31 de mayo de 2018 11:06 AM
Imprimir

Agroindustria invertirá u$s9.500 M y espera desactivar así la vuelta de las retenciones

El sector se muestra unido. En 2008, la pelea fue sólo de los productores. El campo promete cosechar 135.000 toneladas de granos con "previsibilidad".

Ayer, y a puertas cerradas, los principales actores de la cadena agroindustrial de cereales y oleaginosas se reunieron con el objetivo de marcar posición frente a la posibilidad de que el Gobierno frene la baja programada de las retenciones a la soja y que éstas vuelvan para el trigo y el maíz.

En ese contexto, el sector salió a demostrar que apostará a una inversión para la campaña 2018-2019 de u$s9.500 millones a partir de una mejora en la producción de 135 millones de toneladas. De esta forma, y como algo que no se vio en el 2008, el campo y la industria se muestran unidos y trabajan en conjunto para evitar sorpresas que los lleven de nuevo a una 125.

Mientras se espera el llamado para que el presidente Mauricio Macri reciba a los presidentes rurales, el sector empresarial y el productivo pedirán al Ejecutivo que se “ratifique el rumbo y las medidas económicas ya tomadas sin alterarlas” para que, de esa forma, se pueda no sólo trabajar con “previsibilidad” sino para que lleguen inversiones por más de los u$s9.500 millones estimados en la próxima campaña.

Del encuentro participaron la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), el Centro Exportador de Cereales (CEC), la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Sociedad Rural Argentina (SRA) y Coninagro.

La Federación Agraria Argentina no concurrió a la reunión

Por lo pronto, las entidades sostienen que lo que están por desembolsar traerá miles de empleos en todo el país y desde ya la generación de ingresos genuinos para el interior del país. El objetivo es llegar a las 135.000 toneladas granarias; es decir, un 35% respecto de la cosecha actual.
Para eso necesitaran en gran parte de los bancos. Sucede que el productor “tiene un alto endeudamiento y serias dificultades de financiamiento bancario”.

En el primer caso, y según fuentes del mercado financiero, “hay una deuda importante que cancelar en las próximas semanas, pero rechazan la posibilidad de que no hayan herramientas de crédito. Si bien reconocen que “el dinero hoy es más caro a partir de una tasa del 40%, no hay temor porque el campo no pueda afrontar su vencimiento”.

El tema es el aumento de las tasas al descubierto en cuentas corrientes, que oscila según los bancos entre el 50% y el 80%, lo que encarece la emisión de cheques.Hace un mes no superaba el 30 por ciento. Por eso, la cadena ya tiene programada para el próximo martes una reunión con los bancos para saldar este tema.

En definitiva, la agroindustria toda esta unida en lo que entiende es una oportunidad para evitar lo que paso durante el kirchenerismo.

Merino Soto

Fuente:

Publicidad