13 de julio de 2010 10:07 AM
Imprimir

Con 120 mil hectáreas confirmadas, el girasol retoma su mejor escenario

Apostando a acrecentar la confianza del productor en la próxima campaña girasolera, Golob Semillas y Syngenta, convocaron a los productores del sudoeste chaqueños a una reunión, donde además de presentar materiales de la empresa se habló de un tema que preocupa y mucho como es el ataque de palomas.

Con 120.000 hectáreas confirmadas, el girasol busca retornar a sus mejores escenarios, con un horizonte promisorio en precios y clima.
A las puertas de una nueva campaña de girasol, desde las firmas Golob Semillas y Syngenta, se propuso realizar un encuentro con los productores. “Este espacio se genera, debido a que Syngenta compró el negocio global de girasol de Monsanto, con lo cual se está relanzando al mercado, por lo cual queremos contarle al productor acerca de esta situación, además queremos escuchar sus inquietudes y necesidades”, afirma el ingeniero Ricardo Gatti.
“Fueron dos años muy complicados los que se pasaron, hubo una caída importante del área sembrada en todo el país, tocando el piso con 1 millón doscientas mil hectáreas, el más bajo de siembra de girasol en la historia. Esto es una luz roja importante que se nos prende, para preguntarnos qué pasa con el cultivo”, agregó el profesional.

La campaña que viene

Una importante concurrencia de productores a la reunión demuestra que hay interés en la próxima campaña, que plante mejores precios, y en lo climático un panorama alentador por la humedad que se registra, pero también hay preocupación por el ataque de palomas.
“De cara a esta campaña creo que entramos a una relación de precios mucho mejor, mucho más interesante, fundamentalmente respecto a la soja. También el factor clima, es importante ya que entramos a un otoño con muy buena humedad, una buena cantidad de agua acumulada en el perfil que va a hacer que sea una excelente posibilidad de siembra”, comentó Gatti.
Repasando la actualidad del país en relación al mercado internacional, Gatti asegura que “el consumo sigue fuerte a nivel mundial. El crecimiento de los ‘nuevos países ricos’-como se los llama- India y China, que están buscando comida de mejor calidad y el aceite de girasol es el de mejor calidad, por lo tanto la demanda es creciente. Sin dudas, Argentina tiene que recuperar el mercado europeo. Un mercado que, por desajustes en la oferta y en la producción fuimos perdiendo por esta razón”. El ingeniero remarca que “reuniendo a los productores y mostrándoles lo que hay por delante, seguramente nos da un horizonte muy auspicioso para el cultivo. Buscar recuperar ese lugar preponderante como primer productor mundial, como llegó a ser en algún momento, exportador de girasol”.

Marcado optimismo

La apuesta comercial de Syngenta para con el cultivo, queda evidenciada en la operación de compra del paquete girasolero de Monsanto. “Syngenta ya era líder mundial en girasol, si bien en Argentina no lo era y lo tenía Monsanto, por lo que con la adquisición de todo el programa de girasol de Monsanto, se solidifica en la posición que tiene, y trae todos los híbridos que ya tenía la cartera de Dekasol; de hecho el híbrido más sembrado en esta zona es el DK 4045, que seguimos comercializando, junto a nuevos lanzamientos de 4 híbridos nuevos al mercado”, confirmó gatti.
“Nosotros miramos mucho los mercados, y desde el momento que Syngenta hizo una inversión muy importante es porque vemos en el girasol un cultivo rentable, con posibilidades de crecimiento, por eso invitamos a los productores a renovar su confianza en el cultivo, que es muy noble, y que sepan que en Syngenta tienen un aliado, conjuntamente con nuestros distribuidores, como es el caso de Golob Semillas”, enfatizó.
El Ingeniero Javier Broglia, tuvo a su cargo contarle al productor acerca de la transición de Dekasol a Syngenta. “Si bien le está costando a la gente decidirse, hoy Syngenta lleva unas 20.000 bolsas de semilla vendidas en el Chaco, esto contando que estamos en un mercado de 50 por ciento de participación, hablamos de unas 120.000 hectáreas decididas”, observó Broglia.
Broglia es optimista respecto al escenario para la campaña venidera, comentando que “con las otras empresas estuvimos hablando y compartiendo datos y lo que vemos es que, de a poco todos estamos vendiendo, y el productor se va animando y creo que va a ser un buen año de girasol. Vemos que la empresa propone productos nuevos y la gente comienza a pedirlos, a interesarse”.

La paloma, un problema que preocupa

La preocupación mayor para el productor girasolero, y para el sector en general es encontrar una manera efectiva de combatir el ataque de las palomas.”Creo que el principal escollo que tenemos hoy en la zona es el ataque de las palomas, es algo sobre lo que todavía no tenemos respuestas, lo que hay que hacer es reunirse y concertar prácticas comunes para que podamos, entre todos mitigarlo”, enfatiza Broglia, al tiempo que añade, “creo que con 250.000 hectáreas de girasol el daño será mucho menor. Incluso estamos haciendo algunos ensayos, proponiendo practicas de manejo integrado de palomas”.
“Creo que tenemos que, entre todos, aunar criterios y esfuerzos, buscar equilibrio entre los estados provinciales y nacionales, los productores y los que estamos abocados al comercio de semillas, y hacer que el girasol vuelva a las famosas 4 millones de hectáreas allá por mediados del 2004-2005”, aseveró el empresario.
“Habiendo humedad en el suelo, haciendo un excelente control de malezas, logrando una buena siembra con semillas que puedan hacer que la paloma ataque lo menos posible, más la mano que puedan dar los organismos estatales como el Senasa, no tengo dudas de que el Chaco tiene que superar las 250.000 hectáreas”, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *