7 de julio de 2010 07:47 AM
Imprimir

La carne argentina complica ventas hacia el mercado ruso

Perspectiva. El principal comprador ve precio más barato

Los importadores rusos han bajado sus compras de carne uruguaya en las últimas semanas. La presencia de carne argentina más barata que se suma a la baja del euro, complican los negocios de los importadores de Rusia. "En estos días Rusia está muy quieto, compra muy poco y los precios bajaron entre 5% y 8% debido a la caída del euro que sigue con una depreciación importante", aseguró a El País Samy Ragi, director comercial de la empresa Mirasco Food Merchants que habitualmente realiza la mayor parte de los negocios con carne uruguaya en este mercado. Pero en el mercado ruso, no sólo la caída del euro está provocando que los importadores compren menos carne, sino que -según precisó Ragi-, "hay una presencia aumentada de carne argentina. Es producción de enero y febrero de este año que se volcó al mercado a precios muy por debajo de los uruguayos. Esos cortes se están vendiendo al mero precio de la necesidad". Sin ánimo de hacer futurismo, el director comercial de Mirasco International Food Merchants estimó que, para el segundo semestre los importadores rusos "harán negocios esporádicos con carne uruguaya", por lo que continuará la actual tendencia. No sólo Uruguay exporta gran parte de su carne vacuna a la Federación Rusa, también para Brasil y Paraguay es uno de los principales mercados. Por el momento, no hay una gran presencia de carne vacuna de ambos países en este mercado -a esta altura del año-, porque las faenas bajaron. "El problema va a ser cuando, a partir de la primavera, la producción comience a crecer y la presión en la oferta de la carne brasileña y paraguaya sea mayor", analizó Ragi en diálogo con El País. Aún comprando poco, la Federación Rusa continúa siendo el principal comprador de carne bovina uruguaya y lleva un buen volumen importado en lo que va del año. Prácticamente duplicaron las compras de carne vacuna en el período enero-mayo de 2010 al ser comparado con igual lapso del año anterior. En el 2009 -a junio- se habían exportado 37.389 toneladas peso carcasa, mientras que este año se llevaron 55.918 toneladas peso carcasa. Para Ragi, en estos meses, el euro no está ayudando a contar con un mercado ruso estable y, para cubrirse de las bajas de esta moneda, los importadores de carne realizan negocios a muy corto plazo. La situación contrasta duramente con la que se registraba el año pasado a esta altura del año, donde estaban comprando "con el acelerador a fondo" y donde a la fuerte demanda de cortes, se sumaban las menudencias. La mayoría de los negocios rusos se centran hoy en delanteros bovinos y recortes del desosado (trimming). FUTURO. El vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Pérez Abella, aseguró a El País que las perspectivas para la carne uruguaya son muy buenas. "Hasta ahora no hubo problemas en la comercialización y todos los informes que hemos visto son optimistas y marcan que no habrá problemas en la colocación de nuestros cortes". Según Pérez Abella, los precios "se mantienen firmes y no vemos problemas para la comercialización del producto". RESTRICCIÓN. Otros que comienzan a ver complicadas las ventas hacia Rusia son los exportadores estadounidenses que enfrentan nuevos requerimientos para exportar carne bovina y de ave a Rusia. Las compañías estadounidenses deberán ser identificadas en un listado de plantas aprobadas y tendrán que garantizar que la carne proviene de establecimientos aprobados por su servicio veterinario para exportar a ese destino. "A pesar de no existir barreras oficiales para la exportación de productos cárnicos preparados hacia Rusia, este destino mantiene ciertos requerimientos que son difíciles de cumplir", dijo el portavoz del Servicio Agrícola Exterior del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), Katie Gorscak, cuyas declaraciones fueron publicadas por BeefPoint. Hasta ahora no hubo acuerdo. Hay otros destinos para defenderse La baja del euro también está complicando los negocios en el mercado de la Unión Europea (UE), donde la cadena cárnica uruguaya vuelca los cortes de mayor valor a través de una cuota cárnica de 6.300 toneladas, conocida como cupo Hilton. Más allá de los problemas coyunturales, la sanidad que conquistó el país le posibilita tener suficiente abanico de mercados como para defenderse, buscando los mejores precios. Son más de 100 los destinos habilitados para el producto y, por ahora, Uruguay es el único país de la región que puede ingresar en América del Norte con su carne fresca, desosada y madurada. Canadá, Estados Unidos y México cobran una importancia vital en el momento en que los frigoríficos tienen que vender una res entera, pero corte a corte y subproducto a subproducto.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *