30 de julio de 2018 11:41 AM
Imprimir

Argentinos triunfan con sus ‘empanadas de exportación’

Se fueron del país buscando una oportunidad y encontraron en la venta del típico plato una alternativa exitosa. Furor por el fast food latino.

Después del asado, la empanada es el comida que más representa a los argentinos. Junto a las pastas y la pizza es lo que más se consume en el país, según un reciente estudio de la consultora Kantar TNS Gallup. Pero para Lorena Escobar, Nicolás Ibarzábal, Pablo Ges-tenfel, Bernardo Neville y Mariana Jaimovich –cinco argentinos distribuidos en distintos puntos del mundo–, este plato típico se convirtió en una salida laboral que cambió para siempre sus vidas. Y si bien ninguno se dedicaba a la cocina cuando vivían en Argentina, se convirtieron en “embajadores del repulgue” y encontraron el éxito.

Fast Food latino. Lorena Escobar (46) se fue a Estados Unidos principios del 2000 porque “la plata no alcanzaba”. Hoy es dueña de María Empanada, una cadena con tres locales en Denver y cuarenta empleados. Empezó con su emprendimiento hace seis años, cuando con su marido Daniel Cantarovici tuvieron problemas financieros. “Tenía que ayudar y lo mejor era haciendo lo que sabía: empanadas. Empecé cocinando en mi casa, le vendía a mis amigas y así armé mi clientela”, recuerda.

A los pocos meses tenía tantos pedidos que no le alcanzaba el horno familiar. Compró uno industrial y lo puso en el garage de su casa. Al año siguiente, abría su primer local. Y siguió creciendo. En la actualidad vende unas 30 mil empanadas por semana –a 36 dólares la docena– entre sus tres locales. Entrena durante un mes a sus empleados para que aprendan a hacer el repulgue. “María Empanada funciona como un McDonald’s. Pedís en el mostrador, pagás y te lo llevás a tu mesa”, explica Escobar, que toda su vida había trabajado en bancos. “La más elegida es la que tiene carne cortada a cuchillo, huevo y pimentón”, comenta.

“Al principio era difícil que la gente se animara a probar, pero que una vez que lo hacen vuelven tres veces en la misma semana”, agrega Lorena, quien tiene como clientes habituales a jugadores de la selección de fútbol y al propio gobernador de Colorado, John Hickenlooper.

Pero Escobar no es la única argentina que triunfó en Estados Unidos con su receta de empanadas. En Chicago Nicolás Ibarzábal comenzó con 5411 (el código para llamar desde el exterior a Buenos Aires) un foodtruck dedicado exclusivamente a la venta de empanadas. Todo empezó cuando Nicolás viajó a Estados Unidos para hacer una maestría y junto a otros dos amigos, Mariano Lanfranconi y Andrés Arlia, se les ocurrió vender este típico plato argentino. Y fueron furor.

Más al norte, en Canadá, un tucumano se hizo famoso por sus empanadas de colores, que prepara con masa de espinaca, o calabaza. Pablo Gestenfeld (42) vive hace casi 20 años en Montreal. “Trabajaba en base de datos, pero no me sentía realizado. Quería algo propio y pensé que las empanadas eran algo que el mundo debía conocer”, cuenta Gestenfeld sobre su proyecto que bautizó Pachamama. “Los canadienses prefieren las de carne picante”, cuenta el argentino que vende 500 unidades por día.

Europa y Oceanía. En Inglaterra, otro tucumano, Bernardo Neville (42), empezó con su proyecto de empanadas casi por casualidad. “Por primera vez en mi vida, las hice para mi cumpleaños y me sorprendí de lo bien que me salieron”, recuerda Neville. Entonces abandonó sus proyectos en exportación de carbón y limones decidido a expandir las empanadas en Wimbledon. Mal no le fue: vende 50 mil por mes a 2 libras cada una (70 pesos). En Londres otro grupo de argentinos se destaca con el local “Porteña”, en el icónico Borough Market.

“Nos dimos cuenta de que en Sydney hay muchos sudamericanos, pero la comida latina no estaba desarrollada”, cuenta Mariana Jaimovich sobre el proyecto que empezó con su esposo australiano hace cinco años. Ahora venden 10 mil empanadas por mes –a 5 dólares cada una– a más de cincuenta restaurantes. “Los australianos reciben muy bien las empanadas porque les gusta probar cosas nuevas”, cuenta la argentina que prepara los típicos rellenos, pero también empezó a innovar con empanadas de canguro.

 

Un éxito en todo el mundo

“Las empanadas nos están abriendo puertas a muchos compatriotas en el mundo. Están haciendo ruido. Son un plato típico argentino, ricas, nutritivas y una novedad para muchos países”, explica Diego Dávila, docente de la Asociación de Propietarios de Pizzerías, Casas de Empanadas y Afines de la República Argentina.

Aunque sea una derivación de la original versión española, “la empanada argentina tiene su propia forma, estilo, ingredientes, sabor y técnica”, explica Dávila.

Sin embargo, una de las mayores dificultades que tiene la empanada para expandirse por el mundo es conseguir los insumos para cocinarlas, desde los cortes de carne, quesos y sobre todo las tapas de empanadas que no se consiguen en todos los países y son la base de esta preparación.

Por eso Dávila ha dado una serie de cursos en la Asociación que nuclea a los pizzeros, para argentinos que quieren aprender a hacer la masa de las tapas casera para vender en Europa y Asia.

También hay empresas nacionales que ya las están exportando. “Signo de Oro es la que más está enviando al exterior”, comenta Dávila.

Fuente:

Publicidad