11 de julio de 2010 15:05 PM
Imprimir

Sobre el nuevo Proyecto de ley de Trabajo Rural, una visión crítica

El Gobierno Nacional envió el día 24 de junio, al Congreso, un proyecto de ley que deroga el régimen vigente ley 22248 que regula el trabajo agrario y la ley 25191 que crea el Registro Nacional de Trabajadores Rurales. El proyecto busca regular de una manera diferente lo que se venía aplicando en materia organizativa, normativa, doctrinaria y cultural.

El proyecto tiene dos objetivos marcados: el primero mejorar los derechos de los Trabajadores Rurales, aunque no en forma sustancial, si le genera pequeñas mejoras tales como Jubilación a los cincuenta y siete (57) años para ambos sexos; modifica las categorías de trabajadores permanentes y temporarios agregando una intermedia “permanente discontinuo”; incorporar beneficios previstos en la Ley de Contrato de Trabajo 20744 y modificatorias; prevé beneficios impositivos para los empleadores que blanqueen a sus trabajadores con reducción del aporte a realizar, entre otros beneficios. No termina por regular ni prever las diferentes alternativas de trabajo y las nuevas formas de trabajo que se encuentran en la realidad de la producción, quedándose el proyecto a mitad de camino.-

El segundo objetivo notoriamente marcado es la intencionalidad de modificar y hacer desaparecer todo el trabajo que venía realizando el RENATRE desde su creación. El proyecto prevé la disolución del Ente Autárquico de Derecho público No estatal por la Creación del RENATEA, o sea el Registro Nacional de Trabajadores y Empleados Agrarios.-

El RENATEA absorberá las mismas funciones que posee el RENATRE actualmente, modificando su forma de organización y participación. Actualmente el Directorio del RENATRE se encuentra constituido por cuatro representantes de las entidades del Agro (mesa de enlace) y por cuatro por los trabajadores Rurales (UATRE); contando únicamente el Estado con un Síndico Titular y otro suplente, designados por el Ministerio de Trabajo de la Nación.-

En el RENATEA, según prevé el proyecto, “El Gobierno y la Administración estarán a cargo de una Director y un Subdirector”, designados por el Ministerio de Trabajo. Contará así mismo con un Consejo Asesor, que según dice la ley “quedará conformado por igual número de Representantes de los empleadores y los trabajadores de la Actividad Agraria.-

Este cambio fundamental en la forma de organización del organismo que registra a los empleadores y trabajadores, expide la libreta rural y desarrolla los controles y capacitaciones para disminuir el trabajo en negro mejorando las condiciones laborales del trabajo agrario, se puede ver afectado con la nueva organización.-

Los fundamentos de mi análisis son varios, entre ellos: El nuevo organismo RENATEA al contar con una organización donde solo tiene participación como asesores (sin analizar la amplitud de la reglamentación, que no le otorga opinión vinculante) los empleadores y los trabajadores no tendrán la participación ni el peso en el desarrollo de las políticas del registro como vienen haciéndolo en la actualidad.-
Otro argumento es la falta de fundamentación en el proyecto de la eliminación del RENATRE, no expresándose argumentos de que “no cumpliera con los objetivos o fuera una caja de Pandora o un fuera ineficiente”, nada de ello se expresa, careciendo de argumentos de Política de Estado el proyecto.-

Un argumento no menor, es la falta de participación del Ministerio de Agricultura de la Nación Argentina. Aunque existe y es parte del gobierno, no tomó participación ni firmando el proyecto ni como organismo de colaboración. El Ministerio de trabajo será la autoridad de aplicación de la ley, careciendo a mí entender del conocimiento acabado de las realidades laborales y empresariales en el ámbito de la producción agropecuaria.-

No voy a hacer alusión al argumento que el proyecto buscaría sacarle el manejo del seguro de desempleo, el manejo político que tienen las Entidades Rurales y los restantes fondos que maneja el RENATRE, porque ello se cae de maduro.-

El Estado debe tender a la mejora continua en su Política de Estado, no realizando modificaciones de organismos y de leyes, por cuestiones cortoplacistas tales como estar enemistado con tal o cual dirigente. Si el nuevo organismo contara con fundamentos valederos que mejorara lo que viene realizando el RENATRE o contara con superiores herramientas para el cumplimiento de sus fines, contaría con todo el apoyo no solo de quien suscribe si no de los legisladores y los sectores afectados.-

Los Legisladores deberán analizar el desempeño del RENATRE, verificar si cumple con los objetivos de su creación, su desempeño y demás aspectos al funcionamiento del Organismos; ver la conveniencia de derogarlo por el nuevo organismo RENATEA o buscar de mejorar la situación del RENATRE actual, no perdiendo la visión de que el objetivo es optimizar la situación del trabajo Rural en la Argentina.-

Dr. Augusto C. Acuña
Abogado
Asesor Empresas Agropecuarias

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *