22 de agosto de 2018 16:32 PM
Imprimir

Quebró la empresa avícola Criave, símbolo de Roque Pérez

Trabajaban 500 empleados directos y 2500 indirectos

Hace una década producía anualmente 43.800 toneladas de pollos que exportaba a Hong Kong y Rusia, y soñaba con venderle a Chile, Vietnam, Angola y Arabia Saudita. Poseía una planta de incubación en Marcos Paz, con una capacidad de fertilización de 600.000 huevos semanales, y su planta de faena estaba emplazada en Roque Pérez, con una capacidad diaria de faena de 70.000 aves/día.

El efecto del cierre de Criave repercutirá en más pobladores. Llegó a tener 112 granjas integradas, para la crianza y engorde de pollos parrilleros. Tenían dos granjas propias, con una capacidad de 300.000 animales, 14 granjas de reproductores propios y dos granjas con ejemplares de la línea Hubbard, que da origen al plantel de reproductores, que asciende a 170.000 animales.

Sus propietarios, la familia Perea, no pudieron hacer frente ni a la importación de pollos de Brasil, ni al alza de tarifas y menos aún, al alto costo de alimentos para pollos. Germán Barco contó a ADN que “pelábamos 100.000 pollos por día y empezamos a pelar 40.000”, agregó. En el 2001, también la empresa estuvo al borde de la quiebra. En la actualidad, pese a la quiebra, algunos trabajan cuatro horas cobrando la mitad del salario, sin obra social, mientras hacen ollas populares para poder comer

Fuente:

Publicidad