13 de julio de 2010 12:09 PM
Imprimir

Gremio de la carne: promesas para que levanten la protesta

Ayer al mediodía bloquearon Liniers. Aseguran que les pagarán los sueldos

A la novela de la carne –que hasta ahora protagonizan el gobierno de los Kirchner, los productores y las empresas frigoríficas– le faltaba un actor: los gremios del sector. Bastó que los trabajadores lanzaran una virulenta protesta para alterar el guión. Ayer al mediodía, el sindicato de la carne bloqueó el Mercado de Liniers y reapareció el fantasma del desabastecimiento. A las pocas horas, los obreros lograron lo que fueron a buscar: garantías de que no habrá despidos y de que el Estado subsidiará los salarios de quienes resulten afectados por la crisis ganadera, que provocó la caída del 30% en los volúmenes de faena. Hoy se levantaría la protesta tras una asamblea.
El rápido acuerdo fue fruto de una reunión de más de cuatro horas en el Ministerio de Trabajo, de la que participaron el ministro Carlos Tomada; el titular de la Federación Gremial de la Carne, Alberto Fantini; y representantes de las cámaras empresarias. Las ausencias, sin embargo, fueron más notorias. Por primera vez en cuatro años el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, se mantuvo al margen de una negociación vinculada al negocio de la carne.
Como habían anunciado el jueves, los obreros de mameluco blanco desembarcaron al mediodía, en buen número, en el Mercado de Liniers, y anunciaron allí su intención de impedir el ingreso de hacienda hasta tanto el Estado no cumpliera con su promesa de mayo pasado, que consistía en hacerse cargo de pagar 60 horas mensuales (a 12,50 pesos la hora) a todos los trabajadores suspendidos o cesanteados de las plantas de faena.
Como las empresas habían prometido absorber la llamada “garantía horaria” de 140 horas, los trabajadores se asegurarían así un ingreso mínimo de 200 horas mensuales. El problema, hasta anoche, era que se multiplicaban los conflictos. Y que nadie había cobrado.
“Desgraciadamente tuvimos que llegar a esto”, se excusaba al mediodía Fantini, recordando que fue la presidenta Cristina Kirchner quien firmó el decreto 703/10, que determinó este régimen especial mientras durara una emergencia que tiene su origen en la escasez de hacienda. Con el correr de las horas, los empresarios y los funcionarios de Trabajo se echaban la culpa mutuamente.
A las17, con el bloqueo dispuesto, se puso en marcha una reunión preacordada en la cartera laboral. Antes, Fantini había hablado telefónicamente con Moreno, hasta aquí mandamás indiscutible en los asuntos vinculados al sector, y quedó azorado con las respuestas que recibió. “Me dijo que era lógico que hubiera despidos si la faena había caído un 30%”, señaló el gremialista a sus íntimos.
En este contexto, el ministro Tomada tomó el mando de la negociación. Prometió el inmediato pago de subsidios. Con ese borrador, el gremio de la carne discutirá hoy al mediodía en Liniers, en asamblea, si levanta la protesta.  El acuerdo1. El ministro Carlos Tomada llevó adelante la negociación y prometió el inmediato pago de subsidios por mayo y junio para 2.500 a 3.000 trabajadores de siete grupos frigoríficos que presentaron los papeles. Y para el resto de los afectados, unos 8.000, aseguró que el trámite se abordará a la brevedad. Con ese borrador, el gremio de la carne discutirá hoy al mediodía en Liniers, en asamblea, si levanta la protesta. Era ese, anoche, el escenario más probable.
2.En el mercado ganadero hubo ayer operaciones, porque hasta antes del bloqueo habían ingresado más de 3.500 animales. Pero anoche no se registraban nuevas entradas.
3.Hasta la negociación con Tomada, el gremio amenazaba extender la protesta a todo el país. Pasivos y hasta complacientes con la política ganadera de Moreno, ahora son los obreros los que mostraron su hastío. Y entraron en escena.25% de suba para SMATA
Las automotrices que tienen sus plantas en la provincia de Buenos Aires (Ford, Toyota, Volkswagen y Mercedes Benz) habrían acordado ayer “de palabra” con SMATA otorgar un incremento salarial del 25% a partir del 1° de julio. “El aumento es por este semestre. En enero volvemos a discutir salario”, dijeron allegados a Mario Manrique, secretario general de SMATA.
Fuentes de la industria confirmaron que se llegó a ese acuerdo, que aún debe ser firmado: “Algunas de las compañías tienen elevados compromisos de exportación, y por eso quieren cerrar rápido. No es un acuerdo agradable: los costos laborales subirán un 25% en dólares a causa de que el dólar está planchado”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *