1 de julio de 2018 00:51 AM
Imprimir

Focos de rabia en ganado en Gral. Delgado, Itapúa

Paraguay : Animales con rabia paresiante existen en General Delgado, Itapúa. Fueron detectados casos positivos en las compañías Hugua Guasu; San Pedrito y San Antonio. Hasta ahora son diez los vacunos muertos con síntomas nerviosos, explicó el jefe de la unidad zonal del Senacsa de Coronel Bogado, Luis Arce

El referido funcionario del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), dijo que estaban recorriendo las compañías aledañas para descartar otros casos e informar acerca de la necesidad de vacunar a bovinos, equinos, mulares, ovinos, suinos y caninos, entre otros.

“Las personas que estuvieron en contacto con los animales enfermos también deben trasladarse al centro de salud más cercano, para recibir la dosis de vacuna”, manifestó Arce.

Anunció que la VII Región Sanitaria ya fue informada para proveer la vacuna e inmunizar a las personas que estuvieron en contacto con los animales.

Los profesionales de Senacsa realizan las tareas de contención para contrarrestar la situación, con la inoculación de los mamíferos en la cercanía. “Más de 1.500 vacunos, equinos y caninos ya fueron vacunados”, aseguró Arce al respecto.

El costo de la vacuna en veterinarias es de G. 35.000 con dosis para 25 vacunos. “Los que estuvieron en contacto con animales enfermos indefectiblemente deben asistir al centro de salud. La vacuna es gratis. En farmacias el costo de la dosis para humanos es de unos G. 250.000”, explicó también el veterinario consultado.

Ante síntomas, reportar inmediatamente

Recomiendan, que en caso de que los animales presenten alguna sintomatología de la rabia, como el aflojamiento de las caderas, movimientos incoordinados, saliva espumosa, la cabeza echada hacia atrás y huellas de pedaleo en el suelo, producto de las convulsiones, reportar lo antes posible al veterinario del área en Senacsa.

Reiteran también la advertencia de que todos los animales de sangre caliente pueden ser contagiados, incluido el ser humano.

“Una vez que el animal muere, se lo debe quemar –principalmente la cabeza–, previa extracción del cerebro que debe ser remitido a un laboratorio para confirmar la enfermedad. La extracción debe ser realizada por un profesional”, expuso Arce.

La rabia paresiante es una enfermedad cíclica y es transmitida por un murciélago vampiro que se alimenta de la sangre de su víctima. “Su hábitat son las zonas boscosa y serranías”, informó el profesional.

Fuente:

Publicidad