9 de julio de 2010 09:22 AM
Imprimir

Frenan las exportaciones de carne y el lunes el gremio paraliza Liniers

Moreno avisó que no dará permisos de embarque durante tres semanas

Con casi 30% menos de trabajo, y entre cierres de plantas, un nuevo bloqueo de exportaciones, suspensiones y amenazas de despidos, el gremio de la carne decidió impedir, a partir del lunes y por tiempo indeterminado, el ingreso de hacienda al Mercado de Liniers. La protesta apunta a forzar al Gobierno a cumplir lo que prometió en mayo pasado: un programa especial de subsidios del Ministerio de Trabajo que no ha sido implementado.
El tercio menos de trabajo es un dato de la realidad. Según la estadística oficial, entre enero y mayo la faena de vacunos se contrajo un 27,5% en relación a igual período del año pasado, debido a la fuerte reducción de la oferta ganadera. Cada mes se matan 350.000 vacunos menos que antes y, como siempre sucede, este ajuste lo pagan primero los trabajadores.
La situación en la industria se agravó con un nuevo cortocircuito entre los frigoríficos y el Gobierno. El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, ordenó esta semana un nuevo cierre de las exportaciones por tres semanas, molesto porque las empresas de faena comenzaron a rebelarse contra su sistema de “baratas”, imperceptible para la población pero clave para que el INDEC acomode los valores de los precios de la carne.
Hasta ahora, el sector enviaba unas 2.000 toneladas de cortes a precios populares a los supermercados, pero ese volumen bajó a 1.600 toneladas la semana pasada. Ante las quejas de una importante cadena de hipermercados, Moreno estalló en furia y volvió a restringir la emisión de ROE (permisos de exportación). Anoche, y debido a las fuertes pérdidas que les provoca el sistema, varios frigoríficos pensaban comunicarle a Moreno que no seguirían enviando los tan mentados cortes populares.
En este contexto, la Federación Gremial de la Carne, liderada por José Alberto Fantini, decidió movilizarse. Los obreros de mameluco blanco montarán desde el lunes piquetes en Liniers, para evitar el ingreso de camiones. La medida, en caso de ser prolongada, no afectará totalmente el abastecimiento de carne a la ciudad, ya que por Mataderos pasa 15% de la oferta de ganado.
El endurecimiento del sindicato tiene que ver con el incumplimiento del “Programa Especial de Asistencia al Empleo que anunció Cristina Kirchner” y que nunca se puso en marcha, se explicó. Desde ese anuncio, en mayo, la situación laboral empeoró. Según fuentes empresarias, hoy están cerradas plantas importantes como Mascellarius, Lafayette, Runfo, y Alberdi, además de algunas de los grupos Mattievich, Marfrig y JBS Friboi. El gremio de Fantini, alineado con la CGT de Hugo Moyano, no dio cifras de despidos. Pero el dirigente díscolo Silvio Etchehun, que milita en la central disidente de Luis Barrionuevo, habló de 4.500. Lo cierto es que los subsidios del Gobierno nunca aparecieron.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *