24 de agosto de 2018 11:07 AM
Imprimir

Ya es oficial la baja del 66% de los reintegros de exportación

El porcentaje es un promedio entre todos los productos. Contempla ventajas para las pymes

El Gobierno confirmó ayer el recorte de los reintegros a las exportaciones de unos 6.600 productos primarios e industrializados, una medida que intentará conseguir un ahorro fiscal de 34.000 millones de pesos entre este año y el próximo. La medida fue oficializada a través del Decreto 767/2018 publicado en el Boletín Oficial, con las firmas del presidente Mauricio Macri y su jefe de Gabinete de ministros, Marcos Peña. También la rubricaron los ministros de Producción, Dante Sica; de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere; y de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El decreto establece un paliativo para las firmas que encuadren dentro de la denominación de Micro, Pequeñas o Medianas Empresas, dado que tendrán prioridad para la tramitación y percepción de las compensaciones, acreditaciones, devoluciones o reintegros de impuestos o de saldos a favor de naturaleza tributaria.

Con esa decisión, el Gobierno reduce un 66% el monto total de lo que venía pagando en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo a un esquema diferenciado por producto. El decreto fue defendido por Sica, quien manifestó que “la readecuación no pone en situación de peligro o supervivencia a un sector industrial, y mucho menos a sectores en los que la Argentina ya tiene una altísima ventaja competitiva”.

También Etchevehere justificó la medida en una entrevista que publicará el próximo sábado la revista El Campo. “Los reintegros se reducen pero teniendo en cuenta a las pymes, para que no pierdan competitividad. Ojo, hay que aclarar que no se eliminan totalmente, se reducen pero continúan en menor medida. Se bajan un 66% en promedio, pero con mucha diferenciación entre empresas grandes y pymes. Por ejemplo, está el caso de la carne. Ahí se reducen bastante los reintegros, pero es un sector que demostró que está bien competitivamente, que incrementó sus exportaciones, que llega a muchos más mercados”, dijo el titular de Agroindustria, quien agregó que “los reintegros se habían subido porque el dólar estaba atrasado, pero ahora aumentó un 50%”.

En cambio la periodista Matilde Fierro, editora de la sección rural de la agencia NA, cree que “las economías regionales necesitan de ese reintegro porque si bien el proceso exportador en la Argentina es un boom, los que estuvieron sin vender afuera deben armar nuevos mercados y eso requiere tiempo y de un apoyo estatal”.

Los reintegros a la exportación justifican su existencia en la vigencia de impuestos indirectos que se acumulan durante el proceso de producción y que no tienen una devolución al exportarse. Pero para el Gobierno, la reforma tributaria y el pacto fiscal, que reducen los impuestos al cheque y a los ingresos brutos, generan el espacio para que puedan ser reducidos. El ahorro fiscal (coparticipable entre Nación y provincias) es de $5.000 millones en 2018 y $29.000 millones en 2019.

Bajo el nuevo régimen, los reintegros para la carne bovina, que alcanzaban el 4%, bajaron a un rango de entre 0,5% y 1,25%, según la modalidad de envío. Para la harina de trigo, la devolución que estaba en un 3%, con el decreto se bajó a un 0,75%; mientras que para los productos lácteos como el queso los reintegros bajaron de un 5% a un 2,5%; y la leche en polvo quedó con un 0,75%.

El arroz cayó de un nivel de entre 2% y 3% a 0,25% y 0,75%; la pasa de uva bajó de 4,05% a 0,75%; el jugo concentrado de uva de 6% a 2,5%; el vino espumoso, de 6% a 3,25%; y el vino de 5,5% a 3%. En el caso de los reintegros del vino fraccionado (de 6% sobre el valor FOB, que es el valor de venta de los productos en su lugar de origen más el costo de los fletes, seguros y otros gastos necesarios para hacer llegar la mercancía hasta la aduana de salida) se concluyó que el porcentaje de impuestos contenidos en el valor promedio FOB es de 8%, es decir un 2% mayor al reintegro que se recibía; y encima ahora percibirán 66% menos.

Las frutas que produce el Alto Valle de Río Negro y Neuquén también sufrirá la poda. Las manzanas, que tenían un reintegro de 6,9%, ahora tendrán un 4,75%; en tanto que las peras pasaron de 6,2% a 5,25%.

En el caso específico de la carne vacuna, los reintegros para los cortes frescos deshuesados cayeron de 4 a 1%, lo que significa una reducción de 75%. En carne congelada deshuesada, la quita fue algo menor, de 4 a 1,25%, lo que implica una caída de 69%. También hubo bajas en los reintegros para la carne de pollo: las exportaciones sin trocear y refrigeradas pasaron de 3,5% a 1% (71,5%), mientras que los reintegros de pollos congelados, que era de 4% pasaron a 1,25% (69%).

Del otro lado del mostrador, solo quejas

Las quejas se multiplicaron entre los afectados por la medida. Bodegas de Argentina cuestionó la reducción del 66% en los reintegros a la exportación y consideró “injusto” el cambio en las reglas impositivas. La entidad, que enrola a más de 230 bodegas responsables del 90% de la exportación de vino fraccionado, aclaró que los reintegros no son un subsidio, sino la “devolución equitativa de impuestos indirectos sobre productos que se exportan”.

El monto de reintegros asciende a unos 48 millones de dólares al año, mientras la industria exporta anualmente 800 millones con una devolución de seis puntos porcentuales. La entidad cree que esta medida no sería compensada en lo inmediato por la reforma tributaria de 2017 y en lo que respecta específicamente a ingresos brutos, la elaboración de vino ya contaba previo a la reforma con alícuotas diferenciales en Mendoza y San Juan.

Recordó que “en algunas provincias la elaboración del vino incluso sufrió incrementos de ingresos brutos a posteriori de la reforma y en otras provincias la venta de vino sigue gravada con alícuotas que superan con creces los dos puntos porcentuales establecidos como tope de común acuerdo entre la Nación y las provincias”.

Las Cámaras Pymes también criticaron la decisión del Gobierno de recortar reintegros a las exportaciones y advirtieron que la medida puede “empeorar la situación” que atraviesan las industrias.

El presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (CAMIMA), José Luis Ammaturo, señaló que hay gran preocupación entre las pymes metalúrgicas por la decisión de reducir los reintegros a la exportación”.

“El país necesita dólares y la exportación de productos industriales es la mejor forma para el ingreso de divisas, además de un gran fomento a la producción local”, afirmó el dirigente.

Fuente:

Publicidad