29 de junio de 2010 15:28 PM
Imprimir

La pregunta es: podrá el Matba ofrecer un precio diferencial al del mercado local

La novedad de que el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) lanzará un contrato de soja para comerciar granos como una condición casi de disponible (entrega física a 30 días) y no a futuro, como es su negocio principal, tuvo amplia repercusión en el negocio cerealista local.

Desde temprano hubo contactos entre autoridades de la Bolsa de Comercio de Rosario, el Mercado a Término de Rosario (Rofex) y el Centro de Corredores de Cereales de Rosario. Además de cruzarse información más detallada sobe las características del nuevo contrato, se trazaron escenarios sobre el impacto en los negocios locales y se elaboraron hipótesis sobre las razones de la jugada. El tema también fue comentado entre operadores que asisten en el recinto. No se escucharon declaraciones alarmistas sobre el impacto que podría tener en la comercialización local de la soja, pero sí llamó mucho la atención. La gran coincidencia fue que la clave de todo pasa por ver si habrá un diferencial de precios importantes como para que el nuevo contrato del Matba pueda aspirar una porción interesante del volumen operado en el disponible rosarino. “Sin diferencial de precio, no tiene razón de ser porque no ofrecerá mucho de lo que ya ofrece el mercado rosarino”, fue una de las opiniones recogidas por punto biz. Es más, creen que si no hay diferencia substancial de precio terminará actuando como “mercado extendido” del físico de Rosario que hasta puede servirle de complemento, tanto en materia de negociación electrónica como a viva voz. En esa línea, incluso, estiman que es bienvenida la pretensión del Matba de armar “precio de referencia”, como le dijo a punto biz su gerente, Gustavo Pícolla (ver aparte). En rigor, se estima factible que esos diferenciales que obtenga el Matba también se podrían obtener en Rosario, pero en negociaciones privadas y no como un precio masivo para todos los operadores. Ahora, ¿por qué un exportador pagaría más en un lado que en otro? Quienes son más aguerridos ven un capítulo más de la polémica por la “soja cara en Buenos Aires y la soja barata en Rosario”. Incluso, creen que detrás hay una jugada contra la Pizarra de Rosario (el valor que todos los productores siguen usando como referencia) porque sostienen que el exportador pagando más en el Matba logrará hacerse de la mercadería que el productor no quiere desprenderse a valores bajo sin generalizar el precio (ya que no se pondera para la elaboración de la pizarra) y así no encarecer la gran cantidad de compras a fijar que se hacen diariamente. Es más, hasta ven una respuesta de la exportación a la actual dirigencia de la Bolsa de Rosario con la que tuvo cruces en la polémica por las distorsiones que afectan la transparencia en la formación de precios. Por el otro lado también están los que le bajan bastante los decibeles a la visión más conspirativa. Todo lo contrario, resaltan que se abre la puerta a nuevas unidades de negocios para el corredor de granos, aún (y sobre todo) con diferencial de precios, ya que permitiría arbitrar operaciones entre ambos mercados. Incluso, sostienen que le dará una nueva herramienta al corretaje para ofrecer otras alternativas para comercializar y que, en definitiva, el productor se puede beneficiar con esos arbitrajes obteniendo mejores valores para sus granos. En esa línea, también salen a desmitificar el supuesto “apoyo exportador” a esta jugada del Matba, como se especuló ayer, ya que es usual, tradicional y, “hasta de sentido común”, dicen, que los compradores apoyen todas los canales nuevos de comercialización que se abran.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *