9 de julio de 2010 05:40 AM
Imprimir

Vuelven las trabas a la exportación de carne por falta de cortes populares

Algunos grandes frigoríficos dicen que desde el lunes no hay entrega de permisos de ventas externas porque no hay suficientes ofertas disponibles en supermercados.

Según pudo saber El Cronista a partir de diferentes fuentes del mercado, la política de liberación de permisos de exportación es dispar, presumiblemente, en función de los avales que hayan podido o no presentar las empresas de sus entregas de carne barata al mercado interno. Pese a que no se puede trazar una tendencia clara, empresas de envergadura, con una alta participación en las ventas del mercado interno, vieron demoradas las entregas de premisos de exportación (ROE) de los últimos diez días o, inclusive, no obtuvieron permisos desde el lunes. Fuentes del Gobierno no confirmaron ni desmintieron la versión.

En paralelo, otros empresarios del sector que desde hace tiempo se manejan con un inclusive off the record, indicaron a este diario que no tuvieron demoras en las entregas de los permisos de exportación y que las ventas mantienen la normalidad. Aún así, todo el sector concuerda en que no es posible moverse un ápice de la línea de Moreno y de sus expectativas de abastecimiento en el mercado local de los 13 corte populares que empezó a reclamar en marzo y se hicieron efectivos, finalmente, hace poco más de un mes.

"El motivo de la negación a entregar ROE es el supuesto faltante en el mercado local de los cortes de las baratas", indicó un empresario.

Según varias fuentes, a los precios actuales de la hacienda, los números no cierran. Al momento del anuncio del acuerdo, el Gobierno imponía, por caso, un precio de $ 10,50 para el kilo de asado, $ 12,65 para el vacío y $ 11,83 para la entraña.

Aún así, los frigoríficos tratan de no salirse de la línea. Quieren exportar porque las ventas internas, incluso por fuera de las baratas, tienen un techo que les impuso un consumidor que se negó a avalar nuevas subas al producto en la góndola, y no quieren tampoco inundar el mercado.

La semana pasada, el consorcio exportador ABC denunció que un paro en el Senasa –que fiscaliza las faenas–había afectado la actividad de las plantas y por eso se habían demorado en las entregas de los cortes populares al mercado interno "afectando el acuerdo que firmamos con el Gobierno Nacional", dijo su titular, Mario Ravettino.

En paralelo, en su último informe, la Cámara de la Industria de la Carne, Ciccra, indicó que durante el primer cuatrimestre de 2010 la producción de carne vacuna cayó 21,4% respecto de igual período de 2009, y que la remisión de carne al mercado interno cayó en ese lapso 19,2%.

Pese a que el último dato no contempla la entrada en vigencia en pleno del programa de carne barata, se espera que la faena recién repunte para los resultados de julio.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *