12 de julio de 2010 06:56 AM
Imprimir

“La mesa de enlace sigue siendo una herramienta fundamental”

Roberto González (64) es el presidente de la Federación Agraria Argentina. Crítico de las políticas oficiales, dice que la ONCCA "debe desaparecer" y adelantó la decisión de la entidad de movilizarse al Congreso.

-¿Cómo evalúa este momento del sector agropecuario? -Es un momento distinto, aunque el reclamo del campo sigue estando presente. En este tiempo que ha transcurrido, los argentinos nos hemos metido tanto con el mundial de fútbol que parece que las acciones gremiales han cesado, aunque en realidad lo que hicimos fue suspender alguna actividad que ahora estamos retomando. En breve, habrá asambleas de los dirigentes de FAA que vamos a volver a analizar la situación del campo. En esa línea, Eduardo Buzzi ha hecho algunos anuncios como la posibilidad de una movilización al Congreso que aún debemos consensuar con las bases y luego esa decisión será transmitida a la mesa de enlace para arribar a un acuerdo y así llevar adelante una medida de manera conjunta. Hoy la mesa de enlace sigue siendo una herramienta fundamental para abordar temas técnicos, políticos, y gremiales que tengan como objetivo mejorar la realidad de los productores más castigados por la crisis y buscar presentar programas que puedan ser defendidos por los legisladores que están directamente vinculados al sector. La idea de Buzzi de manifestarnos en el Congreso está relacionada con la posibilidad de reiterar nuestro pedido para que, en poco tiempo, tengamos políticas lecheras, ganaderas, y trigueras, que tengan a los productores como protagonistas de esas políticas públicas. También creemos que dentro de ese debate, se tiene que dar una fuerte y central discusión sobre el tema de las retenciones que deben bajarse y cementarse, para darle un desahogo a los pequeños y medianos productores que han llegado a esta instancia asfixiados, con deudas, y sin margen de error. Además, creemos que debe desaparecer la ONCCA y debemos reclamar un organismo moderno que regularice y trabaje fuertemente sobre la operación de los granos, y dé garantías de transparencia y eficiencia.  -¿Cree que de aquí a las elecciones de 2011 algunas cosas pueden cambiar a favor del campo? –Entiendo que puede haber más anuncios. Pero son anuncios que sólo confunden a la gente, porque a los productores no se los está ayudando, sólo se les está dando un paliativo. Hace unos días la Presidenta estuvo en Carhue, y anunció una serie de medidas que son parches, pero no soluciones de fondo.  Hay productores que arrastran una situación muy complicada y esos anuncios resultan, a la vista de la realidad de esos chacareros, un engaño más de este gobierno. Es decir, el productor espera otro tipo de políticas. A esta altura de los acontecimientos, ya tendríamos que estar trabajando con una agenda sería y responsable con los temas que le preocupan al sector, aunque si bien el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, ha mostrado buenas intenciones no se condicen esas iniciativas con lo que el productor agropecuario está necesitando. -¿El diálogo está cortado con el gobierno?–El diálogo está, aunque no en la medida que nosotros pretendemos y sobre los temas que entendemos deben conformar una agenda común. Hace algún tiempo, en medio del conflicto, el ministro de agricultura de la provincia, Emilio Monzó, fue uno de los pocos funcionarios que recorrió la zona rural y supo canalizar en parte el reclamo del campo. Participó de las asambleas, y puso voluntad para resolver la cuestión, pero evidentemente desde arriba se analizaba todo en otro contexto y con otra mirada con fuertes intervenciones de Kirchner y Guillermo Moreno. Así fue que Monzó pasó al olvido porque no pudo cambiar la idea del gobierno respecto del tema del campo y apareció, aunque en el orden nacional, otro ministro que, reitero, está abierto al diálogo pero no sé qué tipo de independencia tiene a la hora de la toma de decisiones. En verdad, hemos avanzado muy poco y eso es preocupante. Jorge Solmi, como diputado y dirigente de la Federación Agraria, está planteando el tema de la reforma fiscal integral que abarca a los impuestos provinciales. Acá también se necesita equilibrio para que la recaudación de la Provincia no signifique un perjuicio para el productor. En algún momento, el gobernador asumió el compromiso de transferir la deuda de los productores con el Banco Nación a un fideicomiso provincial, donde se puedan regularizar tasas y condiciones para que el productor pueda salir adelante pero aún estamos esperando.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *