3 de julio de 2010 07:43 AM
Imprimir

Sorpresas alcistas para el maíz

El USDA recortó stocks y área sembrada en EE.UU.

Los relevantes y esperados reportes que el USDA difundió el martes último fueron la sorpresa de la semana para los mercados granarios internacionales y, en particular, para la plaza maicera. En efecto, el recorte efectuado por el organismo en el área sembrada con maíz en los Estados Unidos y el ajuste negativo en sus stocks trimestrales al 1º de junio derivaron en fuertes alzas en las cotizaciones del forrajero en la Bolsa de Chicago. La cuestión es sencilla. Los guarismos ahora reportados por el USDA hacen necesario que la cosecha estadounidense de la presente temporada (40% de la oferta mundial) alcance un rinde récord histórico de 104 quintales en casi 33 millones de hectáreas, sólo para mantener el nivel de reservas de los Estados Unidos en el orden del 10 por ciento del consumo anual. Todo un desafío que se da en un contexto en el cual la administración Obama ha renovado su espaldarazo político a la utilización de etanol y la producción china de maíz -20% de la oferta global- continúa enfrentando algunos contratiempos por la falta de lluvias suficientes. Recuperación Así, los precios del maíz en Chicago recuperaron posiciones luego de muchas jornadas de recortes como consecuencia del muy buen desarrollo que los cultivos en estadounidenses han evidenciado hasta ahora. Pero la etapa crítica de la floración recién comienza y las próximas semanas serán cruciales para que se pueda verificar la eventualidad de una producción récord. Entonces, la atención de los operadores se concentrará en dicha instancia, mientras otros factores de mercado serán dejados momentáneamente de lado. Entre ellos, la crisis europea y la consecuente firmeza del dólar (factor bajista) y la abultada posición comprada de los fondos de inversión en Chicago (amenaza bajista). Aún así, no son pocos los que siguen con especial atención la conducta china en los mercados granarios. En nuestra opinión, se trata de una cuestión clave para los próximos tiempos. La cotización interna del maíz en China, en el orden de los US$ 270/290 por tonelada según zonas, supera cómodamente la paridad de importación. Es decir, conviene comprar maíz en EE.UU. a un valor FOB de US$ 170 y pagar el flete de US$ 68 por tonelada para llegar hasta los puertos chinos. Algo similar pasa con la soja. Los márgenes de molienda de las plantas chinas son muy negativos utilizando mercadería del mercado interno. Les conviene, holgadamente, moler soja importada. Entonces, ¿qué pasa con China? Buena pregunta, toda vez que los datos de producción, consumo, y stocks en la nación asiática son un secreto de Estado. Pero su conducta comercial en los mercados es de público conocimiento y, últimamente, ha generado interesantes interrogantes. Para seguir con atención. Impacto local Lamentablemente, la "traducción" del comportamiento de Chicago al mercado local no es lineal. El proceso de formación de precios en la plaza maicera doméstica está a punto de verse limitado por el eventual cierre de las "licencias" de exportación, bajo la consigna de "defender la mesa de los argentinos". En la plaza triguera, la historia no es muy distinta. Queda mucho trigo sin vender en manos de productores, acopiadores y/o cooperativas (en el orden de los 2,5 millones de toneladas) que el Gobierno tiene "reservadas" para la industria molinera. Mientras tanto, la molinería brasileña reconoce explícitamente su dependencia del trigo argentino y pide una política triguera para el Mercosur. Sólo resta que, de este lado del mostrador, se decida defender los intereses de la producción y de nuestra industria con inteligencia.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *