12 de julio de 2010 19:02 PM
Imprimir

Chile  –  Mayoría de los principales destinos de productos chilenos auguran dinamismo exportador

En medio de la vigencia de una "renovada" debilidad que encuentra su origen hace cinco meses en la crisis fiscal del viejo continente, la mayor parte de los mercados top 10 para nuestras ventas al exterior se encuentran frente a perspectivas de cierta estabilidad, e incluso vigor, en varios casos.

Dos grandes contextos anteceden a los problemas que enfrenta el mundo en la actualidad. El primero, una fuerte recesión originada en el colapso del sector financiero de Estados Unidos, tras el cual se percibió una lenta pero progresiva recuperación en ese país, y una más vigorosa en los países emergentes. Luego, cuando hasta hace poco China sorprendía por su presente –matizado por los riesgos inflacionarios y la burbuja inmobiliaria– y cuando sectores en la nación del norte parecían desvincularse de las “cuerdas” estatales, surgió la crisis fiscal europea, lo cual, tras cierta resistencia, terminó permeando a los distintos bloques del planeta, poniendo en duda la salud de éste.

Ante esto, las advertencias de entidades como el Fondo Monetario Internacional (FMI), no se hicieron esperar: “Los riesgos soberanos en algunas partes de la zona euro se han materializado y extendido al sector financiero de la región, con la amenaza de propagarse a otras regiones y de reactivar una interacción negativa con la economía”.

Como consecuencia de esto y de las medidas de austeridad en el viejo continente, especialistas como el Nobel de Economía Paul Krugman, han adelantado la posibilidad de una fuerte recaída a nivel global, dando espacio a la pregunta de cuán afectadas se han visto y cómo evolucionarán los principales países y regiones a los que Chile exporta.

Gigantes del Norte: Pausa en el Camino

Estados Unidos (tercer mercado) parece ser una de las regiones más afectadas por esta “nueva oleada” de cautela. El desempleo, en un 9,5%, sin indicios de mejora, y una merma en el hasta hace poco, incuestionable desempeño del sector manufacturero, dan cuenta de aquéllo. “Si bien la economía está creciendo, lo hace frágilmente y sin posibilidades de refuerzo este verano boreal”, señala Ken Goldstein, economista del Conference Board. Como consecuencia, “las ventas son débiles y la inflación es baja, con lo que la inversión y la contratación se mantendrían lentos, ante lo cual, la cautela de los consumidores persistirá en su lugar”.

No obstante, según el último informe económico mundial de Bank of America Merrill Lynch (BofA), esta debilidad no está destinada hacia una “nueva recesión”. Más bien, parece una pausa dentro de un contexto que ha mejorado, pero que requiere de mucho más que eso.

De hecho, el FMI elevó sus proyecciones de crecimiento para la nación. Este año, el PIB se elevaría 3,3% (en lugar del 3,1% vaticinado en abril) y el próximo subiría 2,9%, 0,3 puntos porcentuales más. En este sentido, puede que los estímulos fiscales vuelvan a jugar un rol clave.

Para Canadá, en tanto, BofA percibe una desaceleración que llegó “antes de lo esperado”, pero consigna: “Seguimos siendo muy optimistas sobre su economía”. El FMI pronosticó para la actividad un crecimiento de 3,6% durante el presente ejercicio.

Europa: “Menor de lo que se Temía”

Junto al temor y en ocasiones “pánico” bursátil, es evidente que el “factor” Europa es el principal elemento del origen de las dudas que el mundo enfrenta hoy. Aún así, cinco meses después del comienzo de la crisis fiscal, la economía de la zona euro se resiste a descender. Del mismo modo, señala el informe de BofA Merryll, “todavía no hay una señal grave de crisis crediticia”.

Además, si bien existe la noción de que los efectos de los planes de austeridad derivarán en un crecimiento comprimido en los próximos años –con consecuencias sociales–, lo que ha ocurrido en las últimas jornadas en materia económica y bursátil –frente a las semanas previas– ha inyectado calma en este complicado escenario.

Tras aplaudir la publicación de los “stress test” de los bancos comerciales de la Unión Europea (UE), el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, señaló que la economía del viejo continente es “más fuerte” de lo que piensan algunos inversores.

Así, se percibe, ya sea por las palabras de la autoridad o por el reconocimiento con una mayor responsabilidad del contexto europeo, una cierta “detención dentro de la tormenta”, la cual podría permitir una reflexión más acabada frente a la necesidad de consensos de carácter permanente entre la unión de países. Por lo pronto, el FMI prevé que la zona de moneda única crezca 1% este año, y 1,2% el que viene.

Brasil y México: Mejora Palpable

En los últimos meses, Brasil se ha convertido en un visible motor económico global. Ejemplo de esto es el incremento de 1,6 puntos porcentuales en las estimaciones para el producto de la nación realizada por el FMI. El gigante sudamericano crecería un 7,1% en 2010.

“La recuperación brasileña avanzará a mayor velocidad que su potencial. El mercado interno seguirá acelerado y será el principal motor del crecimiento. Con lo anterior, la política monetaria se volverá más restrictiva, terminando la tasa Selic en cerca de un 12% a fin de año (hoy está en 10,25%). Esto llevará a una saludable moderación el año entrante, con una tasa de 5% de crecimiento”, afirma Alfredo Coutiño, economista jefe de Moody’s para América Latina.

México, en tanto, aparece con una mayor dependencia de Estados Unidos y su desempeño, pero sus perspectivas distan de ser negativas.

Rafael de la Fuente, economista de UBS en Ciudad de México, considera que “la actividad del país está creciendo muy rápidamente este año” (el Fondo Monetario espera un avance de 4,5%). No obstante, esto “va de la mano, en gran medida, de la demanda externa, en base sobre todo a las exportaciones a EE.UU., por cuanto aún se requiere un equilibrio en este sentido, que se daría entre el segundo semestre y comienzos de 2011”.

El especialista señala, además, que para nuestro país puede ser  positivo lo que ocurre en la nación azteca, particularmente si “lo que se exporta son bienes de carácter industrial o materias primas”.

Asia y China: “Aprovechando” el Entorno

Preocupación provocó en el mundo económico el reconocimiento de parte de China de que la situación de Europa ya es un factor de preocupación, en conjunto con una rebaja en las perspectivas de crecimiento para este año configurada por varios bancos, respaldadas en el “frenazo” estatal del sector inmobiliario.

Frente a este “dilema”, sin embargo, con el pasar de los días se ha ido confirmando una cierta paradoja: que dicho entorno sería beneficioso para las necesidades más urgentes del país, en una disminución que pasó a ser un “balde necesario de agua fría” para una actividad que mostraba signos de sobrecalentamiento y para un sector de la vivienda cuya burbuja formaba parte de una seria amenaza. En todo caso, esta desaceleración llevaría a que la actividad crezca, de acuerdo al FMI, un 10,5%.

Para BofA Merrill Lynch, “los temores inflacionarios en China, India y el resto de los países emergentes en Asia están siendo exagerados”, un diagnóstico de importante alivio dentro de esta crucial región para Chile. Y es que, las exportaciones desde nuestro territorio hacia el gigante asiático alcanzaron el primer lugar entre enero y mayo de este año, con cerca de US$7.000 millones.

Según estudios Security, desde China “sigue aflorando un piso más elevado para el crecimiento mundial, la prolongación de precios históricamente altos para los productos básicos y condiciones financieras expansivas”.

Por otro lado, Japón no presentaría mayores variaciones frente a la actual coyuntura. “La recuperación económica va a continuar, aunque tomará un tiempo que aparezca el crecimiento”, señala el informe de BofA. “La deflación sigue en pie, pero el ritmo ha comenzado a desacelerarse”, añade. Respecto al PIB, el Fondo Monetario predijo en su último reporte un avance de 2,4% para 2010 y de 1,8% para 2011. Para otros importantes destinos asiáticos de los embarques chilenos, como Corea del Sur, India y Taiwán, la entidad monetaria prevé importantes incrementos en el año, de 5,9%, 8,3% y 9,2%, respectivamente.

Estrategia

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *