10 de agosto de 2018 02:12 AM
Imprimir

Estiman buenas perspectivas para el negocio ganadero

En el congreso de Aapresid, destacaron que hay interés en invertir en la actividad

Los productores ganaderos son los más entusiasmados en el ambiente de los negocios del agro, en tanto que entre el resto de los productores hay cautela para lo que queda del año y una mirada positiva para 2019. Las preocupaciones giran en torno de las altas tasas de interés para la actividad.

Ese es el contexto en el que se desarrolla el congreso de Aapresid, con 5000 inscriptos, en esta ciudad.

Así, entre stands de nuevas tecnologías, semillas, seguros, bancos y entes oficiales, se cuela la inquietud por el impacto de la corrupción en la política.

Alejandro Petek, presidente de Aapresid, describió el ambiente como “de vocación inversora, mucho mejor de lo que uno podría esperar teniendo en cuenta el nivel de tasas. Los que pueden se fondean con recursos propios; el campo siempre sigue adelante”.

“Como al final se entendió que las vacas son amigas (porque el Gobierno, a diferencia de la anterior gestión, no interviene en la actividad), el clima entre los productores cambió”, definió el consultor Víctor Tonelli. Remarcó que es el segmento que mejor está (y más potencial tiene), aunque subrayó que habría más inversiones si los criadores “recibieran señales más claras desde la industria exportadora”. Rodeado de productores del sector, Tonelli planteó que es el área con más oportunidades de inversión: “Por ahora, para los productores e inversores nacionales. A los de afuera hay aspectos que todavía les hacen ruido. Ya se están poniendo recursos en infraestructura y en desarrollo”. A su criterio, el modelo debe empezar a virar hacia “el mundo; se está mirando al mercado interno, pero el futuro está afuera”.

Ezequiel Ferrari, de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), coincidió en que hay una “apuesta firme” de los productores ganaderos, aunque aclaró que este año se minimizó la figura del invernador por el impacto de la sequía en los alimentos, por lo que “hay un sobrestock en los feedlots”.

En el caso de los tamberos, en cambio, domina la preocupación. Los costos subieron y el precio de la leche cruda mejora lento. “No pueden anticipar las compras no solo de alimentos, sino de genética y tecnología; también es más lenta la cría de machos Holando, con lo que se pierde un activo”, dijo Ferrari.

En los stands de maquinaria agrícola hay menos para festejar. “La situación es compleja porque no hay financiamiento; las tasas están muy altas. Tenemos muchas operaciones cerradas, pero falta calzarlas”, dijeron en Metalfor. Otros referentes del sector señalaron que, por este año, las cartas están “echadas”.

En lo que hace a los granos, Christian Rossi, de ACA, explicó que las expectativas son positivas, si bien 2018 fue un año “complicado, ajustado en productividad” por la sequía. Hacia adelante se espera una mejor rentabilidad, siempre que el clima acompañe.

Fuente:

Publicidad