6 de julio de 2010 07:24 AM
Imprimir

Uruguay y el ovino en su mejor momento

De acuerdo a un informe de junio difundido por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), la Organización de Naciones Unidas (ONU) para la Agricultura y la Alimentación (FAO) proyectó para 2010 un crecimiento de la producción mundial de carnes de 1,8% alcanzando los 286.444.000 toneladas, y la carne ovina consolida su firmeza con una caída de la producción y una demanda de Medio Oriente que permanece inalterada ante los aumentos de precios.

El informe sostiene que la recuperación de los precios a nivel mundial y las buenas condiciones climáticas, tanto en Oceanía como en Sudamérica, favorecen un proceso de retención que se reflejará en una caída de la producción mundial.
Según la FAO, la producción de los principales exportadores de carne ovina, como Australia y Nueva Zelanda, no sólo no se recuperará durante 2010, sino que es de esperar una contracción de 1% con un volumen del entorno de las 700.000 toneladas. Frente a estas restricciones de la oferta, se encuentra una demanda de Asia, y sobre todo, de Cercano Oriente, que por razones culturales permanece firme e inalterable a las variaciones de precios. Desde 2009 está ocurriendo en el mercado de carne ovina que Australia y Nueva Zelandia, que concentran el 90% de las exportaciones mundiales de carne ovina, están en un proceso significativo de reducción de sus stocks.
Se maneja como una de las causas fundamentales en Nueva Zelandia una competencia muy fuerte por el recurso suelo a partir de la expansión de rubros como la lechería y la forestación, que están desplazando con sus rentas a la producción ovina dejando al stock en los niveles más bajos desde hace 40 años. En Australia se está procesando un cambio del sistema de producción lanero al carnicero, pero con una tendencia al descenso del stock ovino debido a que la lana todavía mantiene un peso muy importante en la ecuación económica. Esto está llevando, dijo Carlos Salgado a El País, a una reducción de la oferta que tuvo un pico importante en 2009 con la fuerte sequía que afectó a Oceanía y determinó que en Nueva Zelandia cayera abruptamente la oferta de corderos en cuatro millones de cabezas y nunca se recuperó. En Australia, a partir de los buenos precios de la carne ovina en el mundo, se está dando un proceso de retención de animales, lo que hace que las categorías adultas bajen su oferta en forma significativa.
La caída de la oferta de animales adultos en Australia hoy se ubica en el orden del 26%, dijo Salgado.
Desde el lado de la demanda, Salgado coincide con el informe de FAO al señalar que el componente religioso que impulsa las compras de carne ovina por parte del mercado de Medio Oriente mantiene inalterable el interés por el producto, más allá de las fluctuaciones del precio.
Recordó que para Uruguay, Medio Oriente fue uno de los motores de las exportaciones de carne ovina en lo que va del año. Mientras las exportaciones bajaron en términos globales, las colocaciones en Medio Oriente se duplicaron.
Esto evidencia un desvío comercial hacia ese mercado, incluso sacrificando el cumplimiento de la cuota con la Unión Europea (UE). Uruguay tiene una cuota de ingreso de carne ovina con arancel cero a la UE de 5.800 toneladas y en el primer semestre de 2010 las ventas a ese mercado están 1.000 toneladas por debajo del mismo semestre de 2009. Si bien siempre Uruguay cumplió con esta cuota, se está notando un enlentecimiento producto de las buenas condiciones del mercado de Medio Oriente. Según los datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), el precio promedio de las exportaciones de junio pasado a Emiratos Árabes fue de U$S 4.200 la tonelada, mientras que Europa está a U$S 4.000. La diferencia, dijo Salgado, es que para la UE lo que se vende es solamente desosado, lo mejor del animal, mientras que para Medio Oriente va toda la carcasa.
LanasEl mercado lanero local continuó esta semana aumentando su ritmo de negocios.
Según la Cámara Mercantil, el precio de la lana Corriedale se encuentra entre U$S 2,35 y U$S 2,45. Para la lana Merino de 21 a 22 micras, el valor varía entre U$S 4,40 a U$S 4,50 dependiendo de su finura. La Ideal y Merilín se mantienen a valor nominal

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *