30 de junio de 2010 13:43 PM
Imprimir

La MASTITIS un problema común pero controlable

La mastitis es un problema que siempre está presente en nuestros tambos y provoca grandes pérdidas por el menor precio recibido por litro de leche y la disminución de la producción de las vacas afectadas y su performance en próximas lactancias

La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria producida por bacterias, hongos, micoplasmas y algas. Se estima que las pérdidas por producción se han estimado entre un 5 a 10%; pudiendo ser mayores en casos de mastitis clínicas.Estos microorganismos se clasifican en contagiosos y ambientales. Estas últimas se caracterizan porque los organismos que la producen viven en la glándula mamaria y en la piel del pezón: Staphylococcus aureus, Streptococcus agalactiae y Mycoplasma. Además, los organismos causantes viven en el ambiente de las vacas: suelo, silajes, bosta, etc: Streptococcus uberis, Streptococcus dysgalactiae, y las bacterias coliformes.¿Cuándo y cómo actuar?Cuando más del 5% de las vacas de nuestro rodeo está afectado y los recuentos de células somáticas son mayores a 200.000, es necesario revisar los factores que favorecen la difusión de la enfermedad. Si bien las distintas empresas lácteas establecen límites diferentes a partir de los cuales otorgan la máxima bonificación por calidad, lo más deseable es no alcanzar recuentos muy elevados por sobre el límite de excelencia. Las medidas a aplicar en casos extremos son siempre muchos más costosas que la prevención.El primer paso ante un caso problema es enviar una muestra de leche del tanque a un laboratorio habilitado. Éste nos dará un panorama general del estado sanitario del rodeo, basado en las bacterias causantes de mastitis presentes en la leche; fundamentalmente si son del tipo contagioso.Cantidad de células somáticas (RCS) presentes, ya que es una medida indirecta de la prevalencia de infecciones mamarias en las vacas de un rodeo.Además, independientemente del número de casos clínicos que se presenten, es aconsejable tomar muestras individuales de algunas vacas (con casos clínicos o subclínicos) para determinar qué agente causa la mastitis, y con qué producto puede ser más conveniente tratarla. Estos datos son claves para decidir junto a su veterinario las acciones para solucionar el problema. El Laboratorio de Salud Animal del INTA Rafaela realiza análisis bacteriológicos tanto de leche de tanque como de leche de vacas individuales, a los efectos de alcanzar un diagnóstico preciso y proponer el programa de control que mejor se ajuste al establecimiento.¿Qué y dónde controlar?Es fundamental incorporar a la rutina los 5 puntos básicos del control de mastitis: -Higiene y limpieza durante el ordeño: realizar una rutina pre ordeño que permita que los pezones estén limpios y si es posible secos antes de la colocación de las pezoneras. -Correcto funcionamiento de la máquina de ordeño: realizar un service periódico (cada 3 meses), cambiar las pezoneras cada 2000 ordeños. Exigir la entrega de un informe escrito acerca del estado del equipo, así como de las correcciones realizadas.-Desinfección de pezones post ordeño: utilizar desinfectantes de probada eficacia. En caso de utilizar productos iodóforos, es deseable que tengan una concentración de 5.000 ppm. de yodo disponible. Consultar con el médico veterinario sobre aquellos productos que cuenten con pruebas de eficacia.-Terapia con antibióticos durante la lactancia y al inicio del período seco: es fundamental para el tratamiento de las mastitis clínicas durante la lactancia, respetando el período de restricción para el envío de la leche a la industria. Si bien lo ideal es descartar esa leche, ante la alternativa de usarla para los terneros, es preferible que sea administrada a los machos. Al secar a la vaca, lo ideal es tratar con antibióticos todos los cuartos de todas las vacas.-Descarte de vacas con infección crónica: llevar un registro de vacas problema resulta muy útil para realizarlo.El control y tratamiento de la mastitis requiere del trabajo en equipo de productor-veterinario- tambero para decidir juntos las acciones a implementar en cada tambo.   Así no. La proliferación de bacterias, hongos, micoplasmas y algas causan una pérdida de producción que llega al 10%. Independientemente del número de casos clínicos que se presenten, es aconsejable tomar muestras individuales de algunas vacas para determinar qué agente causa la mastitis, y con qué producto puede ser tratada    Así sí. La higiene y limpieza durante le ordeño es el primer punto a tener en cuenta.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *