13 de julio de 2010 07:23 AM
Imprimir

Uruguay  –   Perspectiva pesimista para el trigo augura mayores áreas para la soja

Negocio. Clima complica tareas para implantar los cultivos de invierno

La baja rentabilidad esperada para el trigo complica el panorama de la zafra 2010/2011, e impulsa a productores a saltearse cultivos de invierno para plantar soja de primera. Los argentinos también miran más a Uruguay porque obtienen más renta. En la Cámara Uruguaya de Servicios Agropecuarios (CUSA), gremial que reúne a cerca de 250 empresas prestadoras de servicios de maquinaria, la perspectiva para lo que resta del año en cuanto a la siembra de cultivos de invierno es muy pesimista. El presidente de CUSA, Alberto Urrestarazú, dijo a El País que lo que se espera es una caída cercana al 50% en el área efectivamente sembrada con relación a la intención de siembra manifestada inicialmente, la que ya era 30% menor a la campaña pasada. "Hace 25 días que no muevo una máquina para sembrar", admitió el empresario, quien señaló que este panorama se ve claramente en Río Negro y en menor medida en otros departamentos agrícolas. A su vez, Urrestarazú estimó que serán muchos los productores que se "salteen" los cultivos de invierno para continuar con una soja de primera por razones de rentabilidad. Esto hace que se espere con ansiedad las primeras siembras de las sojas más tempranas, en un panorama que se torna complicado para la preservación de los suelos. Sojización. "El litoral uruguayo se parece cada vez más a la Argentina". Así comienza un artículo publicado en el diario argentino Ámbito Financiero a partir de declaraciones de un consultor privado uruguayo, el que sostiene que cultivos como el maíz y el sorgo se hacen prácticamente inviables para la zafra 2010/2011 en campos arrendados. Citando al asesor Nelson Diez, la publicación argentina sostiene que la soja de primera es el refugio más viable para quienes realizan agricultura sobre campos arrendados, en función de que el arrendamiento es el principal componente del costo de producción. Según el técnico, la rotación trigo/soja de segunda en campos arrendados es una "difícil" opción, por lo que la sojización de la producción es un planteo dominante, con la lógica consecuencia negativa para el recurso suelo. Con los actuales precios, el cultivo de maíz se hace "prácticamente imposible" ya que se necesita una productividad de 6500 kilos por hectárea para alcanzar rentabilidad, sostiene Diez. En el caso del sorgo, el rendimiento de equilibrio se sitúa en 8.800 kilos por hectárea de acuerdo a datos tomados del movimiento CREA. Sin embargo, el panorama es diferentes para quienes explotan un campo propio. En este caso, la rotación de cultivos sigue siendo viable, para el experto. Diez adelanta que el margen bruto esperado para el maíz en la campaña 2010/2011 es de unos US$ 150 por hectárea, con un rendimiento promedio de 6.000 kilos por hectárea, en condiciones climáticas normales. En el caso de una rotación de cultivos trigo/soja, el margen bruto proyectado es de US$ 240 por hectárea, de los que US$ 140 corresponden a la soja. La diferencia con Argentina -según Diez-, es que el propietario de un campo en Uruguay obtiene una renta neta de US$ 230 por cada 700 kilos de soja producida, mientras que del otro lado del río se necesitan al menos 1.000 kilos para la misma renta debido a las retenciones que hace el gobierno de ese país. En cuanto al impacto de los costos, se advierte también sobre el peso del combustible y de la semilla de calidad ademas de otros aspectos impositivos. Cada vez hay más cantidad de productores argentinos plantando granos en chacras uruguayas. De hecho, el grueso del área destinada a los granos está en manos de productores argentinos. Llegaron hace unos años porque en su país no quedaban tierras y generaron un avance significativo en el área agrícola del Uruguay así como en la forma de trabajo. Si bien hoy ya no quedan casi campos en el litoral la demanda se mantiene lo que lleva a incrementar los precios. Caída drástica Los precios y la falta de colocación de gran parte de la zafra harán bajar el área de trigo. Si bien en principio, las previsiones más optimistas estimaban una merma en el área de entre 30% y 40%, las lluvias dificultaron más el panorama. En la medida que fueron transcurriendo los días y no se pudo entrar a las chacras a plantar, el área cayó más todavía.  El País Digital

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *