27 de noviembre de 2009 08:08 AM
Imprimir

Maíz

Con cuidados especiales se obtienen buenos rendimientos

El maíz representa un excelente ejemplo de la adaptabilidad de los cereales a las condiciones de suelo. Sin embargo, aunque este producto crece en todo tipo de superficie, para alcanzar su rendimiento máximo requiere de tierras profundas bien sueltas y aireadas, además de cuidados especiales que garantizarán un mejor rendimiento del cultivo.

En una parcela donde se cultiva el maíz sin asociarse con otra especie, debe haber por lo menos unas 50.000 plantas en una hectárea.
El maíz se encuentra entre los productos de más amplia comercialización en los mercados nacionales e internacionales. Este cereal es de ilimitada utilidad gracias a las numerosas variedades con que se cuenta, como el maíz karape pytã (pequeña-roja), nutriguarani, morotî, entre otras. Puede ser cultivado en todas las zonas de nuestro país.

CULTIVO DE RENTA

Encarando el maíz como cultivo de renta, es preciso elegir una parcela con fertilidad natural, bien trabajada y no muy arcillosa. Una de las maneras tradicionales de cultivar el maíz es por medio del implemento conocido como matraca.
La matraca es un elemento que consta de dos lados, con sus respectivos recipientes o tolvas, y funciona como una pantalla; una de las tolvas se llenará con granos, mientras que la otra se ocupará con el fertilizante recomendado, luego de un análisis de suelo.

SIEMBRA CONSERVACIONISTA

Posteriormente se llevará a cabo la siembra directa de las semillas de maíz, proceso en el que se utiliza un método de siembra conservacionista, ya que las semillas serán depositadas directamente en el suelo no arado, sino simplemente después del enrolado del cultivo de mucuna, una de las especies de abono verde más apreciadas.

LA DENSIDAD

Algo muy importante para la producción del maíz es la densidad, es decir, la cantidad de plantas por hectárea.
En una parcela donde se cultiva el maíz sin asociarse con otra especie, debe haber por lo menos unas 50.000 plantas en una hectárea. Para ello se siembran en hileras de 80 a 100 centímetros y 2 plantas cada 50 centímetros.
Es un engaño cultivar el maíz en forma rala o muy separada cuando el suelo no es muy apto, es decir que cuando se emplea un suelo pobre conviene aumentar la cantidad de plantas para acrecentar el rendimiento y disminuir el trabajo de limpieza.
El suelo mejorado facilita la obtención de rendimientos de hasta 4.500 kilogramos de maíz por hectárea en el segundo año.

Cabe destacar que a partir de los 4 a 5 años, toda vez que se continúe con la siembra de abono verde, disminuye la necesidad de utilizar fertilizantes químicos.

COMO TRABAJAR EN SUELO DURO

Dentro del sistema tradicional de siembra suele prepararse en suelo colorado, con lo que se corre el riesgo de la erosión a causa del agua de lluvia. Para evitar esto, se debe profundizar el arado, y si es posible romper el pie de arado, que es la costra dura que queda a unos 10 centímetros de profundidad, y que no permite que el agua de lluvia se filtre bajo tierra.
Cuando la arada es poco profunda, rápidamente el agua de lluvia se acumula en la parcela, luego corre en raudales y causa verdaderos estragos, arrastrando suelo fértil y dejando arena lavada sin alimento para la planta.

CUIDADO CON HELADAS

El maíz, al igual que otros cultivos, puede consociarse con otras especies de leguminosas como el maní.
En nuestro país puede sembrarse prácticamente todo el año, aunque en las siembras tempraneras corren el peligro de las heladas y en las siembras tardías el ataque más intenso de las plagas. Ambos factores encarecen los costos y reducen la producción.

LA COSECHA

Es bien conocido el estado de madurez del maíz; su color característico es el pajizo con hojas secas y ruidosas. Los granos deben estar secos y duros; ese es el momento oportuno para realizar la cosecha, pues si se deja más tiempo se corre el riesgo de perder parte de la cosecha por efectos del ataque del gorgojo.Sector Productivo.com.py

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *