3 de agosto de 2018 11:34 AM
Imprimir

Importante sojero santafesino de la Sociedad Rural, involucrado en las coimas K

Es uno de los principales productores agropecuarios del país y tiene base en el sur de la provincia. ¿Cómo llegó a estar involucrado en contratos con De Vido?

Manuel Santos Uribelarrea, uno de los principales productores agropecuarios del país y cuya nave insignia está en el sur de Santa Fe, es uno de los empresarios involucrados en el nuevo escándalo de las coimas durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández que sacude a la opinión pública.

Ayer, en el primer día de explosión mediática del caso con los allanamientos y las detenciones, la atención se volcó sobre los principales protagonistas políticos y empresarios de la obra pública que ya venían involucrados en causas como Gerardo Ferreyra (Electroingeniería) y Carlos Wagner (ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción). Pero con el pasar de las horas empezó a llamar la atención en los círculos empresarios que uno de los principales sojeros del país, con peso en la Sociedad Rural Argentina y ubicado ideológicamente en las antípodas del kirchnerismo, esté involucrado en un caso de coimas para la obtención de contratos públicos.

Manuel Santos Uribelarrea, con campos en el sur de Santa Fe, fundó en 1978 una empresa dedicada a la agricultura y ganadería en campos propios que bautizó como Juamarita. En 1990 se subió al paradigma de la siembra directa y el paquete de innovación tecnológica que hizo desarrollar tanto al campo argentino, convirtiendo a su empresa en una de las líderes en la incorporación de maquinaria de última generación y a él en uno de los referentes de los grupos CREA en Santa Isabel y luego en la Sociedad Rural Argentina. Fue así que se convirtió, con los años, en uno de los empresarios que más produce soja en campos propios.

En el 2000, como una continuación del modelo de negocio familiar, desarrolló MSU, con base en Villa Cañas, una empresa dedicada al desarrollo de la producción agrícola extensiva en campos arrendados y la administración de fondos de inversión en lotes agrícolas, convirtiéndose también en uno de los principales pooles de siembra del país y de los principales productoras de granos del Mercosur.

En el 2015, y a instancias de su hijo, la familia creó MSU Energy, firma con la que ingresó al negocio de la generación de energía eléctrica, biodiesel y hasta transporte aéreo, y es la empresa que termina involucrada en las coimas con el Ministerio de de Planificación. Es más, en los pasillos de la Sociedad Rural, dónde el tema estalló con fuerza porque Santos Uribelarrea integraba la lista opositora en las próximas elecciones presidenciales de la central agraria, se responsabilizaba al hijo del empresario por introducir la empresa familiar a negocios por los que tomaron contacto con el Ministerio de Planificación, que controló los negocios energéticos durante toda la era kirchnerista. De hecho, tiene UENSA y UGEN, firmas vinculadas a la construcción de centrales termoeléctricas, que funcionan bajo un mismo paraguas accionario

Todavía no se sabe que fue a ser la mano derecha de De Vido, Roberto Baratta, a la casa particular de Santos Uribelarrea en Buenos Aires, como escribió en sus cuadernos el chofer arrepentido. Pero esa relación que se tejió es la que tiene al veterano empresario está pronto a declarar ante el juez Claudio Bonadío el próximo 6 de agosto.

Fuente:

Publicidad