15 de julio de 2010 03:34 AM
Imprimir

Increíble: proponen más impuestos al agro

Señor director de NORTE: Agradezco la posibilidad de publicar nuevamente mis opiniones respecto de los problemas que sufre nuestro castigado sector agropecuario.

Son muchas las oportunidades en las que hice referencia a que prácticamente todos los pueblos y gobiernos del mundo cuidan a sus productores, sostienen un campo próspero y productivo, generan las condiciones para el arraigo de las nuevas generaciones lo que es un remedio contra el macrocefalismo, el que está golpeando mortalmente a nuestro país, a nuestra provincia, a nuestros pueblos, convertido en inseguridad, drogadicción, escasos e ineficientes servicios públicos…
Las herramientas con que cuentan el Estado y el gobierno nacional, provincial y municipal para un desarrollo armónico fundamental de su economía son la provisión de servicios esenciales de alta calidad (caminos, comunicaciones, energía, gas, internet, desgravaciones impositivas, salud, educación, seguridad, previsibilidad jurídica)
El tema internet, tan promocionado por los gobernantes hasta con la loable entrega de una computadora por alumno, es paradójico. La nación y la provincia nos imponen cada vez más exigencias para con sus oficinas utilizando este medio (notificaciones, obtención de cartas de porte, código de trazabilidad de granos, y la novedad: resolución 1656 y 1657 de la ATP).
Digo paradójico pues a todas esas exigencias debemos tramitarlas con servicios que no satisfacen las velocidades y los costos. En el caso de productores que estamos en la zona rural ha sido necesario contratar un servicio satelital sumamente oneroso que se abona en dólares. ¿Qué podemos pensar entonces de las escuelas y de las escuelas rurales? ¿Se conectarán algún día a la red?
En este contexto en el que vivimos los del interior, los que vemos emigrar a nuestros hijos en busca de mejores horizontes no bien terminan la secundaria (o polimodal) o aún antes, leí en NORTE (13/6/10) que iluminados legisladores creen descubrir las soluciones creando nuevos impuestos a la producción agropecuaria chaqueña, para favorecer a su industrialización en la zona.
Estas ideas político económicas son las mismas que nos vienen frenando, royendo nuestro futuro como nación.
Tengo la convicción de que los fondos obtenidos con los nuevos mordizcones impositivos llegarán a cuentagotas para el ‘loable fin creado’ y lo más probable o seguro es que integre la masa de dinero para generar más populismo y venta de espejitos de colores a la amplia legión de argentinos pobres.
Acompaño un gráfico tomado de la revista Márgenes Agropecuarios (junio 2010) el que nos ilustra sobre la increíble voracidad fiscal a la que estamos sometidos.
Estoy convencido de que gobernar bien es revertir esta tendencia a quedarse con las rentas y aún el capital de los que seguimos en el campo.
Francesco Di Castri, ya fallecido pensador ítalo-francés, nos enseñaba la extraordinaria importancia de la nueva concepción del espacio rural, donde además de producir alimentos se puede generar trabajo para los jóvenes en disciplinas como producción de software, por dar un ejemplo, siempre y cuando el Estado cumpla con las inversiones para dotar de lo necesario para que puedan permanecer y desarrollarse en su lugar, sin emigrar a las ciudades.Es anacrónico pensar que la producción primaria se realiza igual que en el centenario de la patria. El conocimiento está dentro de cada semilla, de cada labor que se realiza y de cada maquinaria o producto que utilizamos… Las plantas en el futuro cercano van a sustituir a grandes industrias y laboratorios costosos y contaminantes.Vender al exterior productos primarios (poco transformados) no produce mucha gracia, pero no seamos tan exigentes con nosotros mismos, pues grandes potencias económico industriales así lo hacen todavía.Que nuestro norte sea agregarle a nuestra producción agropecuaria el mayor valor posible en la provincia y en la nación… Con esto estoy totalmente de acuerdo, pero que ello no nos frene en metas ambiciosas de llegar a producir 150 millones de toneladas de granos y un rodeo nacional de 70 millones de cabezas. Nuestro gobierno provincial, aliado fundamental del gobierno nacional no consigue gas, buena provisión eléctrica, agua potable para todos, desgravaciones impositivas, hidrovía, mejorar la red caminera provincial, autopista Asunción – Buenos Aires logros que serían un imán, aún para la instalación de fábricas chinas de automóviles. Por eso pretenden castigarnos otra vez con más impuestos y condenarnos a ser los financistas de aventurados proyectos agroindustriales que el mercado todavía no considera viables. Espero que la mediocridad de seguir apaleando al único sector competitivo y sustentable no tenga eco en la mayoría del Poder Legislativo.

JORGE ALBERTO GOUJON
LE 4.993.043
Colonia Elisa

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *