1 de julio de 2010 06:57 AM
Imprimir

La familia Blaquier invierte u$s 13 millones en un frigorífico para cerdos

Los dueños de Ledesma apuestan a ampliar sus negocios en el sector porcino con una inversión de u$s 13 millones en una nueva planta de faena de porcinos y producción de chacinados ubicada en el partido de General Las Heras, provincia de Buenos Aires.

En un comunicado, Cabaña Argentina, la firma de los Blaquier dedicada a la producción de cerdos, informó que la planta estará en funcionamiento en Agosto de 2011 y elaborará fiambres cocidos y crudos, embutidos y cortes frescos. La ampliación hará que la empresa pueda incrementar su capacidad de producción “entre un 30% y un 40%, lo que le permitirá atender también la faena de animales comprados y realizar servicios a terceros”, explicó la firma. Los Blaquier tienen su propio criadero pero alquilan las plantas de faena.

Junto con Paladini y el Grupo Campo Austral, Cabaña Argentina lidera la producción de derivados de cerdos, y es la segunda en cantidad de faena.

En enero de 2008, Cabaña Argentina comunicó la realización de la misma obra por un monto de u$s 25 millones, que serían desembolsados en etapas, la primera de las cuales comprometería u$s 10 millones.

Pero en marzo de ese año el estallido del conflicto entre el campo y el Gobierno por la imposición de retenciones móviles para los granos puso al sector en la mira.

Además de los piquetes y contrapiquetes que complicaron el transporte de materia prima y los productos agropecuarios elaborados, las cadenas alimenticias de la carne vacuna, aviar y porcina, al igual que los lácteos, quedaron a la expectativa de la evolución del conflicto que generó reacciones oficiales adversas a sus negocios, como mayores controles sobre exportaciones, entre otras medidas.

En el último período del año y durante 2009, el impacto de la crisis internacional generó un clima áspero para las inversiones y, recién ahora, los accionistas se decidieron a hacer los primeros desembolsos. Pese a las consultas de este diario, desde Cabaña Argentina sólo quisieron hablar por medio de un comunicado, pero según el titular de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), Juan Luis Uccelli, este momento “no puede ser mejor para el sector porcino”.

Por el aumento del precio de la carne vacuna, el consumo interno del producto se amplió de 6,2 kilos de carne fresca por habitante por año en el país en 2009 a los casi 7,5 kilos actuales. Según Uccelli, a esto se suman 1,5 kilos de chacinados.

Para este año, estiman que la faena será de 3,6 millones de cabezas, 10% más que en 2009.

El sector porcino argentino está atomizado en unos 2.000 productores –aunque son 300 los que proveen el 70% de la producción nacional– y unos 150 faenadores.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *