15 de julio de 2010 01:27 AM
Imprimir

La importancia del "muestreo de densidad en silos"

La Entidad de Control Lechero de Trenque Lauquen organizó un muestreo de silos abiertos con el objetivo de recabar información para mejorar los porcentajes de pérdidas durante el almacenamiento de las reservas.

La Entidad de Control Lechero de Trenque Lauquen organizó un muestreo de silos abiertos con el objetivo de recabar información para mejorar los porcentajes de pérdidas durante el almacenamiento de las reservas.

Más del 80% de los silos de la zona no superan los 160 kgMS/m3 y sabemos que se puede lograr una densidad de 240 kgMS/m3.

En los últimos tiempos nuestros sistemas de producción se han hecho cada vez más dependientes del aporte de los silajes. Muchas veces el resultado de las empresas se ve influenciado por el rendimiento y la calidad de los mismos. Esto exige que todos los procesos que se dan desde que se siembra el cultivo hasta que el silaje es consumido por los animales deban ser seguidos muy de cerca.

COMPACTACIÓN
Una de las cuestiones claves al momento de la confección es la compactación. Es prioritario quitar la mayor cantidad de oxígeno posible. Y cuanto antes se de este proceso, menor cantidad de ese oxígeno será “usado” por bacterias aeróbicas, que en definitiva, queman energía durante el almacenamiento y la extracción provocando pérdidas de material. Las pérdidas son cada vez menores a medida que se logran mayores densidades (kgsMS/m³). En diversos trabajos se concluye que una densidad de 240 kgsMS/m³ sería un objetivo lograble y minimizaría las pérdidas durante el almacenamiento.

DENSIDAD
Si bien falta reunir mucha información, de un relevamiento que realizamos en campos de la zona (62 muestras), surge que el 85% de nuestros silos están por debajo de los 240 kgsMS/m³. Pero además de esto se ven enormes diferencias entre silos (incluso dentro de la misma especie), y está bien que así sea porque los rendimientos son distintos, los %MS son distintos, los tamaños de picado son distintos e incluso la forma en que se llenan los silos son diferentes. Todas estas cuestiones definen la densidad y muchas de ellas son manejables por nosotros. Así, si pasáramos de los 160 kgsMS/ m³, que es la densidad promedio en los silajes de cebada, a 240 kgsMS/m³, podríamos lograr un 20% menos de pérdidas (mayor disponibilidad de reservas y menor costo por kgMS).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *