2 de julio de 2010 13:47 PM
Imprimir

Molinos apuesta a una cosecha récord de soja

Sabemos que las dificultades actuales en el comercio con China pueden llegar a agravarse, pero también estamos seguros de que la producción argentina de soja llegará en no mucho tiempo a los 70 millones de toneladas anuales, y la planta que construiremos es un paso para adecuarnos a esa futura realidad».

Una alta fuente de Renova -el joint venture conformado por Molinos Río de la Plata y las aceiteras Vicentin y Moreno Hermanos, propiedad de la estadounidense Glencore- explicó por qué anunciaron la construcción de una procesadora de porotos de soja en la que invertirán u$s 350 millones.

El empresario aclaró también que allí no se hará biodiésel; la empresa Renova tiene una planta en la que se extrae combustible orgánico a partir de la soja en San Lorenzo (Santa Fe), junto a la planta de Vicentín, pero en la que se levantará en Timbúes (a pocos kilómetros de allí) sólo se harán aceite y harina de soja. Cabe recordar que hace un par de meses Molinos Río de la Plata pagó cerca de u$s 50 millones por el 33% de Renova, a la que ingresó como socio igualitario de los dos grupos fundadores.

En la actualidad, China mantiene suspendidas sus compras de aceite de soja local, aduciendo que se trata de una represalia por las barreras paraarancelarias impuestas por el Gobierno argentino al ingreso de mercadería (ropa, zapatos, etc.) fabricada en el gigante asiático y que llegaban a valores de dumping.

Sin embargo, dice el industrial, la medida china esconde (mal) la voluntad de ser ellos quienes agregan valor al «commodity» poroto de soja. Desde que se anunció la restricción a las compras de aceite argentino, se incrementó de manera dramática la exportación de porotos «crudos» a China, donde se los muele y refina, y se los convierte en harinas y aceites.

«De nuevo: esperamos que la crisis con China se solucione pronto y cuando inauguremos la planta -dentro de dos años- se haya normalizado el comercio con ese país», dice la fuente.

Capacidad

La planta de Timbués -cuando se la ponga en marcha- tendrá una capacidad de molienda de entre 9 y 10 mil toneladas diarias; en la actualidad -por citar sólo el caso de uno de los tres socios de Renova- Molinos Río de la Plata muele 20.000 toneladas por día, una cifra similar a la de sus dos socios. Entonces, agregará apenas un 20% de capacidad al grupo, o sea, algo parecido al incremento de la cosecha que se proyecta para dentro de dos años.

Cabe apuntar también que del poroto de soja un 18% se convierte en aceite y el resto, en harina. «Para hacer biodiésel se le agrega al aceite un proceso extra», explica. «No está previsto hacer ese proceso en la planta futura». Molinos ya produce unas 100.000 toneladas anuales de combustible orgánico a partir de la soja en su planta de Santa Clara.

La fuerte apuesta al procesamiento de soja parecería indicar que Molinos vuelve a volcarse al negocio de los «commodities» descuidando el de las marcas, algo que sucedió durante la presidencia de Juan Manuel Forn, y que su sucesor (y actual CEO del grupo), Guillermo García, revirtió. Fuentes de la empresa descartaron de plano esa posibilidad, e indicaron que tienen en carpeta proyectos en el negocio del consumo masivo que revelarán a medida que se vayan concretando. De hecho, hace varios meses que en el ambiente del supermercadismo viene circulando el rumor de que Molinos estaría a punto de concretar una compra significativa en el sector alimentario.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *