29 de junio de 2010 06:59 AM
Imprimir

Autoridades mexicanas remitieron requisitos para carne ovina uruguaya

El memorándum de entendimiento que regirá la exportación de carne ovina, fue enviado a sus pares uruguayas por las autoridades sanitarias de México. Solicitan los mismos requisitos que para los cortes bovinos que ya están entrando a ese mercado.

Otro avance en la negociación sanitaria que se lleva adelante con México para destrabar el ingreso de carne ovina uruguaya a la nación azteca, fue el envío del memorándum de entendimiento a Uruguay. El director general de los Servicios Ganaderos, doctor Francisco Muzio, y el vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes, Fernando Pérez Abella, confirmaron la llegada de este documento que determina los requisitos sanitarios para que el producto pueda entrar sin restricciones en el mercado azteca.
Lo positivo es que, sanitariamente, establece que la carne tiene que ir con maduración y sin hueso, igual que como se está exportando la carne vacuna, lo que significa una ventaja para Uruguay. Para el vicepresidente del INAC, contar con este documento “es un gran adelanto” porque “marcaría que el trámite estaría terminado”.
Mientras tanto, aún falta definir las plantas habilitadas para exportar carne ovina y en este sentido, las autoridades uruguayas presionan a las mexicanas para que se autorice el listado de plantas, que también faenan ovinos, que ya están exportando cortes del vacuno. De este modo, se apunta a evitar una nueva misión sanitaria que alargaría la demora en abrir definitivamente este mercado.
Por el momento, se mantiene el optimismo de poder contar con la habilitación en los próximos meses. México es un gran consumidor de carne ovina que hoy importa desde Nueva Zelanda y Australia, pero que bien puede ser sustituida en gran parte por ovinos uruguayos. Fue muy exigente en el análisis previo para medir el posible riesgo que podría representar el ingreso de cortes madurados y sin huesos desde Uruguay, porque es un país libre de aftosa sin vacunación.
Para el vicepresidente del INAC, la llegada del memorándum de entendimiento, “resalta la voluntad política que tiene México para abrirle el mercado a Uruguay”, dijo a El País.
La producción de carne ovina en el mundo cayó significativamente y en la mira de Uruguay también está la necesidad de abrir los otros dos mercados dentro de América del Norte: Canadá y Estados Unidos. En ambos, el trámite está muy adelantado.
Por otra parte, las autoridades sanitarias uruguayas también tienen interés en destrabar el ingreso de carne ovina a otros potenciales destinos, como la Unión Europea (el principal importador mundial) e Israel, pero en ambos casos se apunta a ingresar con cortes sin desosar.
Hoy el gran cuello de botella que tiene el rubro en Uruguay es la baja producción y la presencia de pocos mercados en los que puede entrar con el producto sin desosar. Por ahora sólo son Brasil y Rusia. Rusia
La Federación Rusa prácticamente duplicó las importaciones de carne bovina uruguaya. Hasta mediados de mes compró 60.808 toneladas peso canal frente a 33.181 toneladas peso canal que llevó a igual fecha de 2009, según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).
Contrariamente, las ventas de carne bovina en la Unión Europea cayeron, principalmente debido al impacto de la crisis económica que afecta a los consumidores. La Unión Europea es el segundo mercado en importancia para la carne uruguaya. A igual fecha y según la misma fuente, los importadores europeos se llevaron 38.742 toneladas, mientras que el año pasado habían comprado 49.268 toneladas.
Según el INAC, los países integrantes del Nafta, con mayor predominancia en la demanda de Estados Unidos y Canadá, aumentaron levemente sus importaciones. En este caso, compraron 28.173 toneladas frente a 27.826 toneladas. Los países del Mercosur también están llevándose más carne uruguaya y las compras aumentaron a 13.779 toneladas frente a 8.016 toneladas en las fechas de la comparación establecida. Chile, otro mercado muy selecto en cuanto a calidad, también compró más cortes bovinos y Uruguay es un natural abastecedor de este destino a lo largo de los años. Importó 8.225 toneladas al 19 de junio frente a las 3.696 toneladas a igual fecha de 2009. La misma tendencia de incremento en las importaciones fue seguida por Brasil, un mercado que se convirtió en una alternativa para los frigoríficos uruguayos para descomprimir la oferta de asados bovinos. El destino natural de este corte es Río Grande do Sul, donde el consumo es alto y hay una buena adaptación al asado uruguayo. Brasil se llevó 4.797 toneladas de carne bovina contra los 3.760 toneladas compradas el año pasado. Con Argentina también subió lentamente la colocación, pasando de 561 toneladas a 757 toneladas. Uruguay cuenta con suficientes mercados como para defender su carne frente a la crisis del mercado europeo y eso pesa mucho en el momento en que los frigoríficos tienen que vender toda una res, pero colocando cada uno de sus cortes y sus subproductos por separado. Según el INAC, las divisas generadas por el sector cárnico son 31% mayores a las de 2009; en dólares aumentaron 31% y 14% en volumen (peso canal).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *