15 de julio de 2010 00:39 AM
Imprimir

Líder industrial brasileño dice que las diferencias en el Mercosur frenan un acuerdo con la UE

El presidente de la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil, Robson Andrade, afirmó hoy que las divergencias al interior del Mercosur impiden que el Gobierno brasileño pueda avanzar más rápido en las negociaciones de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE).

"Si estuviéramos solos, sería más fácil", afirmó el presidente de la principal patronal de los industriales brasileños en un pronunciamiento durante el IV Encuentro Empresarial Brasil-Unión Europea, que se realiza hoy en la sede de la cancillería brasileña. "Es claro que juntos somos más fuertes económicamente, pero, por otro lado, tenemos divergencias con Argentina, con Uruguay, con Paraguay…" que impiden avanzar en negociaciones con terceros países, afirmó el líder empresarial. El Mercado Común del Sur (Mercosur), bloque que reúne a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y al que Venezuela está en proceso de adhesión, reinició el mes pasado unas viejas negociaciones para establecer un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. El encuentro entre empresarios brasileños y europeos se realiza en forma paralela a la IV Cumbre Brasil-UE, que reúne hoy en Brasilia al jefe de Estado brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, con los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso. Los tres líderes, que en su agenda tenían previsto dialogar sobre asuntos bilaterales e internacionales, con énfasis en las negociaciones para un acuerdo comercial entre el bloque comunitario y el Mercosur, participarán este mismo miércoles en la clausura de la reunión de empresarios. Según Andrade, el poco avance de las negociaciones brasileñas para acuerdos de libre comercio obedece a que tienen que ser hechas por intermedio del Mercosur "y eso dificulta los acuerdos". El presidente de la CNI aseguró que las negociaciones entre el Mercosur y otros países avanzan muy lentamente no sólo por las divergencias en el bloque suramericano sino también por el proteccionismo que resurgió con la crisis económica mundial. "Somos una economía de mercado abierta y hemos enfrentado problemas con mercados de economía más cerrada, incluso con barreras no arancelarias", se quejó el líder de los industriales brasileños. Según el dirigente, la crisis económica redujo la demanda europea de productos brasileños. "Necesitamos discutir eso para abrirle mercados a las empresas brasileñas", afirmó. Las negociaciones entre la UE y el bloque suramericano fueron retomadas hace un mes, tras casi seis años paralizadas, y el Gobierno brasileño ha expresado su interés en que sean concluidas antes de diciembre próximo. No obstante, la crisis que afecta a Europa y unas polémicas medidas aplicadas por Argentina con la intención de proteger a su sector agroalimentario han creado nuevas trabas en la negociación.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *