14 de julio de 2010 07:39 AM
Imprimir

Situación internacional de la soja favorece a nuestros agricultores

La fuerte demanda china, la escasez del grano disponible en Estados Unidos y la retención por parte de los productores argentinos permiten una relación de precios poco frencuente entre Chicago y Nueva Palmira que favorece a los agricultores uruguayos.

El saldo que queda por comercializar es reducido y los que tienen soja sin fijar pueden obtener precios muy superiores a los de pocas semanas atrás.
El ejecutivo de una multinacional dijo a Monitor Agrícola que entre jueves y viernes se activaron las ventas de soja 2011 en la medida que los precios se acercaron a los U$S 330 por tonelada. Había órdenes de venta que se activaron en esos valores “y no solamente de los grupos sino de productores individuales”. Sin embargo este lunes los precios se alejaron de esas referencias y la operativa quedó casi paralizada. El avance en Chicago para las posiciones cercanas llevó los precios de la soja disponible a niveles superiores a U$S 360 por tonelada por los negocios directos de bolsón a puerto. Los precios FOB están entre U$S 10 y U$S 15 por encima de Chicago con lo que se lograron valores superiores a U$S 370-U$S 375 por tonelada.
trigo
En el mercado del trigo se están dando consultas y gestiones por negocios por el cereal disponible. “La suba de afuera de la región es una buena noticia aunque hasta ahora los molinos están abastecidos y están reticentes debido a los problemas que tuvieron con algunos embarques por problemas de calidad”, dijo un exportador a Conexión Agropecuaria.
No hay una referencia general de precios por los trigos de calidad. Por ahora no se puede llegar a un FOB de U$S 220 por tonelada para el trigo de 78 de PH que dejaría un precio por encima de U$S 200 por tonelada. “Es verdad que, teóricamente, la suba en el golfo daría margen para mejores precios pero la comercialización del saldo disponible no será fácil”, agregó el exportador.
Forrajeros
En granos forrajeros los precios se mantienen firmes mientras se confirmó la primera importación de grano enero con un valor CIF de U$S 185 por tonelada. Se trata de un volumen de 2.100 toneladas. “No es mucho, pero es una señal para los que tienen maíz y siguen esperando”. “Me parece que por ahí puede estar el valor”, dijo un comprador de ración del centro del país. Por el sorgo los precios están en torno a U$S 140 por tonelada puesta. Hay empresas que están trayendo maíz de grano quebrado con un 10% de cáscara de soja a U$S 185 por tonelada puesta. Argentina
“El litoral uruguayo se parece cada vez más a la Argentina”. Así comienza un artículo publicado en el diario argentino Ámbito Financiero a partir de declaraciones de un consultor privado uruguayo, el que sostiene que cultivos como el maíz y el sorgo se hacen prácticamente inviables para la zafra 2010/2011 en campos arrendados.
Citando al asesor Nelson Diez, la publicación argentina sostiene que la soja de primera es el refugio más viable para quienes realizan agricultura sobre campos arrendados, en función de que el arrendamiento es el principal componente del costo de producción.
Según el técnico, la rotación trigo/soja de segunda en campos arrendados es una “difícil” opción, por lo que la sojización de la producción es un planteo dominante, con la lógica consecuencia negativa para el recurso suelo. Con los actuales precios, el cultivo de maíz se hace “prácticamente imposible” ya que se necesita una productividad de 6.500 kilos por hectárea para alcanzar rentabilidad, sostiene Diez. En el caso del sorgo, el rendimiento de equilibrio se sitúa en 8.800 kilos por hectárea de acuerdo a datos tomados del movimiento CREA.
Sin embargo, el panorama es diferente para quienes explotan un campo propio. En este caso, la rotación de cultivos sigue siendo viable, según indica el experto. Diez adelanta que el margen bruto esperado para el maíz en la campaña 2010/2011 es de unos U$S 150 por hectárea, con un rendimiento promedio de 6.000 kilos por hectárea, en condiciones climáticas normales.
En el caso de una rotación de cultivos trigo/soja, el margen bruto proyectado es de U$S 240 por hectárea, de los que U$S 140 corresponden a la soja.
La diferencia con Argentina –según Diez–, es que el propietario de un campo en Uruguay obtiene una renta neta de U$S 230 por cada 700 kilos de soja producida, mientras que del otro lado del río se necesitan al menos 1.000 kilos para la misma renta debido a las retenciones que hace el gobierno de ese país. En cuanto al impacto de los costos, se advierte también sobre el peso del combustible y de la semilla de calidad además de otros aspectos impositivos.
Cada vez hay más cantidad de productores argentinos plantando granos en chacras uruguayas. De hecho, el grueso del área destinada a los granos está en manos de productores argentinos. Llegaron hace unos años porque en su país no quedaban tierras y generaron un avance significativo en el área agrícola del Uruguay así como en la forma de trabajo.
Si bien hoy ya no quedan casi campos en el Litoral la demanda se mantiene lo que lleva a incrementar los precios

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *