15 de julio de 2010 10:25 AM
Imprimir

Ensayaron 61 medidas ganaderas y sólo consiguieron reducir el stock

El doctor Eduardo Bagnis, productor y dirigente ruralista, consideró que a pesar de los buenos precios de la hacienda, el productor siente una gran incertidumbre porque "nadie sabe cuánto va a durar". Dijo también que desde fines de 2005 -cuando Néstor Kirchner comenzó a arremeter contra el campo- se dictaron 61 leyes, decretos y resoluciones que a la postre resultaron totalmente inútiles, porque los resultados fueron exactamente contrarios a lo que se pretendía .

El profesional, que forma parte de la Cámara de Ganadería de la Sociedad Rural de Río Cuarto, hizo estas declaraciones luego de disertar ante productores autoconvocados de la localidad de Sampacho, a unos 50 km de Río Cuarto. Y destacó que desde diciembre de 2005 el Gobierno nacional dictó 61 leyes, decretos y resoluciones sin que, en la práctica, hayan tenido algún efecto positivo. “Porque si querían tener un precio más bajo por el novillo en pie, han logrado exactamente lo contrario. Hoy tenemos precios que están por encima de los valores históricos”.

Precios que se deben, explicó, a que en los últimos dos años el stock ha disminuido en 3 millones de cabezas. Y esto se ha dado por el aumento en la faena de hembras. “Se estima que el año pasado la participación de las hembras en la faena fue del 60%, cuando en los últimos años era del 44%. Realmente estamos matando a la gallina de los huevos de oro. Además subsidiaban a los feed lots -ahora dejaron de hacerlo- en vez de apoyar a la producción de terneros, que son los que después son engordados. Es como querer construir una casa por el techo y dejar para el último a los cimientos y las paredes”.

Dijo además que en estos años, los argentinos comíamos una categoría de animales que no se consume en ninguna otra parte del mundo. Consumimos animales de 240 kilos, manejado esto con los pesos mínimos de faena, que luego pasaron a 260, 280 y hoy estamos en 300 kilos.

Salida complicada

A su juicio, una forma de revertir la situación sería con créditos blandos, con líneas de fomento, para la ganadería de cría que ha sido tan castigada en estos años. Sin este tipo de apoyo, salir de esta crisis sería muy difícil, dijo Bagnis, porque “si tenemos en cuenta que en el país tenemos 20/25 % de reposición anual, y los ciclos ganaderos duran de 4 a 5 años, esto significa que en el país recién se repondrá el 100% en ese plazo. De tal manera que para agrandar el rodeo los productores deberían estar reteniendo la hacienda por encima de ese 25% y eso es realmente improbable”.

“Es imposible en un contexto donde las reglas de juego cambian a cada rato. Por eso yo creo que es el momento de reflexionar y tomar medidas desde la base y comenzar por otros lugares de la cadena que no corresponden”, indicó. Consideró finalmente que un buen planteo ganadero hoy puede competir con la soja. “Si bien desde el año 2000 se ha producido una agriculturización primero y una sojización después, pero a estos valores, los márgenes brutos de la producción intensiva de carne para planteos de 600 a 700 kilos de carne por hectáreas, pueden competir favorablemente con sojas de 30 a 40 quintales por hectárea. Pero vuelvo al principio. El productor se ve contenido para realizar un cambio profundo hacia la ganadería porque no hay reglas claras de juego para un negocio que no depende de los insumos sino de técnicas que llevan mucho tiempo para implementarlas”, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *