26 de julio de 2018 23:16 PM
Imprimir

Apostar por nuevas variedades de uvas de mesa: Una necesidad para aumentar la competitividad

Chile es principal exportador de uvas frescas del mundo, con exportaciones que superan las 700 mil toneladas cada temporada, de las cuales más del 44% tienen como destino el mercado de Estados Unidos

Mantener y potenciar su su lugar como el principal exportador de uvas de mesa del mundo, hoy además de mejorar la calidad, significa apostar por nuevas variedades, que no sólo sean más productivas y de mejor manejo, sino que también cumplan con el sabor que los mercados internacionales y los consumidores esperan.

De acuerdo a cifras de ASOEX, hasta la semana 30-2018, Chile había exportado 731.679 toneladas de uvas de mesa, cifra que es muy similar a lo exportado a ese periodo en 2016-2017. Del monto exportado el 44,6% de uvas de mesa tuvo como destino Estados Unidos; el 25,7% a Lejano Oriente; el 17,6,% a Europa; el 8% a Latinoamérica; el 2,6% a Canadá y el 1,5% Medio Oriente.

Si bien, los volúmenes alcanzados son importantes, y que la campaña 2017-2018 se desarrolló de mejor manera que la temporada pasada, una situación que quedó patente para los productores y exportadores chilenos es que las variedades tradicionales están perdiendo terreno entre los consumidores. Y así lo observó también, en una nota anterior de SimFRUIT, Fernando Sat, Presidente del Comité de Uvas de Mesa de ASOEX, al indicar que ” el mercado ya no quiere uvas tradicionales, como Flames. Éstas son variedades que ya no tienen lugar en el mercado internacional, y lo mismo ocurre con Thompson seedless”.

¿Por qué de ello? porque los mercados internacionales, y los consumidores, están requiriendo fruta más dulce, más grande, con mejor presentación del racimo, lo cual es entregado fundamentalmente por las variedades nuevas.

En conversación con SimFRUIT, John Pandol, director de proyectos especiales de Pandol Bros., precisó que los productores de Estados Unidos plantan nuevas variedades y mejoran variedades cada temporada, destacando que ello más que indicar que se busca algo nuevo sólo por ofrecer algo diferente, tiene también la intención de cubrir un mayor trecho de la temporada, abasteciendo por más tiempo las uvas que los consumidores quieren comer. “Se debe planificar estacionalmente, y no trimestralmente. Lo que las personas realmente quieren es tener sus uvas disponibles todo el año” puntualizó.

En este marco, los productores y exportadores chilenos están apostando por las nuevas variedades. Un ejemplo de ello es lo que sucede en el norte del país, zona de la uva temprana, que tras el aluvión de 2015,  vio en la replantación una posibilidad para hacer el recambio varietal . Lina Arrieta, Presidenta de APECO, lo destacó en su momento, explicando que los agricultores de Atacama están apostando a cambio varietal, cubriendo en promedio 300 hectáreas por año con  nuevas especies. Todo ello con el fin de aumentar la productividad por hectárea, tener mejor manejo de la fruta y salir a los mercados con lo que éstos están exigiendo.

Desde APECO estiman que el recambio alcanzaría al 15% y seguiría su crecimiento a medida que se evalúa el comportamiento de las nuevas plantaciones.

De acuerdo a estadísticas de ASOEX, a la fecha se exportan desde Chile más de 100 variedades de uvas de mesa, dentro de las cuales las nuevas están demostrando un importante crecimiento. Ejemplos hay varios. Timco, que es una variedad roja, de buen calibre, de muy fácil manejo y una alta fertilidad. Según los expertos, cuenta con el potencial para reemplazar a Crimson Seedless. Puede alcanzar un rendimiento promedio de 3.500 a 4.000 cajas por hectárea. En 2016-2017, Chile exportó 7.339 toneladas de Timco, lo que representó un incremento de 185% en relación a la campaña anterior.

Otra variedad es Sweet Celebration, también roja, de gran calibre (19 – 22 mm) y textura firme y crujiente. Puede alcanzar un rendimiento promedio de 3.500 a 4.000 cajas por hectárea.La temporada pasada nuestro país exportó 5.536 toneladas de esta variedad, con un incremento de 82% en relación a los volúmenes enviados en 2015-2016.

También podemos nombrar a Arra 15, una variedad blanca, sin semilla, de muy buen calibre (28 – 30 mm), sabor muy dulce, jugosa y textura crujiente. Puede alcanzar un rendimiento promedio de 3.000 a 3.500 cajas por hectárea. De esta variedad nuestro país exportó en 2016-2017, 4 mil toneladas, con más de 700% de incremento en relación al ejercicio anterior.

PMGUvadeMesa3a

 

Innovación chilena para desarrollar uvas sustentantes y de alta calidad

Para apoyar la necesidad de nuevas variedades, pero que a la vez, que éstas respondan a la realidad agroclimática de Chile y tengan una larga vida en poscosecha, que les permita mantener su calidad ante largos viajes, el Programa de Mejoramiento Genético de Uva de Mesa del Consorcio Tecnológico de la Fruta de ASOEX, está trabajando actualmente en el desarrollo de nueva variedades de uvas de mesa chilenas, las cuales podrían ser presentadas dentro de tres años más.

A través de su Programa de Mejoramiento Genético (PMG) de Uva de Mesa, el mencionado Consorcio hasta la fecha cuenta con cinco selecciones avanzadas de uvas de mesa, las cuales están siendo probadas en huertos comerciales en las principales zonas productivas de esta fruta en el país. “Estamos evaluando cinco selecciones avanzadas de uvas en tres zonas de producción comercial y agrometeorológicamente diferentes, específicamente en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana. Creo que hemos ido avanzando positivamente en el Programa, pues estamos teniendo resultados mejores de los esperados. Nos propusimos sacar una o dos selecciones al año, y gracias a la experiencia que hemos adquirido, los cruzamientos que estamos realizando están mejor planificados.Creemos que si seguimos avanzando de esta manera en unos tres años más podríamos estar en condiciones de presentar las primeras variedades de uvas de mesa”, puntualizó el Director de este Programa, Dr Patricio Arce, agregando que este PMG se desarrolla desde hace nueve años.

El Dr Arce también relevó que un eje central en el desarrollo de estas variedades es la sustentabilidad, por lo mismo se busca que sean resistentes a hongos. “Tener plantas resistentes a hongos nos da varias ventajas; primero permite producir fruta más limpia, es decir, con menos aplicaciones. Además, cuando esta fruta esté disponible las exigencias en residuos a pesticidas van a bajar, y en este aspecto la industria chilena tendrá una ventaja, pues será la primera en tener esta calidad de fruta”, remarcó el Director del PMG de Uvas de Mesa.

Fuente: SimFRUIT

Fuente:

Publicidad