10 de julio de 2010 07:22 AM
Imprimir

Alquileres agrícolas: otra vez, cuesta arriba

Con más del 50% de los contratos realizados, hay subas promedio en quintales que van del 10 al 15% en las mejores tierras; no hay cambios en algunas zonas marginales

Después de las bajas que, en líneas generales, tuvieron en quintales los alquileres agrícolas tras la dura sequía del ciclo 2008/2009 , ahora, con el telón de fondo de una cosecha 2009/2010 que marcó un récord de producción de soja, en los arrendamientos para 2010/2011 se observan subas promedio de un 10 a un 15% en quintales, según las zonas. Esa es la tendencia general de acuerdo con un relevamiento realizado por LA NACION entre una veintena de especialistas y técnicos del sector. Si bien hay matices, con zonas donde la seca se cortó tarde, malogró resultados y no hay alzas en los alquileres, en términos generales el mercado volvió a tomar temperatura. No hay una fiebre descontrolada por alquilar ni una puja a todo o nada entre los mismos inquilinos, sino una suerte de "tira y afloja" entre propietarios de campos y arrendatarios, con los primeros buscando volver a los niveles de precios de 2008. Con el dato fresco en la memoria de la supercosecha de soja, los dueños de las tierras salieron a reclamar una recomposición en los arrendamientos. Pero, acudiendo también a la memoria, del otro lado de la tranquera los inquilinos no se olvidan de los quebrantos de más de US$ 200 por hectárea que hubo en 2008/2009 begin_of_the_skype_highlighting              2008/2009      end_of_the_skype_highlighting por la fuerte sequía. Con este otro dato, trataron hasta ahora de negociar alquileres que no pusieran en riesgo la recuperación. Si se consideran en dólares, no hay demasiadas fluctuaciones. No obstante, en quintales saltan las subas de los alquileres. Los precios no están en los niveles de 2008/2009 , pero buscan acercarse en algunas zonas. Se estima que en la actualidad ya se cerraron entre el 50 y el 60% de los contratos. En la última campaña, tras la sequía, hubo más interesados en hacer contratos a porcentaje. Incluso, se hicieron mix de quintales fijos y a porcentaje a partir de un determinado rendimiento. Para este ciclo, el mercado de a poco se fue volcando hacia los quintales fijos, pero también se siguió con la modalidad a porcentaje. Sobre la situación del mercado, Teo Zorraquín, consultor de Zorraquín + Meneses, expresó: "Los dueños de campo quieren volver a cobrar lo que cobraron en la campaña 2008/2009 begin_of_the_skype_highlighting              2008/2009      end_of_the_skype_highlighting, pero los agricultores ven que el resultado previsto (ver aparte) no da para pagar más". Para Zorraquín, en la zona central agrícola se sigue negociando, con campos que se cerraron al mismo valor del año pasado y otros con subas de 10 a 15% en quintales. "En zonas más marginales, como el sudoeste de Buenos Aires y La Pampa, por ejemplo, no hay subas y, en algunos casos, hay bajas de valor", expresó. Según Guillermo Villagra, consultor de Openagro, "las negociaciones están trabadas debido a que los propietarios quieren quintales fijos y pagos por adelantado". Para Marcos Lanusse, otro consultor, que coincidió en que existe una "puja" en todas las zonas de mayor productividad, los contratos se están cerrando con subas que oscilan entre 5 y 12%, según las zonas. Mariano Maurette, de Alzaga Unzué & Cía., explicó: "No habiendo pronósticos de problemas climáticos importantes y con los valores de los granos a futuro que no indican grandes variaciones, era de esperar que los precios tendieran a igualar los que llegaron a tener hace dos campañas", señaló. De todos modos, Eduardo Fitz Gerald, de Compañía Argentina de Tierras, aclaró que "no hay una competencia como había antes (entre inquilinos)". "En quintales estamos con subas del 5 al 10% promedio en la pampa húmeda", relató. Zona por zona Mariano Rybay, de Red Surcos, dijo que en el sur de Santa Fe, Firmat, Venado Tuerto, por ejemplo, "la suba es de aproximadamente 1 a 2 quintales". Agregó que en el sur cordobés se ha llegado a subas de hasta 3 quintales. Según la Bolsa de Cereales de Córdoba, en Marcos Juárez los alquileres tienen un rango de 16 a 22 quintales por hectárea. "En las zonas premium (Marcos Juárez y Unión) se sostienen e incluso se pide un adicional (1 o 2 quintales) para un lote de buena calidad", opinó Gabriel Martínez Soto, desde Córdoba. Manuel Bianchetti, de Red Surcos, trabaja en una región que va de Rosario a Bell Ville, Córdoba. Señaló que los mejores campos están entre 18 y 20 quintales. David Erbojo, de Agros Soluciones, indicó que en el centro-sur de Santa Fe, desde San Justo hacia abajo, "los porcentajes de suba están entre un 10 y un 30%. Predominan los contratos a quintales fijos y con un pago por adelantado", indicó. En el interior de las distintas zonas hay, no obstante, matices. Nicolás Marin Moreno, asesor del CREA Río Quinto, por ejemplo, habla de valores similares a los del último ciclo. Esto apuntando al sur de Córdoba, sur de Santa Fe y noroeste bonaerense. En Hughes, Santa Fe, Guillermo Aiello y Alberto Marchionni, de 3-El Semillas, observan que "si hubo en algunos casos algún aumento no superó el 10%". Mientras tanto, Guillermo Otamendi, de Agros Soluciones, indicó que para las zonas de Necochea y alrededores, el nordeste de la cuenca del Salado, donde hubo buenos resultados, la tendencia es a la suba. ¿Cuánto? "Desde un 10 hasta 35% en algunos casos", indicó. Según Leonardo Zino, las zonas de Trenque Lauquen, 30 de Agosto, Tres Lomas, General villegas son las que menos han sufrido incrementos. "Se pagan 13 quintales en Trenque Lauquen y 30 de Agosto", dijo. Zino agregó: "En Chivilcoy el promedio de los contratos ronda para los campos buenos los 16 a 18 quintales, con un 15 a 18% de incremento", dijo. Desde Chivilcoy, Ignacio Viel, productor, describió que hay "un tira y afloja" entre los negociadores. Para Tres Arroyos, Guillermo Pailhé, asesor de Aapresid, la demanda de los alquileres se concentró en los campos costeros de mayor productividad, con precios superiores en un 20% versus el ciclo pasado. Por su parte, desde Tandil, Eduardo Belloni, precisó. "Los arrendamientos cerrados han sufrido un incremento aproximado de hasta 15%", señaló. Belloni habló de los siguientes valores: zona Tandil, de 10 a 12 quintales; Balcarce, de 11 a 13 quintales; Necochea, 12 a 14 quintales. Desde Bandera, en Santiago del Estero, Cristian Cian, de Red Surcos, señaló que los propietarios de campo están buscando volver a contratos en quintales fijos. Contó que piden un aumento para pasar de 6 y 7 quintales del último ciclo a 8/10 quintales. Para Entre Ríos, Enrique Fernández comentó que se volvió a valores previos a la campaña de la sequía y en quintales fijos. "Los precios varían de 8 a 10 quintales en las zonas de menor calidad de tierra (centro, este y norte provincial), a valores de 10 a 13 quintales en la zona de Diamante, Victoria y Gualeguay, en el Sudoeste", relató. Rolf Müller, asesor del CREA Larroque Gualeguay, opinó que los alquileres subieron en términos generales alrededor de un 10%. "Hay una mayor cantidad de arreglos con un fijo bajo (pago en quintal) y un porcentaje o tablita a cuenta de determinado rinde", expresó. Pablo Romero, miembro del CREA donde está el asesor Müller, expresó que en su caso está concretando arrendamientos que "marcan una suba de entre el 15 y el 20%" (en campos buenos de la zona de Gualeguaychú) respecto del ciclo pasado

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *