11 de julio de 2010 14:59 PM
Imprimir

"En el Nafta hoy también hay nichos para colocar los cortes de carne de alto valor"

El operador que trabaja en el mercado del Nafta considera que hay brillantes posibilidades de venta para la carne ovina en ese mercado.

Asegura que "en este producto hay una gran ventaja. Estamos muy limitados con carne vacuna por la cuota de terceros países (12.000 toneladas), que la está usufructuando sólo Uruguay, pero hay años en que Uruguay entra hasta 40.000 toneladas sólo a Canadá y cada importador tiene su propia cuota. La carne ovina no tiene cuota, no paga impuestos extras. Esta es una gran ventaja, un 26,4% de impuestos como paga de arancel la carne bovina en EE.UU. es mucho dinero". PABLO ANTÚNEZ -¿Cuál es la situación de la carne vacuna uruguaya en el mercado de América del Norte? -El Nafta (N. de la R.: Sigla en inglés del tratado comercial que tienen México, Estados Unidos y Canadá) es un mercado que no tenemos que desestimar desde ningún punto de vista. Creo que los frigoríficos y el Instituto Nacional de Carnes deberían tener presencia permanente. En Estados Unidos y Canadá, principalmente, Uruguay tiene un mercado cautivo, que es el procesador y el industrial de carne para comidas rápidas. Es un nicho que consume hamburguesas en cantidades más que industriales. México tiene 120 millones de habitantes, Estados Unidos entre 310 y 320 millones y Canadá entre 40 y 50 millones de habitantes. Estos consumidores comen una hamburguesa cada dos días (promedio). -¿Por qué este mercado prefiere la carne uruguaya por encima de la de Estados Unidos? -Prefiere la carne uruguaya para la elaboración de hamburguesas (a través de la importación de trimming) porque al ser producida a pasto, la grasa tiene ciertos aceites esenciales que hacen que se ligue la carne en la hamburguesa. El animal criado en feed lot tiene una grasa totalmente diferente y no es buena para la elaboración de hamburguesas. El Nafta es un grandísimo mercado que no tenemos que olvidar. La reacción de la crisis mundial, la más publicitada de toda mi corta vida, así de rápido como se instaló la crisis, también reaccionará de rápido el mercado. Es un mercado muy grande y con un enorme consumo, no hay que olvidarse de ese potencial. -Como explicó, el grueso de la carne bovina que Uruguay exporta al Nafta son trimming, pero ¿también hay nichos de mercado para cortes de alto valor? -Los recortes son un comodín, no es el frigorífico el que marca el precio, sino que el valor tiene un límite, porque el procesador de la hamburguesa paga hasta cierto nivel de valores. En el Nafta también hay nichos para cortes de alto valor para importar carne diferente a la que consume el grueso de la población. Hay un restaurante en Toronto que es muy famoso, que tiene una heladera con carne de todo el mundo. Cada corte está identificado por país, por raza y por tipo de carne y en ese local, un plato de carne vale US$ 150. En ese restaurante también hay carne uruguaya. Una cosa es vender un comodín y otro un Mercedes Benz. -¿Hay otras opciones de mercado para las carnes uruguayas en Canadá? -En Canadá también hay boutiques especializadas en carne. Durante años estuve llevando picaña pura y exclusivamente para un mercado portugués que pedía ese corte. Ese tipo de corte iba en una cajita roja que había diseñado el frigorífico Elbio Pérez Rodríguez (hoy pertenece al Grupo Marfrig), la había diseñado Beatriz Pérez que era su dueña, tenía la foto de los novillos en la tapa y estaba destinada al mercado de los restaurantes, porque contenía cortes de alto valor, pero porcionados que le facilitaba el trabajo al restaurante. Hoy varios frigoríficos lo hacen. Con otras exigencias de empaque, se puede entrar directo a los supermercados. -Con la carne bovina Uruguay tiene limitantes por tener cuotas. ¿Con carne ovina ve mejores posibilidades en América del Norte? -Veo brillantes posibilidades de venta. En este producto hay una gran ventaja. Estamos muy limitados con carne vacuna por la cuota terceros países (12.000 toneladas), que la está usufructuando sólo Uruguay, pero hay años en que Uruguay entra hasta 40.000 toneladas sólo a Canadá y cada importador tiene su propia cuota. La carne ovina no tiene cuota, no paga impuestos extras. Esta es una gran ventaja, un 26,4% de impuestos como paga de arancel la carne bovina en EE.UU. es mucho dinero. -¿Cuáles son los nichos de mayor consumo? -El consumo en países de inmigrantes es mucho mayor al de etnias puras. Por ejemplo en Canadá hay un mercado étnico de hindúes que no comen carne bovina, de árabes que consumen mucho más carne ovina que nosotros, de griegos que consumen una barbaridad de carne ovina. Aparte, este producto goza de mucho mejor precio y es más económico que la bovina, tiene destinos más sofisticados. En restaurantes de alto nivel de Toronto los platos de carne ovina los ponen destacados en la carta. -Pero la carne ovina uruguaya tendrá que competir con la local. ¿Canadá es un fuerte productor? -Canadá produce muy buena cantidad y tiene muy buen ovino, produciendo principalmente en la provincia de Ontario. Hay que competir con ese ovino fresco, el cordero no tiene mucho tiempo por el clima de Canadá, es muy bueno y tierno, pero por otro lado, existen en el mercado corderos de gran cantidad de razas. -¿Cómo ve a la industria frigorífica uruguaya y el accionar del INAC? -La industria hoy está con otra situación económica que hace décadas. Tenemos un INAC que está haciendo un trabajo excelente desde hace muy poco tiempo atrás a esta fecha. La industria se dio cuenta que el INAC le puede aportar soluciones a sus problemas. A la carne uruguaya le falta mucho marketing. Hasta hace poco tiempo atrás, cuando le digo a la gente que importo carne de Sudamérica, siempre dicen ¡no me digas que traes carne de Argentina!… -¿Falta mucho marketing? -No nos conocen. Esto de la selección de fútbol es extraordinario. Precisamos que nos conozca gente del norte de Europa que ni sabemos que existen y que son excelentes mercados. Nos falta mucho marketing, pero el INAC hizo mucha cosa. Sin embargo, yo no veo que, fuera de la feria de Boston, el INAC esté marcando mayor presencia dentro del Nafta (salvo en México). Los invité muchas veces a que hicieran promoción en una feria muy importante que hay en Toronto, en marzo, que está destinada a los restaurantes y las cadenas. Un camino abierto en un mercado muy difícil Daniel Zefferino fundó la empresa Natural Beef Distribution junto a su padre Gonzalo Hugo Zefferino, consignatario de ganado de amplio prestigio y es el principal operador en el comercio de carne bovina uruguaya para el mercado canadiense. El broker, que reside en Ontario, obtuvo el primer permiso de importación de carne ovina uruguaya, aún antes de que las autoridades uruguayas se enteraran oficialmente de la apertura de ese mercado para la carne ovina. La crisis que hoy sacude al consumo en buena parte del mundo y, principalmente, en Estados Unidos, las ventajas de la carne ovina en el mercado norteamericano y la falta de marketing de las carnes uruguayas para un mejor posicionamiento del producto y del país en el mundo, fueron algunos de los temas que abordó el empresario en la entrevista con El País.  El País Digital

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *