14 de julio de 2010 12:56 PM
Imprimir

El precio de los campos uruguayos aumentó 650% desde la crisis de 2002

Si el precio de la hectárea de campo en la Argentina se disparó tras la crisis de 2002, en Uruguay se catapultó. Mientras los valores locales crecieron cerca de 250% en el período, los de Uruguay aumentaron 649% según cifras oficiales del país vecino y datos actualizados del mercado inmobiliario uruguayo.

En 2002, el precio promedio de la hectárea de campo, según las operaciones efectivizadas y relevadas por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, fue de u$s 385 por hectárea, mientras que actualmente, el precio promedio ronda los u$s 2.887 por hectárea. Si bien 2002 fue un año de crisis y transición, los valores de los campos bajaron menos de 7% y se recompusieron en 2003.

Varios factores explican la enorme suba. El primero, al igual que en la Argentina, es el valor de los commodities, que creció con fuerza en el período. La soja pasó de los u$s 210 por tonelada de julio de 2002 a los actuales u$s 380. Si bien el precio promedio de los campos también hace referencia a las tierras ganaderas, los valores en Uruguay se atan a la aptitud agrícola del suelo. Así, las cotizaciones se dividen en campos de más del 60% de aptitud agrícola, entre 45% y 60%, o menos de 45% aptos, a grandes rasgos.

Pero el gran aumento del precio de la hectárea uruguaya se explica por la demanda, porque los compradores se disputan la poca tierra disponible. Y el ring está repleto de argentinos.

“El mayor causal del aumento de los campos en Uruguay en los últimos años es la demanda argentina”, explicó a El Cronista Carlos Fournier, responsable de la división inmobiliaria de la firma uruguaya Zambrano. Según el especialista, los precios promedio se incrementaron entre 5% y 10% entre 2009 y 2010 en un achatamiento del mercado tras al menos diez años de suba constante y dos grandes saltos en los precios promedio, de 58% entre 2003 y 2004 y de 56% en 2006. Desde ese año, más argentinos prefieren Uruguay para sus inversiones agrícolas, en coincidencia con el aumento de las retenciones y de la conflictividad del sector agrario con el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Uruguay no cobra retenciones, que en la Argentina tienen un techo de 35%. El Cronista Comercial

“Los dos factores que atraen a los argentinos a Uruguay son los impositivos y la seguridad jurídica”, explica Guillermo Villagra, de la consultora Openagro. Según dijo, los productores ven en la Argentina una constante amenaza de cambio de la presión impositiva y también, aunque en menor medida, temen a posibles modificaciones a las condiciones de propiedad o generales de la actividad, como el caso de la Ley de Arrendamientos.

Pese a todo, los campos argentinos compiten por su calidad. El precio de venta de una muy buena hectárea agrícola en el país ronda los u$s 16.000 mientras que en Uruguay ese valor se reduce a la mitad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *