30 de junio de 2010 06:46 AM
Imprimir

Uruguay  –   Para las gremiales no hay alarma por la cantidad de vientres que se faenan

Las gremiales de ganaderos sostienen que el stock de vientres bovinos no está en peligro y no muestran alarma por la alta cantidad de vacas que están terminando en las playas de faena de los frigoríficos. La matanza de vacunos no cayó más porque la sostienen las vacas semana tras semana.

Los productores en tanto, aseguran que se trata de un problema coyuntural y de bolsillos, porque en su gran mayoría son animales adultos y no sirve aguantarlos en el campo un año más.
Los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Carnes (INAC) hablan de un crecimiento de 9% en la industrialización de vacas y en el mercado del ganado gordo, los novillos cada vez son más difíciles de conseguir en estos días.
Pero la caída de la oferta es algo común en estos meses de invierno y desde el INAC, se proyecta que al final del año se industrializarán 2.400.000 cabezas bovinas, a las que, si se les suman los mataderos, el consumo predial y la exportación en pie, se podrían llegar a los 2.600.000 vacunos.
Hasta ahora se faenaron 657.407 vientres, contra 559.369 que pasaron por los frigoríficos a igual fecha del año pasado. Si bien la industria cárnica está preocupada por la alta cantidad de vacas que terminan en las playas de faenas y porque hay quienes aseguran que el 20% de esos vientres están preñados, para los productores y para las autoridades del INAC todavía no es alarmante.
Guzmán Tellechea, delegado de la Asociación Rural del Uruguay en la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes considera que el hecho de que muchas vacas terminen en el matadero responde a un tema climático y a señales del propio mercado.
“Fue un año en el que se preparó mucha vaca para faena porque en el verano y la primavera, con la abundancia de forraje, esa categoría fue más fácil de engordar en campo natural. Por otro lado, el mercado no está premiando al vientre como tal. Si los vientres valieran más, seguramente la faena de vacas no hubiera sido tan alta”, dijo a El País.
Para el vicepresidente del INAC, Fernando Pérez Abella, “no es una liquidación de vientres, porque lo que se está matando son vacas adultas. Al productor no le sirve tenerlas en el campo dos años para volverlas a preñar y sacarles un ternero. Más vale venderlas a frigorífico y darle su lugar a un vientre más joven”.
El delegado de la ARU, Tellechea, estima que en las próximas semanas comenzarán a aparecer más novillos en el mercado de haciendas gordas.
“Espero que en los mejoramientos forrajeros y en los corrales de engorde haya más novillos que vacas, porque siempre se les da preferencia a los novillos. Es probable que haya más novillos encerrados por la relación de precios entre el ganado gordo y el valor de la comida para engordar esos animales. Por eso estimo que las faenas se irán equilibrando”.
Como representante de los productores en el INAC y teniendo mayor acceso que sus colegas a la información, Tellechea aseguró que el mercado de la carne “está firme”. Dijo que los precios para la tonelada de carne bovina se mantienen arriba de los U$S 3.000, no existen stocks, y la demanda mundial se mantiene

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *