9 de julio de 2010 00:42 AM
Imprimir

Colombia  –   Al oído del nuevo ministro del agro

El Presidente electo sigue sorprendiendo con sus aciertos en los nombramientos de personas claves en los ministerios fundamentales para lograr el desarrollo económico que ha prometido

Juan Camilo Restrepo, el nuevo ministro de Agricultura, es una de las personas más preparadas para llevar al agro colombiano a una nueva etapa.

Restrepo (Medellín, 19 de octubre de 1946) es doctor en derecho con especialización en economía y una larga experiencia laboral que va desde su temprano desempeño como secretario de la Junta Monetaria, hasta ministro de las administraciones de César Gaviria y Andrés Pastrana, en Minas y Hacienda respectivamente, pasando por cargos como representante de la Federación Nacional de Cafeteros ante la Organización Internacional del Café; superintendente Bancario; presidente de la Comisión Nacional de Valores; gerente comercial de la Fedecafé entre 1986 y 1990; miembro histórico del Comité Regional de Cafeteros de Antioquia, y actualmente pieza fundamental en la junta directiva de EPM.

Al lado de Juan Carlos Echeverry y María Ángela Holguín, Juan Camilo Restrepo se convierte en eje fundamental de lo que quiere Juan Manuel Santos de la economía colombiana, en lo que tiene que ver con el sector agropecuario. Para nadie es un secreto que la gran asignatura pendiente de la política económica y social está en el campo, un sector estratégico olvidado y capturado por los intereses que siempre han buscado desestabilizar el país como son la guerrilla y el narcotráfico.

Restrepo debe pasar la página de los escándalos que se han ensañado en el Ministerio de Agricultura y hacer una verdadera reforma agropecuaria que desarrolle el potencial económico que tiene el sector en una economía globalizada.

Restrepo debe coordinar políticas agropecuarias sincronizadas con otras carteras que trasciendan el café, las flores, el banano y la caña, cultivos que han tenido gran relevancia en las estrategias nacionales, pero que no han dejado madurar otros cultivos u otras actividades. No toda la gestión del nuevo ministro debe girar en torno a las implicaciones de los tratados de libre comercio, ni a las políticas monetarias que tienen que ver con la revaluación que afecta esos cultivos tradicionales. El Ministro debe velar por la financiación de actividades del pequeño productor; debe diseñar estrategias ambiciosas que desarrollen amplias regiones que no tienen más alternativas que producir cultivos no rentables.

La cartera del agro tiene un papel fundamental en la resolución pacífica del conflicto interno a a través de la educación, de la tecnología y de la urgente participación de los campesinos más jóvenes en el desarrollo nacional. Un buen ministro del agro, con adecuadas políticas rurales, le puede cortar el flujo de personas a los grupos armados, sacando jóvenes de la guerra y volviéndolos productivos. Restrepo debe ser un alfiler de unión con los otros ministerios e instituciones como el Sena y el ICA, para poner su grano de arena en el gran cambio nacional. Tiene la formación y una oportunidad de oro para hacer historia.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *