27 de noviembre de 2009 08:15 AM
Imprimir

Los productores aún ven al seguro como un costo

Periodista: ¿Cómo está el mercado de seguros para esta campaña fina?...

Periodista: ¿Cómo está el mercado de seguros para esta campaña fina?

Agustín Pelizza: El trigo representa el 90% de los aseguramientos. Después viene la cebada y los cultivos menores. Respecto del trigo, se ha reducido el área sembrada. Por lo tanto, los seguros acompañan la menor área de sembrada y hay menor cantidad tomada. Con la incertidumbre que hay sobre el cultivo también muchos de los que siembran no aseguran. Es que no quieren seguir incrementándole insumos al cereal. Es una inversión más.

P.: El productor todavía lo ve como un gasto adicional.

A.P.: Muchos lo ven como un costo. Ahora está puesto todo al seguro de la gruesa. En maíz ahora está entrando una gran cantidad de seguros, porque ya están sembrando y empiezan a tomar temperatura de la emergencia como para ser asegurados. En la soja está puesto el punto más importante de los seguros. Con respecto al trigo, la zona sur de la provincia de Buenos Aires es la más importante, que pasa del trigo a la soja.

P.: Los productores no están conformes con el precio del trigo.

A.P.: Cuando se dejó de tener precio de referencia, poder venderlo hizo que también muchos productores estén dispuestos a dejar lotes para la campaña gruesa y no para trigo. Entonces la zona más importante, que es el Sudeste, hoy tiene asegurándose hectáreas caso iguales a los niveles del año pasado, cuando debería ser un poco más. Pero la zona norte de la provincia de Buenos Aires no es tan triguera, lo mismo que el sur de Santa Fe, donde la realidad es diferente porque hay mejor agua y ha llovido mejor. Cuando el cereal tiene valor, el chacarero asegura; cuando no tiene precio, o no tiene productividad porque no hay lluvia, el productor no asegura. Entonces la zona sur, pese a ser el principal jugador, está más pinchado. En la zona norte y sur de Santa Fe hay un mayor aseguramiento de trigo.

P.: Entonces para el productor el seguro sigue siendo un costo y no una inversión…

A.P.: Exacto. En general, el productor chico lo sigue viendo así. El productor grande o el que maneja una explotación de terceros es muy consciente de que el seguro es realmente algo necesario. Además, los costos del seguro son insignificantes con respecto a todo lo que uno está involucrando en una campaña. Es un porcentaje muy chiquito respecto de lo que se invierte ya sea en fertilizante, en el trabajo de la tierra. Entonces cualquiera que quiere realizar una gestión eficiente del negocio sabe que tiene que poner el seguro del granizo para cubrir su campo.

P.: ¿Qué porcentaje del mercado de seguros ocupa el seguro de granizo?

A.P.: Hoy está ocupando casi un 85% de lo que se toma en seguros. El seguro de granizo es el más importante, y los demás son adicionales. Cuando uno habla de viento y de heladas son adicionales al seguro de granizo, que es la base. Uno no puede tomar seguro de helada o de viento solamente. Un porcentaje menor, aunque en su momento había iniciado con mucho empuje, lo que era el multirriesgo empezó con un 3% y llegó casi a un 10% del mercado y hoy está otra vez a un 2% o un 3%. En la Argentina es muy difícil ser aplicado. No así en Brasil, o en EE.UU. En esos países representa casi un 90% de los seguros.

P.: Siempre se dijo que en el país se aseguraba poco debido al costo de las primas.

A.P.: En otros países donde funcionan los seguros multirriesgo, como en Brasil o en EE.UU., la prima está subsidiada en un 50% por el Estado. Como contrapartida, el Estado tiene muy buena información. Porque para aplicar un seguro de multirriesgo tenés que tener la información de cada lote, de qué productividad tiene, si es un lote con antecedentes de heladas, si tiene granizo.

P.: ¿Cómo es que ustedes devuelven la prima?

A.P.: Aplicamos un sistema que consiste en devolver un porcentaje a los productores asociados, una vez descontados los gastos ocasionados por los siniestros de granizo. Esta metodología se aplica por zonas, para que la distribución de los beneficios resulte equitativa. Los porcentajes de devolución oscilan alrededor del 35%; sin embargo, hay ocasiones que alcanzan cifras asombrosas, cuando una región registra una baja siniestralidad. Por ejemplo, durante la campaña 2005/2006, a los productores asociados de la zona norte de Buenos Aires se les devolvió un 60% de la prima, de los seguros contratados para cosecha fina y un 40% de los correspondientes a cosecha gruesa. El mismo porcentaje se repitió el año siguiente, para los seguros de granos finos

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *