29 de junio de 2010 10:25 AM
Imprimir

Marineros de la flota amarilla se niegan a pescar lejos de la costa

Los habitantes de Caleta Olivia creían que se habían normalizado las capturas de merluza, luego de varios meses de inactividad por la falta de ese recurso, algo que la comunidad marítima sigue atribuyendo a operaciones petroleras offshore, aunque ello no pudo ser comprobado por los estudios de impacto ambiental e informes científicos.

Además, el propio Ministerio de la Producción había señalado que el martes de la semana pasada salieron al mar seis barcos trayendo una considerable cantidad de cajones completos de ese recurso ictícola, lo que permitió abastecer a plantas procesadoras locales, al tiempo que se auguraba la recuperación productiva del sector.

LIMITES DE SEGURIDAD

Pero los marineros que ayer tendieron cabos de acero y encendieron neumáticos frente al pórtico de acceso al puerto de mar interior, dieron sus propias explicaciones en torno a la situación que afrontan.

En principio, señalaron que si bien la semana pasada hubo una captura de merluza para nada despreciable, la misma tuvo que realizarse a 40 millas náuticas de la costa, es decir que por imposición de sus propietarios hubo que sobrepasar los limites de seguridad para este tipo de embarcaciones de costa ya que las mismas habitualmente nos se alejan a más de 15 millas.

Además, acotaron, el sábado salieron al mar nueve barcos que buscaron infructuosamente merluza no más allá de esa distancia.

Los trabajadores marítimos aseguraron que desde hace dos meses ellos no reciben la ayuda económica que inicialmente les había otorgado el gobierno provincial por la inactividad y, en cambio, a los patrones de los barcos les otorgaron 25 mil pesos, según sus dichos.

Al margen de esta última circunstancia, pusieron de manifiesto que Prefectura debería intervenir para hacer una estricta revisión de los barcos ya que si se los obliga a alejarse más de lo permitido, es probable que algunos de ellos no estén en condiciones de hacerlo y peligra la integridad de las tripulaciones, sobre todo si son sorprendidas en altamar por un fuerte temporal.

Lo concreto es que desde la víspera -y por tiempo indeterminado-, quedó bloqueado el ingreso al puerto y consecuentemente la medida de fuerza también afecta el desplazamiento de camiones cisternas que se abastecen de combustibles en la planta de Petrobras ubicada dentro del recinto marítimo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *