14 de julio de 2010 12:58 PM
Imprimir

El gremio de la carne y el subsidio prometido

El gremio de los trabajadores de la carne levantó la medida de fuerza que había comenzado a aplicar el lunes en el Mercado de Liniers.

Reclamaba el pago de los subsidios que habían sido prometidos por el Gobierno para los trabajadores suspendidos o con jornada reducida de las compañías frigoríficas. El sindicato y los empresarios aceptaron la iniciativa del Ministerio de Trabajo, que propuso completar los 2400 pesos mensuales básicos por mayo y junio a tres mil trabajadores en el lapso de diez días. El titular de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne, José Fantini, se cruzó con dirigentes de Federación Agraria que habían criticado la medida. El sector frigorífico presenta un problema de fondo, que es la baja en la faena y la caída de los precios internacionales. Afectado por este proceso, cerró la planta rosarina de la empresa Mattievich.

Según datos del gremio, entre ocho y diez mil trabajadores de la carne están en situación de emergencia por haber sido suspendidos o estar bajo un régimen de jornada laboral reducida. En todos los casos, cobran por debajo de las 200 horas mensuales mínimas que garantizó el Gobierno mediante subsidios a las empresas con dificultades. Durante el tiempo que durara esta ayuda, los frigoríficos no podrían efectuar despidos.

“Las empresas no presentaron los formularios o el Gobierno no instrumentó bien la medida, pero lo cierto es que los subsidios nunca se otorgaron”, comentaron en el gremio. En respuesta, el pasado lunes los trabajadores frenaron el ingreso de animales al Mercado de Liniers. En Trabajo especulan con que la falta de solicitudes de subsidios por parte de los empresarios podría tener que ver con su negativa a presentar datos de ventas, compras y faena requeridos por la cartera.

El acuerdo entre las partes llegó luego de una reunión en el ministerio. “La medida se levantó luego de que analizamos la propuesta que hizo Trabajo”, indicó el secretario del sindicato, Carlos Molinares. El Gobierno se comprometió a que tres mil trabajadores de las únicas dos empresas que presentaron las planillas cobren los subsidios atrasados de mayo y junio dentro de los próximos diez días por el equivalente de las 200 horas, unos 2400 pesos cada uno. De todos modos, en el gremio remarcan que “se mantiene el estado de alerta y movilización”, sujeto a que se efectivicen los pagos prometidos y que los demás trabajadores con dificultades se puedan incorporar al programa. Dependerá también de la voluntad de las empresas para presentar la documentación.

La medida de fuerza provocó un cruce entre José Fantini y Pedro Peretti, director de FAA. “Eso hay que reclamarlo frente al Gobierno y no bloqueando el ingreso al Mercado de Liniers, que es donde los pequeños y medianos productores mandan sus animales, que sólo representan entre 15 y 20 por ciento de la faena diaria”, criticó el federado. Fantini respondió que “Federación Agraria perdió la brújula política hace tiempo, ahora se alían con la Rural y rechazan las protestas legítimas de los trabajadores”.

La baja en la faena, en torno del 30 por ciento, y la fuerte caída en los precios internacionales jaquean la rentabilidad frigorífica. Ejemplo de ello es el cierre de la planta rosarina de Mattievich, que dejó a 182 trabajadores a la deriva. Los directivos aseguran que reubicarán a la mayor parte en otras plantas de la empresa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *