2 de julio de 2018 11:02 AM
Imprimir

“Vamos a derribar el sistema de conducción unitario de La Rural”

Lanari. Los candidatos de la oposición proponen cuadriplicar los socios, terminar con el presidencialismo y superar la imagen elitista

La entrevista se lleva a cabo en uno de los pisos más altos de una lujosa y moderna torre del bajo porteño. Era un martes agitado. La Argentina acababa de ganarle a Nigeria 2 a 1 con un gol agónico. La adrenalina post-partido se sentía en las calles, todavía Francia era un interrogante y una esperanza.

En las oficinas del Grupo Bermejo -un holding agrícola, ganadero y forestal que opera en las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos- Alberto Ruete Guemes (64) y Marcos Pereda Born (53) reciben a LPO. Ambos, se trazaron un objetivo más que ambicioso. Por primera vez en 28 años, la Sociedad Rural Argentina (SRA) tendrá dos listas rivales en las elecciones que se realizarán a fines de septiembre próximo. La última vez que hubo internas en la SRA fue en 1990 cuando se enfrentaron Eduardo de Zavalía y Horacio Gutiérrez.

Si bien a principios de los ’90 se vivían momentos difíciles, actualmente la Rural atraviesa situaciones muy complejas. El “Bono-Gate” del actual ministro Miguel Etchevehere, que reveló en exclusivo este medio a fines del año pasado, provocó una división a nivel dirigencial nunca antes vista. El resultado de la votación que terminó aprobando el polémico pago de 500 mil pesos a su entonces director dejó en evidencia que las cosas en la SRA estaban mal. Fue un ajustado 14 a 11.

“Todo esto nos hizo mucho daño, las decisiones hay que estudiarlas y madurarlas más. No se pueden tomar este tipo de medidas a las apuradas. Nunca se evaluó las posibles consecuencias”, reconoce Ruete Guemes que intentará destronar al actual presidente interino de la SRA, Daniel Pelegrina, secundado por Carlos Vila Moret.

-Teniendo en cuenta que no es un hecho usual que haya internas en la SRA, ¿cómo surgió la posibilidad de competir en las elecciones?

Alberto Ruete Guemes: A fines del año pasado un grupo importante de socios de la entidad empezaron a plantear la posibilidad del recambio y me vinieron a ver para saber si yo podía encabezarlo. El desafío era lindo porque se planteaba una entidad distinta, más moderna y federal. Empezamos a armar un equipo de trabajo y hoy somos 40 personas y vamos a seguir creciendo. Nuestra idea es potenciar el Instituto de Estudios Económicos que es clave a la hora de tener diagnósticos certeros del estado de situación de los distintos complejos productivos.

Para Ruete Guemes, el bono de $500 mil que cobró el ministro Etchevere le “hizo mucho daño” a la SRA. “Las decisiones hay que estudiarlas y madurarlas más”, dijo.

Marcos Pereda Born: Armamos un equipo interesante con mucha capacidad de trabajo y muy buen nivel personal de cada uno. En nuestro equipo tenemos una diversidad de escala enorme entre los productores. Hay desde muy chicos, hasta grandes, pasando por medianos. Queremos hacer un federalismo bien realista y bien trabajado. En los últimos días estuvimos en Corrientes y lo que planteamos a todo el interior es empezar a detectar las necesidades de los productores. Ósea, que venga el problema y trabajarlo entre todos de abajo hacia arriba.

-¿Creen que tienen posibilidades de ganar la elección?

ARG: Mirá…es muy bueno el trabajo que venimos haciendo. Provocamos un cambio muy bueno a partir de un montón de ideas y proyectos que se pueden realizar y que no estaban planteados para trabajar. El socio del interior nos apoya mucho y de ahí nuestro lema es “bien cerca tuyo”, porque queremos estar bien cerca de los productores. Es difícil evaluar cuál va a ser el resultado final, pero creo que tenemos muchísimas posibilidades.

Alberto Ruete Güemes.

-Hay encuestas que muestran que la opinión pública ve a la SRA como una institución de “latifundistas” y “terratenientes”. ¿Cómo piensan hacer para cambiar esta imagen?

MPB: La imagen que da la SRA actualmente es la que habría que romper alineando el federalismo y ampliando la base de representatividad. Hay que incorporar una base grande de nuevos socios porque es principal para que nuestro gremialismo tenga fuerza. Debemos generar procesos de integración con las sociedades rurales del interior. En todo esto tenemos que trabajar para ser la resultante de un esfuerzo grande en post de un contenido mucho más sólido que el que tenemos.

ARG: Como dice Marcos…hay que trabajar la imagen porque la realidad no es la imagen. Hace cuatro años cuando fui director de socios encargué una encuesta para evaluar el tamaño de todos los representados. La media estaba en 600 hectáreas y hoy creo que debe ser menor. Lo que pasa es que la diversidad es enorme. Hay mucho productor que está en los registros genealógicos y otros tantos de cabañas muy chicas de 20 o 30 hectáreas que tienen que ser socios por un tema de inscripción de animales.

Nosotros sentimos el apoyo del interior, donde nos piden que generemos un cambio. Muchos productores ven que la Rural está lejos y no les aporta nada.

-¿Creen que hay que aumentar la cantidad de socios?

ARG: Queremos cuadriplicar los socios. En la última elección hace 28 años había 10 mil socios y ahora caímos a apenas 2.500. Ahí, evidentemente, tenemos un problema. La idea es tener una base de representación muchísimo más grande.

MPB: Internamente nos ponemos objetivos bien altos. Vamos por la máxima. Hay un tema generacional que hace que la imagen de “terratenientes” que tiene la entidad no concuerde con la realidad.

-¿Por qué consideran que las gestiones anteriores no le dieron importancia o no trabajaron la imagen de la entidad ante la sociedad?

MPB: Es difícil juzgar el pasado. Pero creo que fue algo que se fue arrastrando de muchos años y distintas generaciones. La SRA nació en 1860, prácticamente a la par del país. Creo que hay que mirar para adelante y proponernos que a partir de ahora queremos dar vuelta esto.

ARG: Comparto lo que dice Marcos, sobre todo en un sector tan importante en la economía nacional donde la representatividad es fundamental para la toma de decisiones. Tenemos que armar una entidad gremial fuerte y grande que actué como intermediario entre las decisiones del gobierno y las necesidades de los productores.

-¿Cómo viven el hecho de ser actores principales de una interna en una entidad que no está acostumbrada a las internas?

ARG: Nosotros nos sentimos muy bien. Instalar una interna democrática en una entidad como esta sólo ayuda porque crea la posibilidad de tener proyectos, de intercambiar ideas y de crecer entre todos. Partimos de la base de que siendo un padrón muy chico y conociéndonos todos, no debería haber ningún problema. Solo deber haber diferencias conceptuales que en definitiva hacen a una discusión mejor.

-¿Cómo toman que los ex presidentes de la SRA apoyen a Pelegrina?

ARG: Y bueno, se pusieron de acuerdo y respaldan a la otra lista. Lo que nosotros sentimos es el apoyo del interior que nos piden por favor que provoquemos el cambio. Muchos productores sienten que La Rural está lejos y no les aporta nada.

MPB: Si vemos que la sociedad pide un cambio a nivel gobierno en general, esto se traslada también a nivel gremial. Lo que hoy es La Rural lo sabemos claramente y no es lo que el país necesita. Los productores quieren una entidad que realmente defienda al sector, algo más pujante.

Marcos Pereda Born.

-¿Hubo algún intento de acercamiento para cerrar una lista única con el oficialismo?

ARG: Sí, existieron intentos, pero no se llegó a un acuerdo. Ellos ya presentaron su lista y nosotros lo estaremos haciendo durante el transcurso de los próximos días.

-¿Qué relación tienen con Pelegrina?

ARG: Nos llevamos muy bien. Es muy buena persona. Pero lo que nosotros pretendemos es una Rural distinta, más moderna. La Rural estaba muy presidencialista, armada únicamente desde el presidente. Queremos transmitir una imagen de equipo distinta. Siempre fuimos muy dependientes del presidente. Todas las decisiones se tomaban de manera unitaria.

MPB: El managment de hoy es más moderno, normalmente se achata, se consolidan más las bases y la información surge de arriba hacia abajo donde se buscan mayores consensos. Este modus es histórico en la SRA. No es por caerle a alguien en particular, sino que fue así siempre.

-¿Cómo van a trabajar la escasa presencia de mujeres que hay en la SRA?

ARG: Las mujeres representan un 10 por ciento en nuestra lista y la idea es incorporar muchas más. Partimos de la base que estamos en un sector en el que las mujeres no se asocian directamente. Por suerte contamos con un número importante de jóvenes. Históricamente se les dio poco espacio a los jóvenes y es fundamental que participen porque hay generaciones enteras que no tienen recambio. Sobre todo en un mundo digitalizado en el que las cabezas están armadas de otra manera.

 

Etchevehere y el “Bono-Gate”

-¿Qué conclusiones les dejó el escándalo que causó el pago de 500 mil pesos al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere?

ARG: Fue un tema que no nos benefició en nada. Viendo el resultado posterior, todos se hicieron cargo de alguna culpa, incluso Luis Miguel devolviendo el dinero. Hizo más ruido que el necesario en una institución que no debería haber pasado por una situación como esta. Las decisiones hay que estudiarlas y madurarlas más; no se pueden tomar estas medidas a las apuradas. En ningún momento se evaluó las consecuencias.

En nuestra gestión nunca hubiera ocurrido lo del bono del Etchevehere. No hubo la sensibilidad suficiente para darse cuenta que este tema no iba y era problemático y al final trascendió porque las bases se manifestaron.

MPB: En el tema del bono entra el federalismo también. Si hubiese habido un verdadero federalismo, esto no pasaba. El enojo se creó porque las bases son las que lo manifestaron. No hubo la sensibilidad necesaria para darse cuenta que era un tema que no iba y que era problemático.

-En una gestión de Ruete Guemes y Pereda Born, ¿hubiese ocurrido el “Bono-Gate”?

ARG: De ninguna manera. En nuestra gestión esto no pasaba ni va a pasar. Incluso, tomamos la decisión de bajar el sueldo del presidente y del vicepresidente a la mitad para crear un fondo federal y poder tener más movilidad de la comisión directiva al interior. Haciendo este aporte creemos que podemos ayudar a que los directores se reúnan tres veces por año.

MPB: No queremos que haya disparidad entre el presidente y el vicepresidente con respecto a los directores que no cobran. Hay un montón de gastos federales y viáticos de transporte que son personales de los directores. Esto genera ruido y nuestra idea es minimizarlo.

-¿Cuál debe ser la relación de la SRA con el Gobierno?

ARG: Creo que tenemos que trabajar mucho los temas, ser concientes de cada acción que hay que llevar adelante y marcar la cancha. La problemática del sector hay que transmitirla a los gobiernos y que sea en ese ámbito donde naturalmente se tomen las decisiones.

-¿Cómo ven al gobierno de Macri a dos años y medio de la asunción?

ARG: Vemos un gobierno con buena voluntad, con una actitud favorable hacia el campo, pero sin suerte en cuanto a resultados concretos. La opción del gradualismo es difícil porque es como caminar por una especie de cornisa. Hay solo financiación externa y por otro lado una sociedad que no puede afrontar un ajuste profundo. Se percibe que la sociedad quiere un cambio más allá de los nubarrones que se ven.

MPB: Macri agarró el país en picada y lo estabilizó. Es verdad que en estos meses está teniendo dificultades que en parte son por cuestiones externas y otro tanto por temas internos que son criticados. Pero se está transitando un momento difícil en el que el gasto es enorme y el requerimiento de la necesidad social también es muy grande, con lo cual no hay una solución sencilla.

El gobierno de Macri ha tenido una actitud favorable hacia el campo, pero está sin suerte en cuanto a resultados concretos. Estamos transitando un momento difícil en el que el gasto es enorme y las necesidades sociales también.

-En 2015 Etchevehere, como presidente de la SRA, jugó abiertamente a favor de Macri en las elecciones. ¿Ustedes expresarían algún tipo de apoyo político en 2019?

ARG: Es claro que somos una entidad gremial y no política. Vamos a jugar por los productores.

-¿Piensan mantener a la SRA en la Mesa de Enlace?

MPB: Lo principal es un tener un gremialismo fuerte. Para esto tenemos que consolidar el frente de la Mesa de Enlace, los consejos federales y las posibles alianzas que podamos tener con todas las entidades. El interés de todos es el mismo: mercado, reglas claras y producción.

ARG: La idea es potenciar la Mesa de Enlace, seguir creciendo como entidades y después que cada una trabaje con sus productores. Hay premisas que debemos mantener y después lógicamente que en materia ideológica puede haber diferencias. Pero la cancha la tenemos que marcar entre todos.

-¿En su rol de productores, cómo vivieron los 12 años de gobiernos kirchneristas?

MPB: El campo entero sufrió una barbaridad a esos gobiernos.

ARG: Yo puntualmente lo sufrí como presidente de la Sociedad Rural de Cañuelas en las rutas. Tuve atentados y todo. El intendente (de Cañuelas) es Gustavo Arrieta que fue ministro de Asuntos Agrarios de Daniel Scioli. Tengo una relación de respeto mutuo con Arrieta. Nos vemos seguido porque soy director de la Sociedad Rural de Cañuelas. Lo considero un político hábil, con mucha cintura, pero no comparto sus ideas.

Ruete Guemes, ¿cómo tomó las críticas que se le hicieron a usted por el rol de su hijo durante el gobierno de Cristina Kirchner?

ARG: Mi hijo Rodrigo fue secretario General de ANSES durante todo el periodo de Diego Bossio. Tengo una familia muy comprometida con lo social y con el país. Mis dos hijos son políticos profesionales con estudios en el exterior. Uno trabaja en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Yo siento un orgullo enorme por el trabajo de mis hijos. No hay ningún problema, sino todo lo contrario, porque hacen un esfuerzo enorme por hacer las cosas bien. Además, en mi casa no hay ningún inconveniente por el hecho de pensar distinto.

-Hay sectores que buscan instalar la idea de que el campo fue el gran beneficiado por el gobierno de Macri…

ARG: Sí, pero se da en medio de un año en el que hay una problemática tremenda con inundaciones, sequías y la vuelta de las lluvias en plena cosecha. Es un sector que está golpeado con una presión impositiva importante. Todos estos temas hay que tratar de hacerlos entender sin lágrimas, entendiendo que somos generadores de la economía.

-¿Creen que sería un error del Gobierno volver a un esquema de retenciones al agro similar al del kirchnerismo?

ARG: Estamos justo en un momento en el que nos encontramos con una soja récord para abajo en torno a los 300 dólares. Es verdad que el dólar subió, pero para nosotros significa mayores costos. En un año en el que no hay capital de trabajo y que el dólar se encareció para los insumos con un margen de una soja de 300 dólares, el negocio es muy fino. Queremos que se respete la baja gradual.

MPB: Las tres bases que planteamos son: producción, mercados y reglas de juego claras. Esto es lo que nos tiene que determinar el futuro. El sector respondió invirtiendo más. Hoy ante una nueva apuesta sin capital de trabajo y desinversión, es importante que las retenciones no se toquen y que lo que estaba establecido quede así.

Queremos que se respete la baja gradual de las retenciones. Estamos con un récord de precios bajos en la soja  y la suba del dólar también significa mayores costos, el negocio está muy fino. Además, el campo respondió invirtiendo más.

-¿Cómo impactó la suba del dólar en el campo?

ARG: Pegó para bien en cuanto a los precios en un momento en el que no todos los productores tuvieron la cosecha que esperaban.

MPB: En ganadería la devaluación pegó directamente en los precios. Hoy el precio en relación a nuestros vecinos está un 30 o 40 por ciento abajo en dólares. No es todo agricultura.

-¿Cuáles son las producciones que mejor y peor están?

ARG: Los productores de leche están perdiendo más de un peso por litro por el aumento de costos. En frutas el problema de competitividad es enorme. Es muy difícil llegar a los puertos. Los que mejor andan son los productores agrícolas que pudieron zafar de la sequía y que están más cerca de los puertos.

MPB: Yo lo dividiría en lo que es exportación y mercado interno. Lo que va para afuera está bien y lo que queda acá está mal. En el sector lácteo y ganadero está todo muy difícil. En cambio, los que pudieron cosechar, están bien…

Estoy coordinando la mesa forestal con todo el Litoral. Tenemos un potencial enorme que hay que capturar con bitrenes instalando industrias para generar demanda. El problema de la madera es su valor y necesita que la logística sea competitiva.

-Ruete Guemes, ¿está de acuerdo con el traslado del Mercado de Liniers a Cañuelas?

ARG: Si, claro. Para Cañuelas es muy bueno porque va a movilizar la economía. El proyecto es muy interesante porque no es sólo el mercado, sino que hay centros de convenciones, de remates y concesionarias de camiones. Además, que la plaza más grande de venta de hacienda del país salga de Capital Federal le hace bien a la Argentina. Por Cañuelas pasa el 70 por ciento de los camiones que entran a Liniers. Es un lugar estratégico.

-¿Cómo van a trabajar y qué importancia le darán a la exposición de Palermo?

ARG: La vamos a potenciar trabajándola todo el año, no sólo en la muestra. Palermo es la herramienta natural para acercarnos a la gente de las ciudades. Es la herramienta para mostrar la genética nacional y el potencial del campo en un lugar de muy fácil acceso. Es una herramienta para la comunicación y las posibilidades que podemos aportar.

Fuente:

Publicidad