14 de julio de 2010 03:39 AM
Imprimir

Los frigoríficos ante “un escenario tenebroso”

Mientras los corrales del Mercado de Linier permanecen vacíos este martes producto de un bloqueo que llevan adelante trabajadores de la carne, el titular de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe (Cafrisa), Jorge Torelli, aseguró que todas las variables son negativas para la industria, lo que complica considerablemente el escenario futuro.

“Estamos ante un escenario tenebroso; todas las variables que uno maneja son negativas: no hay volumen de hacienda, no hay precio final de venta ni en el mercado interno ni en la exportación, los costos industriales han subido”, sostuvo el ejecutivo, quien anoche participó de una reunión en el Ministerio de Trabajo de la Nación en la que se analizó, junto a funcionarios y representantes de los trabajadores, una salida a la medida de fuerza por tiempo indeterminado iniciada ayer por el gremio de la carne en reclamo de un subsidio del gobierno nacional para los empleados afectados por la crisis.

Torelli, quien además es gerente del frigorífico Mattievich, uno de los más importantes del sur santafesino, aseguró que las empresas están sufriendo un muy fuerte quebranto, aunque anoche se analizaba que los más perjudicados son los trabajadores, ya que ven disminuida su capacidad para comprar bienes básicos.

“No negociamos nada, los que hicimos fue participar de la mesa de protección laboral; lo que intentamos ahora es mantener las fuentes de trabajo y que los trabajadores sufran los menos posible”, afirmó.

Al respecto, estimó que en la provincia suman entre 3.000 y 4.000 los trabajadores “que ya están con un salario muy básico” o en peligro de poder completarlo. A nivel nacional estimó que esa cifra sería entre 10.000 y 15.000.

Torelli se permitió una humorada cuando lo consultaron sobre la salida posible a esta crisis: “se lo tendríamos que preguntar al Pulpo Paul”, dijo irónicamente para señalar la complejidad de la situación. Más serio, estimó luego que las tres partes reunidas ayer (gobierno, industrias y sindicatos) coincidieron en “tratar de sostener la fuente laboral, estimo que a través de un plan de subsidios directos a los trabajadores, no a las empresas” para sostener poder adquisitivo de los trabajadores. Esa sería la “propuesta superadora” que hoy Fantini evaluaría con los trabajadores para levantar el bloqueo a Liniers.

En cuanto a las consecuencias de la medida de fuerza, el titular de Cafrisa aseguró que “es de alto impacto mediático más que económico” porque Liniers sólo abastece el 15% de la faena para Capital Federal.

Además, descartó que pueda producirse una suba del precio de la carne al consumidor porque “otras de las variables que están negativas es que el consumo interno en Argentina está en franco y marcado descenso”, y remarcó que el fenómeno se produce, por primera vez, “porque el consumidor no convalida más el aumento de precio”.

Desde que se produjeron las subas en la góndola, entre marzo y abril, la caída del consumo fue, según el ejecutivo, del 29% con respecto al año pasado. Mientras en la misma época de 2009 cada argentino demandaba, en promedio, 70 kilos, ahora consume 55 (y con tendencia a seguir en la pendiente).

Como si fuera poco, el mercado exportador, aún sin los impedimentos del gobierno, está caído por la crisis del euro. “Le aporto un dato –dijo Torelli–: el valor de la Hilton, que se negociaba en u$s16.500 a fines de mayo hoy se están cerrando negocios entre 11.500 y 12.000; o sea que estamos ante una caída del 27/28%”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *