5 de julio de 2010 13:28 PM
Imprimir

Control de parásitos en cabras

Uno de los problemas que más afectan a los rodeos caprinos es la parasitosis

El diagnóstico de este mal puede realizarse en dos formas: la primera es observando si el animal tiene diarrea; en tanto que la segunda forma es observando el ojo del animal. El método Famacha para el diagnóstico de las anemias producidas por parasitosis internas es económico y a la vez muy efectivo.

El nombre de Famacha viene de las siglas de su ideólogo Francois (Faffa) Malan Chart (tabla de referencia en inglés): FAffa MAlan CHArt.

El citado diagnóstico se realiza de la siguiente forma: se toma la cabra de la cabeza con una de las manos, y con la otra mano, utilizando el dedo pulgar, se toma el párpado del animal y se observa el color de la conjuntiva. De acuerdo a los estudios actuales, existen cinco comparaciones que van desde el color rojo hasta el blanco para saber si el animal tiene o no parásitos.

Si se nota un color rojo en la conjuntiva del mismo, significa que no está con problemas de parásitos. Sin embargo, si el color de la conjuntiva es rosado claro, esto significa que el animal debe ser tratado rápidamente. En tanto que, si el color de la conjuntiva es blanco, esto demuestra que los parásitos han afectado al animal e inclusive en cualquier momento puede morir.

LOS VERMES

Entre los parásitos más comunes de las cabras, encontramos varias especies de Haemoncus, que son unos vermes succionadores de sangre que producen una anemia severa en el animal, causando pérdidas económicas al productor caprino, tanto por falta de productividad del animal como por la mortandad de estos. Dentro del manejo de un rodeo caprino, la tendencia es solucionar el problema tratando al rebaño entero con un antiparasitario, pero esta práctica se vuelve contra el criador en el momento de los cálculos, debido al costo del tratamiento y a la mutación de los vermes que cada vez se hacen más resistentes. Una vez identificado el problema, el criador debe recurrir inmediatamente a un especialista, de modo de buscar una solución para este mal y a la vez precautelar la seguridad del resto del rebaño.

PASTURAS

Los animales criados a campo y que se alimentan de las pasturas son los más propensos a sufrir el problema de los parásitos, debido a que se encuentran al aire libre y expuestos a una infección.

Por tanto, es importante que los criadores sepan qué hacer, ya que pueden optar primeramente por realizar los análisis del rebaño, o cambiar el manejo de sus animales y hacerlo en forma estabulada o en confinamiento.

Prof. Dr. José María Espínola
Especialista en cría de cabras

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *