13 de julio de 2010 07:22 AM
Imprimir

RECRÍA: Capital del productor

Clara la conveniencia del productor para terminar de engordar a sus animales de recría.

Tenemos la certidumbre que la contención de los precios de la carne, la seca y la discontinuidad del pago de las compensaciones a los engordes de encierre fue lo que causó la abrupta escalada de los precios del ganado argentino. Pese a que fue evidente la causa y el efecto, el intento de contener los precios de la carne por parte del gobierno continúa, mediante la condición de exportar a cambio de ofrecer carne barata al consumo interno. Así las cosas, en las últimas semanas las distintas categorías de hacienda buscan naturalmente acomodar sus precios, intentando los operadores alcanzar cierta estabilidad para sus negocios. Por un lado, la diferencia de precios en Liniers entre los ahora llamados terneros y los novillos pesados continúa con diferencias promedio mayores al 15%, aunque ya muestran signos de tender a reacomodarse en una diferencia menos amplia. Si esta diferencia de valores entre las categorías se mantuviera, los productores que hagan números intentarán terminar los novillos con menos peso, contrariamente sucedería si la exportación se activara. En operaciones directas la brecha sería un poco menor. Por otro lado, las vacas gordas que en muchos casos son vaquillonas pesadas o vaca muy nueva, continúan con precios siempre crecientes que jamás retrocedieron. Aunque se espera que en el transcurso del invierno esta categoría disminuya considerablemente, los actuales precios en el consumo son tan competitivos que se corre el riesgo de que muchos vientres potenciales se sacrifiquen en primavera. En cuanto al consumo, estimamos que el problema de oferta persistirá y se acentuará a fin de primavera y comienzo del verano, fundamentando esta visión de acuerdo a versiones que indicarían que la reducción del rodeo continuó respecto de la última vacunación de 2009. De todas maneras, el peso promedio de res en gancho continúa en aumento gracias a la aplicación del peso mínimo de faena PMF, y se debería superar ampliamente los 220 kilos por cabeza en gancho para mitigar en parte el problema que causa la falta de animales. En este sentido, redundamos en decir que existe una tendencia principalmente en los engordes a campo de cargar más kilos al animal, incluso muy por encima del PMF. Los comentarios recogidos en diferentes zonas, indican que muchos productores se preparan para aprovechar el pasto barato de primavera e implantar verdeos de verano, utilizando para ello animales que tienen en recría de 250 a 300 kilos. Para que el productor decida vender estos animales, el precio deberá conformarlo, previendo que será mayor al precio posible de venta del animal terminado. Este es otro factor que retrasará la oferta de carne. En cuanto a la invernada, continuamos sosteniendo que los precios se mantendrán aún con bajas mayores en el consumo, en especial por los terneros buenos. Los precios se mantienen a nivel nacional entre los 7,5 y 8,5 pesos el kilo por machos y hembras. Mientas tanto, el mercado de vientres se encuentra frío con valores promedio de 2300 pesos la vaca, precio menor al de una vaca gorda que alcanza a superar los 2500 pesos. En otro orden de cosas, y como contrapartida de la negligencia gubernamental en materia de política bovina, advertimos que a mediados de abril se lanzó el Plan Federal del Bicentenario de Ganados y Carnes, el cual incluye también a la carne vacuna y debería ser tomado en cuenta para poner en práctica proyectos estratégicos y viables para el sector. Los aportes no reintegrables que se ofrecen para financiar proyectos privados serían canalizados por los municipios. El plan puede ser importante para la gran cantidad de minifundios que existen sin demasiadas variables productivas que no sea la cría vacuna. Asimismo, el plan contempla una cuestión eternamente pendiente, que la ONCCA realice una propuesta para modernizar la distribución y comercialización de la carne como también proponga un sistema inviolable y público de información del sector

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *