eberhard von Borell habló sobre el impacto de la anestesia y la analgesia en el comportamiento poscastración y el "orden de pezones". De entre las numerosas conclusiones de este estudio destacó que, aunque investigaciones anteriores consideraban la anestesia un método muy útil en términos de bienestar animal ya que se reduce el dolor en la cirugía, los resultados de su trabajo ponen en duda que se mejore el bienestar posquirúrgico, ya que estos animales requieren un manejo adicional, tienen un largo periodo de sueño tras la anestesia, después una fase de recuperación y una fase de ayuno que son estresantes para estos animales.

Los productores opinan
El último módulo, dedicado al aspecto económico del bienestar animal, fue inaugurado por el francés Henri de Thoré, miembro del comité europeo de productores de porcino y representante de los ganaderos de porcino en el Welfare Quality Advisory Council.
De Thoré destacó en su intervención que la legislación europea es muy estricta con respecto al bienestar animal del ganado porcino, lo cual hace que los países europeos estén en desventaja con respecto a los productos que vienen de fuera. Por otro lado, la percepción que tiene el consumidor sobre el bienestar animal es muy variable según los países. Por ejemplo, en Francia, la "Label Rouge" del jamón que indicaba que había sido producido con unos estrictos estándares que garantizaban el bienestar animal incrementó el precio de este producto y su consumo se redujo un 44%. Sellos similares como Neuland en Alemania o Freedom Food en Reino Unido, sin embargo, han tenido éxito entre los consumidores. Esto lleva a preguntarse las consecuencias de aplicar las mismas leyes a países con consumidores muy diferentes, con distintas culturas, preocupaciones y expectativas. Finalizó su intervención asegurando que si se tienen en cuenta todos estos factores, los ganaderos estarán más que dispuestos a mejorar el bienestar animal en sus explotaciones.

Bienestar animal y rentabilidad
El último ponente previsto, Alistair Lawrence, de la Universidad de Edimburgo, no pudo acudir al evento, por lo que fue sustituido por Xavier Manteca que impartió una charla sobre los "Aspectos económicos del bienestar animal: costes y beneficios de mejorar el bienestar animal". Manteca explicó el llamado "modelo de McInerney" según el cual conforme aumentamos el bienestar, aumentan los beneficios hasta un punto en el que por mucho que se incremente el bienestar el beneficio se reduce. El reto es localizar ese punto, ya que depende de la especie (no tiene el mismo valor un ave que una vaca), de la estrategia de mejora y del mercado.
Manteca finalizó su ponencia afirmando que "debemos trabajar con la industria, ser imaginativos e introducir en la ecuación del bienestar animal los aspectos económicos y éticos".

El debate económicoSegún una encuesta de 2007, el 66% de los europeos comprarían productos que aseguraran el bienestar animal aunque sean más caros. Pero la realidad es muy diferente. La hipótesis para explicar esto, según expuso Xavier Manteca, es que algunos países confían en sus gobiernos y por tanto creerían la información de una etiqueta, mientras que otros no. Esto abrió el debate sobre la necesidad de informar al consumidor de lo que es el bienestar animal y lo que implica. Los aspectos económicos fueron tratados en todos y cada uno de los turnos de ruegos y preguntas; los asistentes se mostraron muy participativos e interesados en conocer tanto la aplicación real de las investigaciones expuestas en las ponencias como las nuevas vías que se abren en este campo.AGROMEAT

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *