27 de noviembre de 2009 05:51 AM
Imprimir

Las lluvias marcan el ritmo – Por Ignacio Iriarte

Con la baja del río aguas arriba, se ha detenido la evacuación de las islas del Paraná, de donde llegó a salir entre 60 y 70 por ciento de los dos millones de cabezas que pastaban en setiembre. En los campos más bajos sólo queda 10 por ciento, pero hay lugares en los que ha reingresado algo de ganado.

Ya hay categorías con ofertas que han declinado (vacas, novillos pesados y livianos) y cuyos precios han experimentado interesantes mejoras. Si las lluvias se extienden a las zonas que todavía expulsan hacienda, para diciembre podría combinarse una oferta pastoril muy reducida con una salida de los corrales inferior a la que tenemos hoy. Esta declinación de la faena se combinaría con el incremento de la demanda interna que ocurre todos los años en la segunda quincena de diciembre, aunque en rigor el consumo hoy está flojo y el año pasado, la demanda de carne derivada de las fiestas de fin de año fue claramente inferior a la esperada. A casi dos meses de iniciada la evacuación de las islas, puede decirse que este imprevisto tendría un efecto macro inferior a lo pronosticado inicialmente en la oferta de carne de corto plazo. Islas. Con la baja del río aguas arriba, se ha detenido la evacuación de las islas del Paraná, de donde llegó a salir entre 60 y 70 por ciento de los dos millones de cabezas que pastaban en setiembre. En los campos más bajos sólo queda 10 por ciento, pero hay lugares en los que ha reingresando algo de ganado. Se vendió a bajos precios sólo una reducida proporción de la hacienda cargada durante un par de semanas de evacuación masiva. Salió vaca gorda y manufactura a frigorífico, la vaca parida fue a remates-feria, y poco, lo que estaba gordo, fue también a faena. En cuanto a la invernada, la mayor parte de los animales con un peso superior a 250 kilos fue a feedlot y también a campo. ¿Qué se puede esperar para el destete 2010? Entre 20 y 25 por ciento menos de terneros, poco ternero cabeza pesado (sólo en Cuenca del Salado), terneros destetados más tarde porque la parición se atrasó, un estado inferior (ha sufrido mucho), y terneros en general más livianos. Con la perspectiva de una menor oferta, hay en el mercado a término pocas operaciones, con más compradores que vendedores, porque el criador tiene hoy expectativas alcistas en materia de precios. Si las lluvias se extendiesen por todo el país y los campos se recuperaran por lo menos algo durante el verano, la demanda por terneras para volver a poblar será importante. Y si sube el precio del gordo -muy atrasado- antes de la salida del ternero en el próximo otoño, el feedlot , con subsidios y un mejor precio para el gordo, deberá resignar gran parte del margen de ganancia en el valor de terneros y terneras de invernada. Parece razonable suponer que, a medida que los precios del gordo suban en los próximos meses, el Gobierno nacional -que generalmente va detrás de los acontecimientos- se asuste y apure el pago de las compensaciones. Mejores precios para el gordo, pago más actualizado de subsidios al feedlot , una zafra 20 a 25 por ciento inferior a la anterior, necesidad de repoblar y mercado muy firme para el ternero, son las señales que muestra el panorama ganadero.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *