13 de julio de 2010 01:16 AM
Imprimir

No hubo paro en Rafaela, pero se complican los frigoríficos

Este miércoles el sindicato local participará de un plenario en donde se definiría una medida de fuerza

La industria de la carne está atravesando uno más de sus momentos difíciles. A la reducción del rodeo se fue sumando la restricción a las exportaciones, impuesta por el Gobierno nacional, que a pesar de haber anunciado una liberación de 20 mil toneladas mensuales de cortes frescos en mayo, lejos de hacerlo fue restringiendo los permisos para sacar esa carne del país, hasta suspender este otorgamiento la semana pasada. Eso originó el llamado a un paro por parte de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne, que es la organización que estima que son al menos ocho mil los trabajadores del sector en situación de riesgo. Es en Buenos Aires donde desde ayer se bloquea el Mercado de Liniers, por tiempo indeterminado, aunque desde el Ministerio de Trabajo de la Nación, los dirigentes involucrados fueron convocados para poder hallar una salida al conflicto, que también se basa en el reclamo de un pago mínimo de 140 horas mensuales a cada empleado, más un plus incumplido de otras 60 según lo exigiera el Gobierno, a través de un subsidio oficial que se podría prolongar por seis meses, en caso de tener continuidad este aspecto crítico. Este caso se llega a cumplir en grandes frigoríficos, mientras que en algunos más pequeños la situación ya aparenta acercarse a los despidos de manera directa.
En el plano local, el Sindicato de la Carne, adhiere al reclamo de mejoras para el sector, pero por estar enmarcado en la Federación de Sindicatos de la Industria de la Carne, no activó el cese laboral. "Los frigoríficos están pasando momentos de muy mala situación, se están cayendo a pedazos las industrias; y nosotros estamos haciendo lo posible para reclamar de manera conjunta en todo el país", advirtió Domingo Viviani, el responsable de la gremial en Rafaela, que el miércoles participará de un plenario de secretarios generales de donde surgiría un reclamo nacional más inclusivo para fin de mes.
En nuestra zona son las empresas exportadoras las que están registrando mayores problemáticas, lo que motivó que el secretario general de la planta de Casilda de Rafaela Alimentos, se reuniera ayer con directivos de la misma para actualizar la situación. Lo que no se descarta desde el Sindicato es que a mediano plazo puedan comenzar al menos las suspensiones del personal, que más adelante podrían derivar en despidos, si no se compone el cuadro actual.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *