30 de mayo de 2018 11:18 AM
Imprimir

Temor a retenciones disparó las declaraciones de exportación de granos

CompartiremailFacebookTwitterPese a que el fin de semana largo, el jefe de Gabiente, Marcos Peña, fue la voz oficial para descartar que esté en la agenda de gobierno aplicar cambios en el esquema de retenciones, y cuando los líderes de las entidades agropecuarias aun no recibieron respuesta de su pedido de audiencia con el presidente Mauricio […]

Pese a que el fin de semana largo, el jefe de Gabiente, Marcos Peña, fue la voz oficial para descartar que esté en la agenda de gobierno aplicar cambios en el esquema de retenciones, y cuando los líderes de las entidades agropecuarias aun no recibieron respuesta de su pedido de audiencia con el presidente Mauricio Macri, el mercado granario local se encuentra más que susceptible a eventuales modificaciones.

Es más, según comentaron algunos operadores, el rumor de congelamiento de la reducción mensual de las retenciones al complejo sojero y hasta un alza en el arancel para el trigo y el maíz (que hoy tributan 0%) volvió a pegar fuerte ayer en distintas instancias del mercado sobre todo luego del alza del 8% al 15% en los derechos de exportación del biodiesel, publicado el lunes en el Boletín Oficial.

En ese marco, hubo un dato que no pasó desapercibido. En dos días hubo una “mini avalancha” de declaraciones juradas de exportación de trigo y maíz, correspondientes al próximo año.

Según pudo reconstruir El Cronista, entre el jueves 24 y este lunes (con los rumores en pleno auge, el pedido de audiencia de la mesa de enlace, desmentidas “suaves” y el alza de las retenciones al biodiesel en el medio), se acumularon DJVE por algo más de 1,8 millón de toneladas, y del maíz por poco más de 2 millones con fechas correspondientes a la campaña futura. En el caso del trigo, que ahora se encuentra en periodo de siembra, hay registros con embarques estimados desde febrero próximo y en maíz, desde fines de marzo de 2019. El caso de este cereal es más que llamativo, porque la siembra comienza recién hacia la primavera argentina.

Se trata de la primera vez en la era Macri que se da una anotación para ambos cereales de esa magnitud en tan poco tiempo y lejos de las fechas de embarque.

Algunos analistas vieron en esta situación el “temor” de que los rumores de retenciones terminen siendo realidad, otros comentaban que la demanda global de ambos cereales para el año próximo se fortaleció, y también los precios, por los problemas productivos que se están sufriendo en los principales países productores.

La declaración jurada de venta al exterior (DJVE) es un mecanismo por el cual la exportación reporta compromisos con un cliente extranjero. Es un esquema que volvió a implementarse con la llegada de Macri al poder, y permite anotar operaciones comprometidas con embarques próximos o lejanos. El sistema rigió durante años, pero tras la pelea entre el gobierno de Cristina Kirchner y el sector agropecuario se lo reemplazó por el Registro de Operación de Exportación (ROE) verde, por el cual Guillermo Moreno pisó las ventas al mundo, sobre todo en trigo y maíz.

Ambos granos fueron los que más sufrieron la intervención de Moreno (junto con la carne y la leche), con mercado externo casi cerrado con el argumento de que garantizar el abastecimiento interno y “cuidar la mesa de los argentinos”.

Tras asumir, Macri llevó a 0% las retenciones del trigo (que tributaba 23%) y del maíz (que estaba en 20%) y quitó todas las trabas al comercio exterior de ambos productos, lo que hizo que la producción de los dos cereales creciera fuerte en 2016 y 2017, aun con la sequía.

Fuente:

Publicidad